Go­bierno y nue­vos ser­vi­cios de trans­por­te

Na­da apor­tan al de­ba­te las des­ca­li­fi­ca­cio­nes a un ser­vi­cio que hoy uti­li­zan mi­les de chi­le­nos.

Pulso - - Opinion -

LA RES­PUES­TA del Go­bierno a los ser­vi­cios de trans­por­te Uber y Ca­bify ha si­do, a los me­nos, errá­ti­ca. El mi­nis­te­rio del ra­mo ha os­ci­la­do en­tre cri­ti­car du­ra­men­te a es­tas com­pa­ñías -til­dán­do­las in­clu­so de “pi­ra­tas”- hasta jus­ti­fi­car su exis­ten­cia en vir­tud de los avan­ces de la tec­no­lo­gía. El prin­ci­pal ar­gu­men­to de Trans­por­tes fue que es­tas com­pa­ñías no cum­pli­rían con la re­gu­la­ción pa­ra el trans­por­te de pa­sa­je­ros, ade­más de no con­tar con los per­mi­sos y pa­ten­tes ne­ce­sa­rias, ha­cien­do un abier­to lla­ma­do a la ciu­da­da­nía a no uti­li­zar­las. Tras el ma­si­vo apo­yo ciu­da­dano a es­tas pla­ta­for­mas, el Go­bierno mo­de­ró sus dis­cur­so, im­pul­san­do la crea­ción de una me­sa téc­ni­ca pa­ra de­fi­nir una le­gis­la­ción. Par­tien­do de la ba­se de la ne­ce­si­dad de una le­gis­la­ción pa­ra los nue­vos ser­vi­cios de trans­por­tes, na­da jus­ti­fi­ca el caos vial ge­ne­ra­do la se­ma­na pa­sa­da por los ta­xis bá­si­cos, na­die tie­ne de­re­cho a in­te­rrum­pir las prin­ci­pa­les ca­lles ba­jo la pre­mi­sa de de­fen­der su ac­ti­vi­dad co­mer­cial. Pe­ro, la­men­ta­ble­men­te, en es­ta ani­mad­ver­sión ha ju­ga­do un preo­cu­pan­te pa­pel el Go­bierno que, en vez de avan­zar ha­cia una le­gis­la­ción idó­nea, ha op­ta­do por des­ca­li­fi­car es­tos nue­vos sis­te­mas. La so­lu­ción es cla­ra, la eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va es una reali­dad, y la le­gis­la­ción de­be aco­mo­dar­se a eso, res­guar­dan­do siempre los in­tere­ses de to­das las par­tes. Na­da apor­tan al de­ba­te las des­ca­li­fi­ca­cio­nes y des­pres­ti­gio de un ser­vi­cio que hoy uti­li­zan sa­tis­fac­to­ria­men­te mi­les de chi­le­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.