Ve­ne­zue­la: lí­der de em­pre­sa­rios des­cri­be el dí­fi­cil mo­men­to del país

—An­te el lla­ma­do del pre­si­den­te de Ve­ne­zue­la, Ni­co­lás Ma­du­ro, a to­mar­se las fá­bri­cas, Cu­sanno ase­gu­ró que el go­bierno pri­me­ro de­bie­ra preo­cu­par­se la ge­ren­cia de las em­pre­sas que ya es­tán en sus ma­nos y que tam­po­co es­tán pro­du­cien­do. ¿Hasta aho­ra tie­nen n

Pulso - - Portada - Una en­tre­vis­ta de FRAN­CIS­CA GUE­RRE­RO G.

EL ES­TA­DO de emer­gen­cia eco­nó­mi­ca se ex­tien­de en Ve­ne­zue­la y, pe­se a que su ob­je­ti­vo es en­fren­tar la cri­sis, des­de que se im­ple­men­tó en enero na­da ha me­jo­ra­do. Así lo ase­gu­ró des­de Fe­de­cá­ma­ras, la prin­ci­pal or­ga­ni­za­ción ve­ne­zo­la­na de gre­mios em­pre­sa­ria­les, su vi­ce­pre­si­den­te y vo­ce­ro Ricardo Cu­sanno.

El lí­der del em­pre­sa­ria­do in­di­có a PUL­SO que la si­tua­ción es ca­da vez más crí­ti­ca, con el 60% de la po­bla­ción sin po­der ali­men­tar­se tres ve­ces al día, y ase­gu­ró que se re­quie­ren con ur­gen­cia me­di­das tan­to pa­ra apo­yar a los más ne­ce­si­ta­dos co­mo pa­ra ac­ti­var el apa­ra­to pro­duc­ti­vo del país. Y aun­que su pri­me­ra es­pe­ran­za es que el go­bierno apli­que los co­rrec­ti­vos, la opo­si­ción ve­ne­zo­la­na si­gue ba­ta­llan­do con el Con­se­jo Na­cio­nal Elec­to­ral pa­ra ace­le­rar el re­fe­rén­dum re­vo­ca­to­rio con­tra el pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro. El or­ga­nis­mo no ha ve­ri­fi­ca­do las fir­mas que pre­sen­tó la Me­sa de Uni­dad De­mo­crá­ti­ca pa­ra ini­ciar el pro­ce­so pe­se a que se cum­plie­ron los pla­zos, por lo que se lla­mó a nue­vas mo­vi­li­za­cio­nes pa­ra ma­ña­na, don­de se pon­drá a prue­ba el es­ta­do de ex­cep­ción que de­cre­tó el go­bierno al mis­mo tiem­po que alar­gó el es­ta­do de emer­gen­cia.

En una bús­que­da por oxí­geno que le per­mi­ta cum­plir con sus com­pro­mi­sos de deu­da, ayer se co­no­ció que Ve­ne­zue­la acor­dó me­jo­res con­di­cio­nes pa­ra pa­gar y con­traer fi­nan­cia­mien­to adi­cio­nal con Chi­na, y re­cor­ta­rá sus im­por­ta­cio­nes es­te año, di­jo el vi­ce­pre­si­den­te eco­nó­mi­co del país Mi­guel Pérez Abad.

¿Qué opi­na so­bre la extensión de la emer­gen­cia eco­nó­mi­ca que dic­tó el pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro?

—Cuan­do en enero de­cre­ta­ron el es­ta­do de emer­gen­cia, el ob­je­ti­vo era sol­ven­tar los in­con­ve­nien­tes de pro­duc­ción, de dis­tri­bu­ción de ali­men­tos, de me­di­ci­na, de con­su­mo de bie­nes y ser­vi­cios. Eso no ocu­rrió; na­da me­jo­ró, más bien em­peo­ra­mos en mu­chos ca­sos. Oyen­do las de­cla­ra­cio­nes de los vo­ce­ros ofi­cia­les, es­to pa­re­cie­ra ser más de lo mis­mo, se de­fi­nió de ma­ne­ra uni­la­te­ral, sin con­sul­tar ni al sec­tor pri­va­do ni a los tra­ba­ja­do­res. Pre­ten­den dar una me­di­ci­na que prác­ti­ca­men­te es in­su­fi­cien­te pa­ra los pro­ble­mas del país. Es­to ale­ja mu­cho a la in­ver­sión, ge­ne­ra fal­ta de con­fian­za en los in­ver­sio­nis­tas y en las em­pre­sas que ya es­tán mal.

