Ji­ne­tes, ca­ba­llos y vi­nos, or­gu­llo de Chi­le,

Al­fre­do Mo­reno y Eduar­do Chad­wick pa­sa­rán a la his­to­ria co­mo dos chi­le­nos pio­ne­ros en sus es­pe­cia­li­da­des: el ca­ba­llo chi­leno y los vi­nos pre­mium. Es­to es re­sul­ta­do de ini­cia­ti­vas pri­va­das.

Pulso - - Portada - por An­drés Mon­te­ro

LA SE­MA­NA pa­sa­da, nues­tro país fue no­ti­cia con dos éxi­tos de ta­lla mun­dial. Mien­tras la Pre­si­den­ta de Chi­le via­ja­ba a Sue­cia y el Reino Uni­do, in­ten­tan­do trans­mi­tir al mun­do fi­nan­cie­ro que Chi­le va por buen ca­mino a pe­sar de lo com­ple­jo del es­ce­na­rio in­terno, nues­tros ji­ne­tes, ca­ba­llos y vi­nos han sor­pren­di­do gra­ta­men­te.

En el Reino Uni­do, el ex can­ci­ller Al­fre­do Mo­reno y su ho­mó­ni­mo he­re­de­ro, más un equi­po ad­mi­ra­ble de ji­ne­tes, se pre­sen­ta­ron en Wind­sor fren­te a la Fa­mi­lia Real con un es­pec­tácu­lo de je­rar­quía mun­dial. Fue una se­ma­na de ce­le­bra­cio­nes por los 90 años de la Rei­na Isa­bel.

Es­te ciu­da­dano fue tes­ti­go pri­vi­le­gia­do, jun­to con un gru­po de hom­bres y mu­je­res de cam­po, de có­mo nues­tros ca­ba­llos y ji­ne­tes de­mos­tra­ron a un exi­gen­te pú­bli­co la ver­sa­ti­li­dad y el aplo­mo de nues­tra ra­za crio­lla. Las Pal­mas de Pe­ña­flor fue la úni­ca es­cua­dra de Amé­ri­ca La­ti­na pre­sen­te en la are­na de Wind­sor, jun­to a la Po­li­cía Mon­ta­da de Ca­na­dá, a de­le­ga­cio­nes de Aus­tra­lia, Omán, Sui­za y de dis­tin­tas par­tes del Reino Uni­do.

Co­mo chi­leno, me sen­tí or­gu­llo­so de ver mi ban­de­ra fla­mear y de có­mo los in­gle­ses aplau­dían a los nues­tros. Su Ma­jes­tad, de­rro­chan­do vi­ta­li­dad, asis­tió a las prác­ti­cas pre­vias y a dos pre­sen­ta­cio­nes en vi­vo, las que ce­le­bró con un en­tu­sias­mo digno de al­guien jo­ven de es­pí­ri­tu y ejem­plo de sa­bi­du­ría. Nues­tro nor­te, cen­tro y sur, in­clu­yen­do a la mí­ti­ca Is­la de Pas­cua, es­tu­vie­ron re­pre­sen­ta­dos en el ga­lo­pe ver­sá­til del equi­po de Mo­reno. Es­pa­ña es el pró­xi­mo des­tino de nues­tros em­ba­ja­do­res del cam­po chi­leno. To­do nues­tro ca­ri­ño y ad­mi­ra­ción pa­ra ellos.

Si­mul­tá­nea­men­te, el mun­do del vino chi­leno re­ci­bía fe­liz la gran no­ti­cia: por pri­me­ra vez en la his­to­ria un vino nues­tro es ca­li­fi­ca­do con 100 pun­tos. Ja­mes Suc­kling, con­si­de­ra­do el crí­ti­co de vi­nos más in­flu­yen­te del mun­do, se­gún la re­vis­ta For­bes, otor­gó el má­xi­mo pun­ta­je po­si­ble al ca­ber­net sau­vig­non 2014 de Vi­ñe­do Chad­wick. El re­nom­bra­do crí­ti­co afir­mó: “Es el pri­mer vino per­fec­to de Chi­le y lo tie­ne bien me­re­ci­do”.

De­trás de es­te lo­gro es­tá el em­pre­sa­rio Eduar­do Chad­wick Cla­ro, quien co­ro­na con éxi­to mag­ní­fi­co su com­pro­mi­so con la ca­li­dad y con el tra­ba­jo cons­tan­te, en una de las in­dus­trias más com­pe­ti­ti­vas del mun­do. Mé­ri­tos tam­bién pa­ra el enó­lo­go Fran­cis­co Baet­tig y to­do un gran equi­po de pro­fe­sio­na­les chi­le­nos. Chad­wick ha­ce ya más de 25 años ini­ció un ca­mino, cu­yo ob­je­ti­vo era po­ner a Chi­le en el ma­pa mun­dial de los vi­nos fi­nos, cues­tión que ha lo­gra­do con cre­ces.

Al­fre­do Mo­reno y Eduar­do Chad­wick pa­sa­rán a la his­to­ria co­mo dos chi­le­nos pio­ne­ros en sus es­pe­cia­li­da­des, el ca­ba­llo chi­leno y los vi­nos pre­mium. Es­te es el re­sul­ta­do de ini­cia­ti­vas pri­va­das, en un mun­do glo­ba­li­za­do y muy exi­gen­te. Los lo­gros men­cio­na­dos son una prue­ba irre­fu­ta­ble de que el tra­ba­jo du­ro es el úni­co ca­mino ha­cia el desa­rro­llo.

Tras los éxi­tos de am­bos, hay mi­les de mi­les de ho­ras de sa­cri­fi­cio de hom­bres y mu­je­res de nues­tra pa­tria, que si­len­cio­sa­men­te, pe­ro no en­ca­pu­cha­dos, tra­tan de ha­cer gran­de a Chi­le, a pe­sar de la por­fía de nues­tras ac­tua­les au­to­ri­da­des. ¡Vi­va Chi­le, vi­va Chi­le, a Chi­le quie­ro, chi­leno yo soy!

AN­DRÉS MON­TE­RO J.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.