Per­fec­cio­na­mien­tos a la ley de SMA,

Lo que pa­sa es que mu­chas ve­ces el pro­ble­ma no ra­di­ca en la apli­ca­ción de las le­yes, sino que en el con­te­ni­do de las mis­mas.

Pulso - - Portada - por Ricardo Ira­rrá­za­bal S.

que du­ran­te el año 2015 di­cha ins­ti­tu­ción apro­bó el 90% de los “pro­gra­mas de cum­pli­mien­to” que le fue­ron pre­sen­ta­dos, se­ña­lan­do ade­más el al­to es­tán­dar im­pues­to a las de­ci­sio­nes san­cio­na­to­rias.

Es­te es un ejem­plo de la, mu­chas ve­ces, dis­tin­ta apro­xi­ma­ción que exis­te en­tre el sec­tor pri­va­do y el pú­bli­co res­pec­to de una ma­te­ria. Lo que pa­sa es que mu­chas ve­ces el pro­ble­ma no ra­di­ca en la apli­ca­ción de las le­yes, sino que en el con­te­ni­do de las mis­mas. Y es por es­to que re­sul­ta útil, a la luz de la dis­cu­sión plan­tea­da, ana­li­zar la Ley Or­gá­ni­ca de la Su­per­in­ten­den­cia del Me­dio Am­bien­te (Los­ma) y even­tua­les per­fec­cio­na­mien­tos a la mis­ma.

En pri­mer lu­gar, hay que en­ten­der que la gran fi­na­li­dad de la Los­ma co­rres­pon­de a la fis­ca­li­za­ción y san­ción de los in­cum­pli­mien­tos am­bien­ta­les de las “re­so­lu­cio­nes de ca­li­fi­ca­ción am­bien­tal” (RCA) y de nor­mas am­bien­ta­les de emi­sión. Así, to­do el an­da­mia­je de fis­ca­li­za­ción, in­cen­ti­vos al cum­pli­mien­to y san­ción, es­tá cons­trui­do en re­la­ción con los se­ña­la­dos ins­tru­men­tos de ges­tión am­bien­tal. El res­to de los ins­tru­men­tos de ges­tión, ta­les co­mo las me­di­das de los pla­nes de pre­ven­ción/des­con­ta­mi­na­ción, los pla­nes de ma­ne­jo o la fis­ca­li­za­ción que ha­bría que ha­cer­le al Es­ta­do en re­la­ción con el con­te­ni­do de las nor­mas de ca­li­dad, pa­san a un se­gun­do plano, ya que la Los­ma no ge­ne­ró par­ti­cu­la­ri­da­des en re­la­ción con di­chos ins­tru­men­tos, lo que ha­ce que la fis­ca­li­za­ción/in­cen­ti­vos/san­ción de los mis­mos sea muy com­ple­ja de ar­ti­cu­lar. Es­to re­sul­ta crí­ti­co, por ejem­plo, con la po­si­bi­li­dad de ge­ne­rar “pro­gra­mas de cum­pli­mien­to” fren­te a in­cum­pli­mien­tos de las me­di­das de los pla­nes, o las san­cio­nes im­pues­tas (con un mí­ni­mo de 1 UTA -so­bre $500.000-, que re­sul­ta exa­ge­ra­do fren­te a in­cum­pli­mien­tos de me­di­das del ti­po res­tric­ción vehi­cu­lar). te, muy com­ple­jas de cum­plir. Es­to lle­va a que sea fá­cil que pro­yec­tos de mag­ni­tu­des im­por­tan­tes cai­gan en al­gún ti­po de in­cum­pli­mien­to.

Por otra par­te, fren­te a una for­mu­la­ción de car­gos, los ti­tu­la­res tie­nen dos po­si­bi­li­da­des: o se de­fien­den, si con­si­de­ran que los in­cum­pli­mien­tos no se ve­ri­fi­ca­ron, o pre­sen­tan un “pro­gra­ma de cum­pli­mien­to”, los que en ca­so de cum­plir­se sa­tis­fac­to­ria­men­te sig­ni­fi­ca­rán la exen­ción de san­cio­nes. Sin em­bar­go, en la prác­ti­ca, es­ta es una de­ci­sión que va a ten­der ca­si siempre a la pre­sen­ta­ción de un “pro­gra­ma de cum­pli­mien­to”. En efec­to, da­do que se ha in­ter­pre­ta­do que la for­mu­la­ción de car­gos es “in­di­vi­si­ble”, no se pue­de op­tar por di­vi­dir los car­gos, de­fen­dién­do­se de al­gu­nos y pre­sen­tan­do “pro­gra­mas de cum­pli­mien­to” por otros, lo cual lle­va a que sea ca­si obli­ga­to­ria la pre­sen­ta­ción de los men­cio­na­dos pro­gra­mas, ya que la po­si­bi­li­dad de que exis­ta al­gún in­cum­pli­mien­to de RCA, da­da la com­ple­ji­dad de las mis­mas, es muy al­ta.

Otro de los prin­ci­pios cu­ya apli­ca­ción ha si­do bas­tan­te com­ple­ja, co­rres­pon­de al del “de­bi­do pro­ce­so”, con una eta­pa de fis­ca­li­za­ción am­bien­tal se­cre­ta que da muy po­cas po­si­bi­li­da­des de de­fen­sa. En la prác­ti­ca, y fue­ra de la co­pia del ac­ta de fis­ca­li­za­ción, el ti­tu­lar del pro­yec­to so­lo sa­be del pro­ce­so una vez que se le for­mu­la­ron car­gos. Es­to úl­ti­mo re­sul­ta crí­ti­co, da­da la re­le­van­cia del aná­li­sis de los te­mas téc­ni­cos en la eta­pa de fis­ca­li­za­ción, y por el de­no­mi­na­do pro­ce­di­mien­to de “re­que­ri­mien­to de in­gre­so del Sis­te­ma de Eva­lua­ción de Im­pac­to Am­bien­tal”, el cual ha si­do ana­li­za­do en tri­bu­na­les en re­la­ción con la per­ti­nen­cia de un pro­ce­di­mien­to san­cio­na­to­rio pre­vio que ter­mi­ne fi­nal­men­te con el se­ña­la­do re­que­ri­mien­to, dis­cu­tién­do­se si el mis­mo es una me­di­da co­rrec­ti­va o san­ción (aun­que la ley no lo es­ta­ble­ce co­mo tal).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.