Un nue­vo y desafian­te ci­clo eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co en Bra­sil

Mi­chel Te­mer no so­lo de­be re­cu­pe­rar la con­fian­za de los in­ver­sio­nis­tas, sino tam­bién enal­te­cer la pro­pia ins­ti­tu­ción pre­si­den­cial en Bra­sil.

Pulso - - Opinion -

TRAS CA­SI 20 ho­ras de vo­ta­ción -que po­nían fin a seis me­ses de in­cer­ti­dum­bre-, el Se­na­do de Bra­sil re­sol­vió en la ma­dru­ga­da de ayer ini­ciar un his­tó­ri­co jui­cio po­lí­ti­co con­tra la Pre­si­den­ta Dil­ma Rous­seff. Con es­to se ini­cia una in­ves­ti­ga­ción que bus­ca di­lu­ci­dar la cul­pa­bi­li­dad o no de Rous­seff en el “ma­qui­lla­je” de cuen­tas fis­ca­les que ha­bría de­ri­va­do en un dé­fi­cit fic­ti­cio que, a la lar­ga, com­pro­me­tió la es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra del país. Es­te jui­cio, que en prin­ci­pio na­da tie­ne que ver con el es­cán­da­lo de co­rrup­ción de Pe­tro­bras, ha pro­vo­ca­do un al­to ni­vel de in­cer­ti­dum­bre eco­nó­mi­ca y pa­rá­li­sis po­lí­ti­ca, de­ri­van­do en la ma­yor re­ce­sión del país en dé­ca­das.

Por lo mis­mo, los ana­lis­tas coin­ci­den en que la sa­li­da de Rous­seff po­dría lo­grar que el cli­ma de in­ver­sio­nes de Bra­sil se vuel­va más pre­de­ci­ble y atrac­ti­vo, por lo me­nos en el cor­to pla­zo.

Con la caí­da de Rous­seff se po­ne tér­mino a 13 años de go­bier­nos del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res, que fi­na­li­za con la ma­yor re­ce­sión eco­nó­mi­ca del úl­ti­mo si­glo, pe­se a que tam­bién anotó im­por­tan­tes avan­ces en ma­te­ria de em­pleo y PIB per cá­pi­ta (US$9.615 en 2002 a US$15.615 el año pa­sa­do).

Pero en la re­cu­pe­ra­ción de Bra­sil sigue pe­san­do la som­bra del vi­ce­pre­si­den­te y nue­vo je­fe del Go­bierno, Mi­chel Te­mer, res­pec­to de su real ca­pa­ci­dad pa­ra en­ca­rri­lar a Bra­sil ha­cia el cre­ci­mien­to y el desa­rro­llo. La des­con­fian­za del pue­blo bra­si­le­ño ha­cia Te­mer -un an­ti­guo alia­do de Rous­seff- se sus­ten­ta en gran par­te en el ex­ce­so de pro­ta­go­nis­mo que ha te­ni­do en la caí­da de la aho­ra sus­pen­di­da Pre­si­den­ta, sino tam­bién por­que el par­ti­do que pre­si­de des­de 2001, el PMDB, está tan afec­ta­do como el Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res en las in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre el es­cán­da­lo en Pe­tro­bras, y por las sos­pe­chas de co­rrup­ción que re­caen so­bre el pro­pio po­lí­ti­co.

Se­gún una en­cues­ta pu­bli­ca­da por el dia­rio O Glo­bo, su nom­bre apa­re­ció por lo me­nos en cua­tro ve­ces en las in­ves­ti­ga­cio­nes des­de el ini­cio de la Ope­ra­ción La­va Ja­to, en mar­zo de 2014. De he­cho, dos de­la­to­res en el pro­ce­so, el se­na­dor Del­cí­dio do Ama­ral y el em­pre­sa­rio Ju­lio Ca­mar­go, ci­tan el nom­bre de Te­mer como “pa­drino” de los di­rec­to­res que ope­ra­ban es­que­mas de so­bor­nos en Pe­tro­bras. Pe­se a es­tas sos­pe­chas, Te­mer ha apro­ve­cha­do la opor­tu­ni­dad de po­si­cio­nar­se como el su­ce­sor de Dil­ma Rous­seff y el au­to­de­no­mi­na­do co­rrec­tor de los erro­res y la co­rrup­ción de la cla­se po­lí­ti­ca en Bra­sil.

Con to­do, el desafío que tie­ne por de­lan­te la prin­ci­pal eco­no­mía de la re­gión es ma­yúscu­lo. Te­mer y su ga­bi­ne­te, en­ca­be­za­do en Ha­cien­da por el ex pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral Hen­ri­que Mei­re­lles, de­be­rán no so­lo re­co­brar la con­fian­za de la cla­se po­lí­ti­ca y del pue­blo bra­si­le­ño, tam­bién ten­drán que im­pul­sar las re­for­mas ne­ce­sa­rias pa­ra sa­car al país de la crítica si­tua­ción que hoy en­fren­ta.

Pa­ra ade­lan­te, no so­lo que­da es­pe­rar que su ges­tión es­té mar­ca­da por cla­ras y con­cre­tas se­ña­les de pro­bi­dad, sino tam­bién por un li­de­raz­go fir­me y un cla­ro enal­te­ci­mien­to de la fi­gu­ra pre­si­den­cial, dos as­pec­tos de los cua­les el país ha­ce ado­le­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.