Pun­to de Vis­ta Los ac­ce­so­rios del vino

Pulso - - Evasion - —por MAR­CO DE MAR­TINO—

LA SE­MA­NA pa­sa­da les en­tre­ga­ba al­gu­nas re­co­men­da­cio­nes so­bre la guar­da de vi­nos y es­ta vez, si­guien­do la mis­ma lí­nea so­bre lo que to­do se­gui­dor de es­te gran mun­do de­bie­ra sa­ber, me gus­ta­ría ha­blar­les so­bre los ac­ce­so­rios que pue­den agre­gar va­lor a cual­quier buen des­cor­che.

Al me­nos pa­ra mí, son tres los ins­tru­men­tos fun­da­men­ta­les pa­ra com­ple­men­tar la ex­pe­rien­cia de be­ber un buen vino. Co­men­ce­mos: en pri­mer lu­gar, el de­can­ta­dor, una bo­te­lla de ba­se am­plia que per­mi­te la oxi­ge­na­ción del vino de ma­ne­ra más efi­cien­te y ho­mo­gé­nea, mu­cho más que só­lo de­jar­la en su bo­te­lla ori­gi­nal. El de­can­ta­dor fa­ci­li­ta que el vino pue­da ser de­gus­ta­do en su pun­to y, sin du­das, es una bue­na in­ver­sión pa­ra cual­quier en­tu­sias­ta o un ex­ce­len­te regalo, si quie­re sor­pren­der a quien lo sea.

En se­gun­do lu­gar, el ter­mó­me­tro. Qui­zás le pa­rez­ca ra­ro, pe­ro es­te ins­tru­men­to -ya sea en su for­ma­to di­gi­tal o tra­di­cio­nal- cum­ple el ob­je­ti­vo clave de ayu­dar­nos a dis­fru­tar el vino en su tem­pe­ra­tu­ra ideal, lo que es si­nó­ni­mo de be­ber­los en su má­xi­mo po­ten­cial. Só­lo co­mo re­cor­da­to­rio, es bien sa­bi­do que los blan­cos siempre de­ben ser to­ma­dos a una tem­pe­ra­tu­ra que fluc­túe en­tre 11ºC y 13ºC, en tan­to que los tin­tos en­tre 16ºC y 18ºC.

Y por úl­ti­mo, pien­so que el ex­trac­tor de ai­re es un buen alia­do a la ho­ra de pro­lon­gar la vi­da de un vino ya des­cor­cha­do y que no va a ser con­su­mi­do en su to­ta­li­dad, me­dian­te un cor­cho es­pe­cial que ge­ne­ra un va­cío en la bo­te­lla. Es­te sis­te­ma lo­gra con­ser­var el vino du­ran­te un tiem­po ma­yor al que du­ra­ría si só­lo lo de­já­ra­mos en la bo­te­lla, vol­vien­do a ta­par­lo con su mis­mo cor­cho, aun- que mu­chos pre­fie­ren se­guir el prin­ci­pio bá­si­co de “bo­te­lla abier­ta, bo­te­lla to­ma­da”.

A las re­co­men­da­cio­nes an­te­rio­res, se su­man al­gu­nos ac­ce­so­rios más pe­que­ños que si bien no tie­nen re­la­ción con la de­gus­ta­ción mis­ma o la man­ten­ción del vino, si ha­cen bas­tan­te más gra­to y có­mo­do el be­ber: el cor­ta cáp­su­la, el cor­ta go­ta, el re­co­ge go­ta y el descorchador eléc­tri­co, los que fa­ci­li­tan el ejer­ci­cio de abrir una bo­te­lla y ser­vir el vino.

Con to­do, ac­ce­so­rios hay cien­tos pa­ra ador­nar y fa­ci­li­tar la ex­pe­rien­cia del des­cor­che, y se­gui­rán sur­gien­do mu­chos más. Y si bien su­man y ayu­dan, tam­bién es bueno re­cor­dar que a ve­ces no ne­ce­si­ta­mos más que una co­pa y un buen ejem­plar.

Ge­ren­te Vi­ña De Mar­tino Wi­ne MBA Bor­deaux Ma­na­ge­ment School

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.