Es­pi­no­za y re­duc­ción de cos­tos: “Co­del­co no de­be cor­tar el hi­lo por lo más del­ga­do”

¿Có­mo eva­lúan la ges­tión del pre­si­den­te eje­cu­ti­vo Nel­son Pi­za­rro y del pre­si­den­te del di­rec­to­rio Ós­car Lan­de­rret­che?

Pulso - - Portada - Una en­tre­vis­ta de CONSTANZA VALENZUELA

ES­TE lu­nes se ofi­cia­li­zó –con la pu­bli­ca­ción en el dia­rio ofi­cial- que Rai­mun­do Es­pi­no­za se­gui­rá al in­te­rior del di­rec­to­rio de Co­del­co co­mo re­pre­sen­tan­te de los tra­ba­ja­do­res, su­man­do así 22 años en el car­go al tér­mino de su pe­rio­do en 2020.

Con sin­ce­ri­dad, el pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción de Tra­ba­ja­do­res del Co­bre (FTC) ha­bla so­bre los desafíos de Co­del­co, su ad­mi­nis­tra­ción, la ma­du­rez de sus re­pre­sen­ta­dos en mo­men­tos de ba­jos pre­cios del co­bre y lan­za sus dar­dos con­tra los res­pon­sa­bles de una ma­la ges­tión de pro­yec­tos al in­te­rior de la cu­prí­fe­ra.

“Tie­ne que asu­mir los que tie­nen res­pon­sa­bi­li­da­des fren­te a las ma­las de­ci­sio­nes, los tra­ba­ja­do­res no son los que ges­tio­na­mos es­ta em­pre­sa”, di­jo.

¿Có­mo ana­li­zas el mo­men­to que vi­ve Co­del­co?

—Co­del­co pa­sa por una si­tua­ción com­ple­ja. Tie­nen que ha­cer sus pro­yec­tos es­truc­tu­ra­les pa­ra los pró­xi­mos 50 años y afor­tu­na­da­men­te o des­afor­tu­na­da­men­te le to­ca en­fren­tar­lo en pre­cios ba­jos, don­de to­da la in­dus­tria mi­ne­ra de una u otra for­ma es­tá vi­vien­do una cri­sis. Por lo tan­to, en la dis­cu­sión en el mun­do sin­di­cal tie­ne que ser con mu­cha al­tu­ra de mi­ras, con mu­cha res­pon­sa­bi­li­dad, por­que cual­quier de­ci­sión equi­vo­ca­da, pue­de lle­var a co­me­ter erro­res a los tra­ba­ja­do­res que no­so­tros re­pre­sen­ta­mos.

Co­del­co en­fren­ta un gran desafío no so­la­men­te en los te­mas téc­ni­cos y de re­cur­sos eco­nó­mi­cos, sino que tam­bién en có­mo hoy día se es­tán en­fren­tan­do las dis­tin­tas co­mu­ni­da­des fren­te al te­ma del con­su­mo del agua, me­dio am­bien­tal, te­mas ener­gé­ti­cos y los te­mas de in­no­va­ción en las dis­tin­tas fae­nas pa­ra ha­cer­las más ren­ta­bles.

¿Có­mo han avan­za­do con la con­cre­ción del Acuer­do Mar­co?

—El Acuer­do Mar­co es­tá fun­cio­nan­do, (pe­ro) co­mo to­do acuer­do no es per­fec­to.

Es un acuer­do que he­mos ve­ni­do tra­ba­jan­do 23 años, y mi im­pre­sión – pue­do te­ner di­fe­ren­cia con mis com­pa­ñe­ros- es que si no­so­tros no hu­bié­se­mos to­ma­do es­te ti­po de ca­mino hu- bié­se­mos te­ni­do ma­yo­res di­fi­cul­ta­des pa­ra po­der en­fren­tar es­te desafío.

¿Es­te acuer­do ge­ne­ró fric­cio­nes?, ¿có­mo se ex­pli­can los dis­tin­tos “ban­dos” al in­te­rior de la FTC?, ¿fue por las elec­cio­nes de di­rec­to­rio?