El pro­ble­ma no es so­lo de in­su­mos, de di­vi­sas pa­ra po­der ad­qui­rir ma­te­rias pri­mas y pro­ce­sar­las en al­gu­nos ca­sos, pa­ra po­der ad­qui­rir bie­nes de con­su­mo ya ter­mi­na­dos. Otro pro­ble­ma es­tá en el sec­tor pú­bli­co que tra­ba­ja me­dio día so­la­men­te lu­nes y mar­tes, y el res­to del tiem­po es­tán ex­cep­tua­dos de la jor­na­da la­bo­ral, de­bi­do a los pro­ble­mas de ser­vi­cio eléc­tri­co. En el in­te­rior del país hay cin­co blo­ques de ra­cio­na­mien­to dia­rio de un to­tal de 4 ho­ras, lo que tam­bién afec­ta a las in­dus­trias. Tam­bién te­ne­mos pro­ble­mas de in­se­gu­ri­dad y en la ma­yo­ría de los ser­vi­cios pú­bli­cos. En de­fi­ni­ti­va, son pro­ble­mas que to­do eje­cu­ti­vo, to­do go­ber­nan­te de un país, de­be­ría abo­car­se a so­lu­cio­nar, pa­ra que lue­go la em­pre­sa pri­va­da ge­ne­re más em­pleos y pue­da ha­cer su tra­ba­jo.

¿Qué opi­na del lla­ma­do del go­bierno a to­mar­se las fá­bri­cas?

—El ries­go prin­ci­pal de un lla­ma­do de es­ta na­tu­ra­le­za es el de­te­rio­ro de las prin­ci­pa­les ga­ran­tías de la pro­pie­dad pri­va­da. La reali­dad es que si hoy se en­cuen­tran plan­tas y lí­neas de pro­duc­ción de­te­ni­das, no so­lo ali­men­ta­rias sino que tam­bién au­to­mo­tri­ces, far­ma­céu­ti­cas, en­tre va­rios otros sec­to­res, no es por­que así lo de­ci­dió un em­pre­sa­rio, es por­que el go­bierno no ha cons­trui­do las ba­ses só­li­das pa­ra que ope­ren sin in­con­ve­nien­tes.

Lo pri­me­ro que de­bie­ra ha­cer el go­bierno es pen­sar en las em­pre­sas que hoy ma­ne­jan. Ha­ce 18 años el apor­te del sec­tor in­dus­trial ve­ne­zo­lano al PIB era de 19%, aho­ra es­tá en 13% y los 6 pun­tos de di­fe­ren­cia es por to­das esas em­pre­sas que fue­ron ex­pro­pia­das o com­pra­das por el sec­tor pú­bli­co. Hoy la prin­ci­pal em­pre­sa dis­tri­bui­do­ra pa­ra el área agro­pe­cua­ria, que an­tes se lla­ma­ba Agrois­le­ña y aho­ra Agro­pa­tria, no es­tá fun­cio­nan­do. El ce­men­to, hoy en un 99% en ma­nos del Es­ta­do, o la in­dus­tria bá­si­ca en el Es­ta­do de Bo­lí­var que an­tes te­nía in­ver­sión pri­va­da y aho­ra no exis­te, son to­dos ejem­plos de aque­llo. El Es­ta­do an­tes de es­tar preo­cu­pán­do­se de em­pre­sas del sec­tor pri­va­do de­be­ría ser su­fi­cien­te­men­te res­pon­sa­ble en ge­ren­ciar las em­pre­sas que hoy tie­ne en sus ma­nos y que no es­tán cum­plien­do con su pro­pó­si­to. —Hasta aho­ra no ha ocu­rri­do na­da. No he­mos te­ni­do co­no­ci­mien­to ofi­cial o ex­tra­ofi­cial de to­mas de una fá­bri­ca. Sa­be­mos que en las úl­ti­mas se­ma­nas ha ha­bi­do con­flic­ti­vi­dad in­ter­na en al­gu­nas em­pre­sas, co­mo en em­pre­sas Po­lar, pe­ro la reali­dad es que no ha ha­bi­do nin­gu­na to­ma.

¿Cuál es la lec­tu­ra que ha­cen de es­te lla­ma­do a to­mar­se las em­pre­sas, en la que nue­va­men­te se res­pon­sa­bi­li­za al sec­tor pri­va­do de la cri­sis?

