Re­for­ma fis­cal y la­bo­ral: las prio­ri­da­des que de­be con­si­de­rar el go­bierno Te­mer

Una re­for­ma a las pen­sio­nes se cuen­ta en­tre las pri­me­ras me­di­das pa­ra aten­der la peor cri­sis eco­nó­mi­ca de Bra­sil en dé­ca­das. Aun­que al mer­ca­do le gus­ta el tono del nue­vo go­bierno, hay preo­cu­pa­cio­nes por el res­pal­do del Con­gre­so y la po­bla­ción.

Pulso - - En Portada - FRAN­CIS­CA GUE­RRE­RO G.

Mi­chel Te­mer, pre­si­den­te in­te­ri­no de Bra­sil, jun­to a su ga­bi­ne­te. — La de­ba­cle eco­nó­mi­ca de Bra­sil po­dría es­tar a punto de dar un gi­ro, pero los ries­gos aún no se han di­si­pa­do del to­do. El go­bierno del pre­si­den­te in­te­ri­no, Mi­chel Te­mer, pro­me­tió cam­bios sig­ni­fi­ca­ti­vos pa­ra sa­car al gi­gan­te sud­ame­ri­cano de la ma­yor cri­sis en ca­si un si­glo, aun­que las du­das sur­gen res­pec­to al apo­yo que re­ci­bi­rá de un Con­gre­so di­vi­di­do y de una po­bla­ción in­quie­ta tras la sus­pen­sión de Dil­ma Rous­seff.

Las se­ña­les pa­ra en­men­dar el rum­bo no se hi­cie­ron es­pe­rar. En su pri­mer dis­cur­so al man­do de la na­ción, Te­mer di­jo que ha­rá fren­te a los desafíos pa­ra ase­gu­rar la reanu­da­ción del cre­ci­mien­to. Pa­ra im­pul­sar es­te úl­ti­mo hi­zo re­fe­ren­cia a re­for­mas (en­tre ellas la la­bo­ral), au­men­tar la con­fian­za tan­to den­tro como fue­ra del país; in­cen­ti­var la

¿Qué ha pa­sa­do? En su pri­mer dis­cur­so como pre­si­den­te, Mi­chel Te­mer asu­mió el desafío de una eco­no­mía en cri­sis y dio con­fian­za a los mer­ca­dos con una se­rie de me­di­das.

¿Qué me­di­das con­tem­plan? El man­da­ta­rio apun­tó a la im­ple­men­ta­ción de re­for­mas, re­cu­pe­rar la con­fian­za, in­cen­ti­var la in­ver­sión pri­va­da, en­tre otras.

¿Cuá­les son los ries­gos? No se sa­be si las me­di­das con­ta­rán con el res­pal­do del Con­gre­so y de la po­bla­ción bra­si­le­ña. in­ver­sión pri­va­da; es­tu­dios pa­ra eli­mi­nar car­gos co­mi­sio­na­dos y fun­cio­nes gra­ti­fi­ca­das en el Es­ta­do, en­tre otros asun­tos.

Más tem­prano, el re­cién nom­bra­do mi­nis­tro de Ca­sa Ci­vil, Eli­seu Pa­dil­ha, di­jo que se bus­ca­rá apro­bar una re­for­ma a las pen­sio­nes pa­ra re­du­cir la enor­me car­ga de la deu­da pú­bli­ca y re­cu­pe­rar la con­fian­za de los in­ver­sio­nis­tas.

“No es­pe­ren que el lu­nes ten­ga­mos 40 me­di­das, pero va­mos a te­ner cam­bios sus­tan­cia­les en las pri­me­ras dos se­ma­nas, prin­ci­pal­men­te en el área de ma­ne­jo eco­nó­mi­co, como re­or­ga­ni­za­ción del pre­su­pues­to”, di­jo a PUL­SO el ana­lis­ta de Ar­ko Ad­vi­ce, Thia­go de Ara­gao.