—Si no fir­mas un acuer­do es co­mo es­tar en el mun­do de Bilz y Pap. (…) Hay crí­ti­cas no so­la­men­te den­tro del mun­do sin­di­cal, tam­bién de los tra­ba­ja­do­res, la em­pre­sa, hay eje­cu­ti­vos que no les gus­ta es­te ti­po de acuer­dos por­que pier­den po­der den­tro de la em­pre­sa, pe­ro hay una co­sa que he apren­di­do en el tiem­po que ten­go co­mo di­ri­gen­te sin­di­cal y co­mo pre­si­den­te de la FTC que es que siempre me voy a man­te­ner en la me­sa de ne­go­cia­ción. In­de­pen­dien­te de las di­fi­cul­ta­des. ¿Por qué? Por­que es el úni­co ca­mino pa­ra avan­zar, y eso lo te­ne­mos que apren­der to­dos.

¿Có­mo es po­si­ble com­pa­ti­bi­li­zar su rol co­mo di­ri­gen­te y co­mo di­rec­tor? So­bre to­do en el ca­so de Sal­va­dor…

—Creo que Sal­va­dor se ha es­tig­ma­ti­za­do. Creo que se ha en­ten­di­do mal, y en­tre ser pre­si­den­te de la FTC o ser di­rec­tor el po­der es ab­so­lu­ta­men­te com­pa­ti­ble, no hay una in­com­pa­ti­bi­li­dad, al con­tra­rio, por­que si tú tie­nes to­da la in­for­ma­ción de la em­pre­sa, de lo que es­tá ocu­rrien­do, tam­bién tie­nes có­mo di­rec­cio­nar a tu or­ga­ni­za­ción res­pec­to ha­cia dón­de va es­to. —La ges­tión de Pi­za­rro es el éxi­to de to­dos. Pi­za­rro ha cum­pli­do el rol de pre­si­den­te eje­cu­ti­vo que es el que le co­rres­pon­de, el mo­vi­mien­to sin­di­cal otro, y los tra­ba­ja­do­res otros, pe­ro se ha he­cho en con­jun­to. No es que Pi­za­rro ten­ga una va­ri­ta má­gi­ca. Aquí se han con­ju­ga­do una se­rie de fac­to­res don­de to­dos he­mos pues­to de nues­tra par­te pa­ra que esos re­sul­ta­dos sean lo que hoy día es­tán y creo que va­mos a se­guir ade­lan­te.

Y Lan­de­rret­che, creo que el pre­si­den­te de es­te di­rec­to­rio tie­ne una vi­sión dis­tin­ta con res­pe­to a la em­pre­sa, y mi opi­nión per­so­nal es que tie­ne una vi­sión de po­der trans­for­mar es­ta em­pre­sa del Es­ta­do en una co­sa mu­cho más gran­de. Si no­so­tros po­de­mos apro­ve­char es­tas di­fi­cul­ta­des que se ven den­tro de la in­dus­tria y en lu­gar de ver el va­so me­dio va­cío, ver el va­so me­dio lleno, creo que po­de­mos dar un gran sal­to co­mo em­pre­sa en mu­cho as­pec­tos, en vez de vic­ti­mi­zar­nos fren­te al te­ma. Hoy día hay una gran opor­tu­ni­dad pa­ra Co­del­co y del Es­ta­do pa­ra po­der pro­yec­tar es­ta em­pre­sa ha­cia ade­lan­te.

¿Có­mo ve la po­lí­ti­ca de Co­del­co de re­cor­tar “hasta el hue­so” los cos­tos?