—El go­bierno si­gue en­tra­pa­do en una ideo­lo­gía po­lí­ti­ca que pre­ten­de do­mi­nar la eco­no­mía, pe­ro la eco­no­mía es muy ter­ca. Si­guen to­man­do de­ci­sio­nes con las mis­mas pre­mi­sas que crea­ron el pro­ble­ma eco­nó­mi­co que hoy es­ta­mos vi­vien­do. Es im­por­tan­te re­sal­tar que en el año 2007 el eje­cu­ti­vo pre­sen­tó el Plan Na­cio­nal Si­món Bo­lí­var, en ese plan plan­tea­ban un mo­de­lo con un Es­ta­do mu­cho más em­po­de­ra­do en la pro­duc­ción, mien­tras el sec­tor pri­va­do te­nía me­nos es­pa­cio, me­nos ca­pa­ci­dad de com­pe­ti­ti­vi­dad, me­nos ca­pa­ci­dad de cre­ci­mien­to. Pa­re­cie­ra que lo es­tán lo­gran­do, pe­ro más allá de ha­cer cre­cer el Es­ta­do com­pi­tien­do con la em­pre­sa pri­va­da lo que han he­cho es diez­mar a los pri­va­dos a cos­ta de sus ob­je­ti­vos po­lí­ti­cos.

¿Fe­de­cá­ma­ras apo­ya el re­fe­rén­dum re­vo­ca­to­rio?

—Co­mo re­pre­sen­tan­tes de la em­pre­sa pri­va­da no ha­ce­mos po­lí­ti­ca par­ti­dis­ta. Sí es­ta­mos de acuer­do en que cual­quier me­ca­nis­mo que pue­da al­te­rar el rum­bo po­lí­ti­co del país sea den­tro del mar­co de la Cons­ti­tu­ción y que sean los ciu­da­da­nos los que de­ci­dan a tra­vés de las ur­nas, don­de se evi­te con­flic­ti­vi­dad, por­que si les in­cre­men­ta a ni­vel so­cial y po­lí­ti­co va a ser mu­cho más di­fí­cil re­cu­pe­rar el apa­ra­to eco­nó­mi­co de lo que es hoy.

En ese sen­ti­do, ¿dón­de tie­nen pues­tas sus es­pe­ran­zas pa­ra ver un gi­ro eco­nó­mi­co?

—La es­pe­ran­za que te­ne­mos es bas­tan­te pri­ma­ria. Nues­tras es­pe­ran­zas es­tán fi­ja­das en que des­de el eje­cu­ti­vo, que co­mo blo­que lle­va 18 años, se to­men los co­rrec­ti­vos en ins­tan­cias na­cio­na­les, re­gio­na­les y mu­ni­ci­pa­les. Hoy hay un go­bierno que es le­gal y que fue le­gí­ti­ma­men­te ins­ti­tui­do y nues­tra fun­ción co­mo ins­ti­tu­ción re­pre­sen­tan­te del sec­tor pri­va­do es in­ten­tar apor­tar e in­fluir en las po­lí­ti­cas pú­bli­cas.

EN­FO­QUE ECO­NÓ­MI­CO “Si­guen to­man­do de­ci­sio­nes con las mis­mas pre­mi­sas que crea­ron el pro­ble­ma eco­nó­mi­co”.

¿Có­mo ven la si­tua­ción so­cial en es­te pun­to?

—Hay una en­cues­ta de Ve­ne­ba­ró­me­tro que in­di­ca que so­lo el 40% de la po­bla­ción co­me tres ve­ces al día. Eso per­mi­te ver el ni­vel de la cri­sis: có­mo mer­ma la ca­li­dad de vi­da. Los tiem­pos del ham­bre son mu­cho más rá­pi­dos que los de la po­lí­ti­ca. Te­me­mos que, de no to­mar­se los co­rrec­ti­vos en ma­te­ria eco­nó­mi­ca, que ayu­den con sub­si­dios di­rec­tos a los más des­va­li­dos de la po­bla­ción y que en pa­ra­le­lo reac­ti­ven el apa­ra­to pro­duc­ti­vo del país, pue­dan agu­di­zar­se los pro­ble­mas so­cia­les y que a par­tir de eso au­men­te tam­bién la con­flic­ti­vi­dad en la vi­da del ve­ne­zo­lano y en la vi­da de un país que en al­gún mo­men­to es­tu­vo es una sen­da de pro­gre­so y bie­nes­tar y que aho­ra la per­dió.

ES­TA­DO VERSUS PRI­VA­DOS “Lo que han he­cho es diez­mar a los pri­va­dos a cos­ta de sus ob­je­ti­vos po­lí­ti­cos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.