Pri­me­ra Mi­ra­da ¡Al abor­da­je, Pre­si­den­ta!

Pulso - - Intro - AL­BER­TO LÓ­PEZ-HER­MI­DA— Aca­dé­mi­co Uni­ver­si­dad de los An­des

U—por

NA NUE­VA cuen­ta na­cio­nal se apro­xi­ma es­te sá­ba­do y con ella una de las úl­ti­mas opor­tu­ni­da­des pa­ra la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let de dar un gol­pe de ti­món a la di­rec­ción que ha to­ma­do su ad­mi­nis­tra­ción. Aun­que los úl­ti­mos dos dis­cur­sos an­te el Con­gre­so Pleno dan po­co pa­ra ilu­sio­nar­se, aún que­da la es­pe­ran­za de que quien lle­va la pio­cha de O’Hig­gins cai­ga en cuen­ta de que so­bre sus es­pal­das re­caen el pe­so de la his­to­ria y la res­pon­sa­bi­li­dad de apar­car ca­pri­chos va­gos en be­ne­fi­cio de ur­gen­cias cier­tas. Por un la­do, en­ten­der que con la ló­gi­ca del em­pa­te to­do el país pier­de y que el ver­da­de­ro li­de­raz­go so­lo se da con un pri­mer pa­so de hu­mil­dad y sin­ce­ri­dad. Ba­che­let de­be ha­blar con cla­ri­dad de la cri­sis de pro­bi­dad que afec­ta al país y re­co­no­cer que ella mis­ma, su círcu­lo ín­ti­mo y el con­glo­me­ra­do que la tra­jo de vuel­ta a Chi­le son en bue­na par­te res­pon­sa­bles, no so­lo por es­tar di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te in­vo­lu­cra­dos en asun­tos tur­bios, sino es­pe­cial­men­te por la tor­pe­za e in­clu­so des­ho­nes­ti­dad a la ho­ra de en­fren­tar la cri­sis. Ade­más, acep­tar que el cli­ma del país, la si­tua­ción del con­ti­nen­te y la in­cer­ti­dum­bre in­ter­na­cio­nal tan­to en lo po­lí­ti­co co­mo en lo eco­nó­mi­co exi­gen pau­sa y re­fle­xión a la ho­ra de rea­li­zar cam­bios. Ur­ge re­fre­nar la co­di­cia re­for­mis­ta, es­pe­cial­men­te cuan­do lo po­co que se ha avan­za­do en el área la­bo­ral, tri­bu­ta­ria y edu­ca­cio­nal ha con­du­ci­do a co­rrec­cio­nes apu­ra­das, en­mien­das acro­bá­ti­cas y ve­tos sin­ver­güen­zas. Con ese cu­rrí­cu­lum, ex­plo­rar co­mo se ha he­cho el te­rreno cons­ti­tu­cio­nal to­ca la irres­pon­sa­bi­li­dad do­lo­sa. Por úl­ti­mo, con­du­cir en lo po­si­ble al país con or­den y prio­ri­dad, re­de­fi­nien­do de ma­ne­ra ex­plí­ci­ta y con­tun­den­te que no hay Chi­le Day que val­ga des­aten­der la cri­sis so­cial, eco­nó­mi­ca y po­lí­ti­ca en Chi­loé y la Arau­ca­nía; que no hay pro­me­sa elec­to­ral tan ur­gen­te ni im­por­tan­te co­mo pa­ra per­mi­tir re­vi­vir un dis­cur­so de bron­ca en­tre gru­pos de chi­le­nos; o que no hay in­te­rés ideo­ló­gi­co ni eco­nó­mi­co que su­pere la ur­gen­cia por acom­pa­ñar a las em­ba­ra­za­das y a los que es­tán por na­cer. Hu­mil­dad y sin­ce­ri­dad. Pau­sa y re­fle­xión. Or­den y prio­ri­dad. Se­me­jan­te aco­me­ti­da a lo que que­da de Go­bierno po­dría ha­cer del sá­ba­do que vie­ne un día his­tó­ri­co. ¡Al abor­da­je, Pre­si­den­ta!

@al­ber­to­pe­dro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.