23,2 mills.

Pulso - - Especial -

ciu­da­da­nía, pe­ro ne­ce­si­ta­mos re­sol­ver de qué for­ma ins­ta­la­mos más an­te­nas o sino, los usua­rios no ten­drán las ve­lo­ci­da­des que re­quie­ren. Te­ne­mos que equi­li­brar las ne­ce­si­da­des y opi­nio­nes de las per­so­nas, las mu­ni­ci­pa­li­da­des, el Go­bierno y las com­pa­ñías”, co­men­ta Gue­rra, de Cla­ro.

En otros paí­ses el te­ma se ha so­lu­cio­na­do, uti­li­zan­do las mis­mas edi­fi­ca­cio­nes exis­ten­tes pa­ra dar co­ber­tu­ra, in­clu­so, mu­chas com­pa­ñías fi­nan­cian obras de ar­te, don­de se in­cor­po­ra de for­ma “ca­mu­fla­da” las an­te­nas.

Es tan es­tra­té­gi­co es­te pun­to que va­rias telecos ya tie­nen de­par­ta­men­tos es­pe­cia­li­za­dos en la re­la­ción con las co­mu­ni­da­des, don­de el te­ma de las an­te­nas es clave.

Pa­ra Red­voiss, com­pa­ñía que ofre­ce te­le­fo­nía por in­ter­net (te­le­fo­nía IP), la fór­mu­la pa­ra me­jo­rar la in­fraes­truc­tu­ra —in­de­pen­dien­te­men­te del te­ma de las an­te­nas— es­tá sim­ple­men­te en re­em­pla­zar el ca­blea­do. “En Chi­le se ha so­bre in­ver­ti­do en la cons­truc­ción de re­des pa­ra­le­las por dis­tin­tos ope­ra­do­res. Bas­ta ver la can­ti­dad de ca­bles ti­ra­dos en la ca­lle y que se si­guen ins­ta­lan­do en los pos­tes de alum­bra­do. Ca­da com­pa­ñía le pa­ga a la de elec­tri­ci­dad por uti­li­zar sus pos­tes y ca­da una es la can­ti­dad de abo­na­dos a te­le­fo­nía mó­vil en Chi­le a di­ciem­bre de 2015, lo que sig­ni­fi­ca 1,28 te­lé­fo­nos mó­vi­les por ha­bi­tan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.