—Cuan­do uno en­tra en es­ta eta­pa afec­ta a to­do. No­so­tros siempre he­mos es­ta­do con­ven­ci­dos de que el te­ma de los cos­tos hay que en­fren­tar­lo día a día, no por­que hay cri­sis. Y creo que lo que se es­tá ha­cien­do. Hay si­tua­cio­nes que las po­de­mos com­par­tir y otras que no, por ejem­plo, no com­par­ti­mos la idea de fi­jar las re­mu­ne­ra­cio­nes, que el cos­to va­ya a in­ci­dir en las re­mu­ne­ra­cio­nes. Creo que hay si­tua­cio­nes que hay que en­fren­tar, co­mo me­jo­res re­cu­pe­ra­cio­nes en la con­cen­tra­do­ra, me­jo­res re­cu­pe­ra­cio­nes en las fun­di­cio­nes, me­jor pla­ni­fi­ca­ción mi­ne­ra, me­jor uti­li­za­ción de neu­má­ti­cos den­tro de las dis­tin­tas di­vi­sio­nes. Ósea, te­ne­mos un aba­ni­co de si­tua­cio­nes que cree­mos que es pre­ci­so re­vi­sar­las y mi­rar­las.

Pi­za­rro di­ce que hay que lle­gar al hue­so, pe­ro no­so­tros a la mé­du­la. No­so­tros de­ci­mos que tie­nen que asu­mir los que tie­nen res­pon­sa­bi­li­da­des fren­te a las ma­las de­ci­sio­nes que se to­man, los tra­ba­ja­do­res no son los que ges­tio­na­mos es­ta em­pre­sa, y te­ne­mos di­fi­cul­ta­des. Y tie­nen que asu­mir sus erro­res y no cor­tar­se el hi­lo por lo más del­ga­do, y en ese sen­ti­do siempre he­mos bus­ca­do alternativas de me­jo­rar ges­tión, ba­jar cos­tos, ser más pro­duc­ti­vos.

Es­te año se vie­ne la ne­go­cia­ción de Sal­va­dor y en fe­bre­ro de 2017 Chu­qui­ca­ma­ta. ¿Có­mo se vie­ne

ACUER­DO MAR­CO “Hay eje­cu­ti­vos que no les gus­ta es­te ti­po de acuer­dos por­que pier­den po­der den­tro de la em­pre­sa”.

DE­FI­NI­CIO­NES EN SAL­VA­DOR “Sal­va­dor se ha es­tig­ma­ti­za­do. Creo que se ha en­ten­di­do mal”.

la mano? En Ven­ta­nas y An­di­na ter­mi­nó sin re­ajus­te

—Es­ta­mos pos­tu­lan­do que no ha­ya re­ajus­te en los ba­se, te­ne­mos re­ajus­te ca­da 4 me­ses pro­duc­to del IPC, y he­mos bus­ca­do alternativas y ahí hay un ejem­plo cla­ro de có­mo, con las di­fe­ren­cias y po­si­cio­nes, los tra­ba­ja­do­res en­ten­de­mos que hay que bus­car una so­lu­ción a la co­yun­tu­ra que es­ta­mos en­fren­tan­do, y en­fren­tar una ne­go­cia­ción de 24 me­ses co­mo lo he­mos he­cho. Ahí hay una ma­du­rez de par­te del mun­do sin­di­cal y eso mu­chas ve­ces no se re­co­no­ce.

Pa­ra no­so­tros lo más im­por­tan­te hoy día es man­te­ner nues­tra em­plea­bi­li­dad.

¿Po­drían de­cre­tar una con­ge­la­ción de suel­dos co­mo los al­tos eje­cu­ti­vos?

—Pe­ro si no­so­tros nos con­ge­la­mos nues­tras re­mu­ne­ra­cio­nes con las ne­go­cia­cio­nes co­lec­ti­vas, sin au­men­to real. Ven­ta­nas ne­go­ció $0 re­ajus­te y Ven­ta­na tam­bién…

¿Se es­pe­ra lo mis­mo pa­ra Chu­qui­ca­ma­ta y Sal­va­dor?

—Creo que va a ir en la mis­ma di­rec­ción, el te­ma es co­mo dis­cu­ti­mos es­to en ca­da di­vi­sión con las reali­da­des que tie­nen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.