Los li­nea­mien­tos del nue­vo go­bierno y su equi­po eco­nó­mi­co, li­de­ra­do por el nue­vo mi­nis­tro de Ha­cien­da, Hen­ri­que Mei­re­lles, coin­ci­den con las Me­di­das con­cre­tas. La re­for­ma al sis­te­ma de pen­sio­nes se­ría una de las pri­me­ras me­di­das pa­ra con­te­ner la cri­sis fis­cal. ur­gen­cias a las que apun­tan los ana­lis­tas. “Las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas de Te­mer pue­den leer­se como una lis­ta de de­seos de un in­ver­sio­nis­ta. El nú­me­ro de mi­nis­te­rios se re­du­jo. La po­lí­ti­ca fis­cal se ha­rá más es­tric­ta. Se va a re­for­mar el sis­te­ma de pen­sio­nes. Par­ti­ci­pa­cio­nes en em­pre­sas pú­bli­cas se­rán ven­di­das al sec­tor pri­va­do”, se­ña­ló en una no­ta a sus clien­tes Neil Shea­ring, econo- mis­ta de Ca­pi­tal Eco­no­mics.

Por su par­te, Enes­tor Dos San­tos, economista de BBVA pa­ra Bra­sil, in­di­có a PUL­SO que “el pri­mer ob­je­ti­vo del go­bierno de­bie­se ser en­con­trar una so­lu­ción pa­ra la cri­sis fis­cal”, agre­gan­do que pa­ra ello “es fun­da­men­tal la im­ple­men­ta­ción de me­di­das que de­ten­gan el au­men­to de los gas­tos pú­bli­cos, lo que en la prác­ti­ca re­que­ri­ría una re­for­ma del sis­te­ma de se­gu­ri­dad so­cial y a la ri­gi­dez de los gas­tos pú­bli­cos”.

Su opi­nión es com­par­ti­da por Joao Ri­bei­ro, economista de No­mu­ra pa­ra Bra­sil, que tam­bién apun­ta al asun­to fis­cal como una prio­ri­dad, al tiem­po que fi­ja cuá­les de­bie­sen ser los ob­je­ti­vos a lar­go pla­zo.

“Con mi­ras al cre­ci­mien­to se de­ben bus­car tres co­sas. In­cre­men­tar la con­fian­za em­pre­sa­rial y de con­su­mi­do­res, que han per­ma­ne­ci­do ba­jas por un lar­go tiem­po; re­ba­jar el ries­go de la deu­da so­be­ra­na, lo que se pue­de con­se­guir si avan­za la re­for­ma fis­cal; y per­mi­tir que ba­je la ta­sa de in­te­rés”.

Dos San­tos agre­ga otros dos pun­tos a la lis­ta de pen­dien­tes en ma­te­ria eco­nó­mi­ca. “La in­fla­ción sigue muy ele­va­da y el ban­co cen­tral ha per­di­do repu­tación. Ade­más, hay to­da una agen­da per­di­da del au­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad del país que se de­bie­se re­to­mar, in­clu­yen­do la me­jo­ra de la in­fra­es­truc­tu­ra y la atrac­ción del ca­pi­tal ex­tran­je­ro”.

Y aun­que las ex­pec­ta­ti­vas son al­tas, con un man­da­ta­rio per­ci­bi­do como más ami­ga­ble con los mer­ca­dos, los ries­gos si­guen pe­san­do so­bre Bra­sil.

“Las in­ves­ti­ga­cio­nes por co­rrup­ción son un ries­go en cur­so. Es­te go­bierno ya car­ga una pe­sa­da mo­chi­la, lo cual res­trin­ge lo que se pue­de ha­cer­se y, a su vez, las pers­pec­ti­vas”, in­di­ca Ri­bei­ro, mien­tras que Dos San­tos des­ta­ca que “no está cla­ro que el Con­gre­so apo­ya­rá las me­di­das adop­ta­das por el go­bierno, y tam­bién se des­co­no­ce el res­pal­do que re­ci­bi­rá de la po­bla­ción”.

Así, Sa­mar Ma­ziad, ana­lis­ta se­nior de Moody’s, di­jo en un co­mu­ni­ca­do que la des­ti­tu­ción de Rous­seff “no cam­bia la opi­nión so­bre las pers­pec­ti­vas de cré­di­to y el en­torno ac­tual sigue sien­do con­sis­ten­te con la ca­li­fi­ca­ción de Ba2 (pa­ra Bra­sil) y con una pers­pec­ti­va ne­ga­ti­va”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.