El shock de confianza que la eco­no­mía chi­le­na ne­ce­si­ta

JP Mor­gan plan­tea que ese im­pul­so po­dría lle­gar lue­go de las pró­xi­mas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les. Sin em­bar­go, pa­re­ce un lu­jo es­pe­rar tan­to tiem­po.

Pulso - - Opinion -

TRAS EL VIA­JE de una co­mi­ti­va de JP Mor­gan a Chi­le y Pe­rú, las con­clu­sio­nes a las que lle­gó el ban­co de in­ver­sión fue­ron plas­ma­das en un in­for­me ti­tu­la­do “Pe­rú & Chi­le trip no­tes: desafíos di­ver­gen­tes”. Di­ce que nues­tro país es­tá su­frien­do una cri­sis de confianza y que su re­so­lu­ción pue­de es­tar muy le­jos, mien­tras que el ve­cino del nor­te “se en­fren­ta a un re­to inusual: te­ner que ele­gir en­tre dos candidatos fa­vo­ra­bles al mer­ca­do”. Lue­go de en­tre­vis­tar­se con in­ver­sio­nis­tas, con­clu­ye que la des­ace­le­ra­ción en Chi­le ya to­có fon­do y que pron­to de­be­ría ob­ser­var­se un re­pun­te, aun­que plan­tea al­gu­nas du­das. “En ge­ne­ral, la eco­no­mía chi­le­na pro­ba­ble­men­te to­có fon­do, pe­ro hay vi­sio­nes di­fe­ren­tes so­bre el rit­mo de re­cu­pe­ra­ción. Un cre­ci­mien­to re­gio­nal más fuer­te le da­ría el im­pul­so sig­ni­fi­ca­ti­vo a la eco­no­mía chi­le­na [...] El rit­mo de la re­cu­pe­ra­ción es bas­tan­te in­cier­to”, sos­tie­ne JP Mor­gan en el do­cu­men­to en­via­do a clien­tes.

La en­ti­dad cree que un as­pec­to cla­ve pa­ra que la eco­no­mía de nues­tro país lo­gre re­pun­tar de ma­ne­ra re­le­van­te y sos­te­ni­da, es que se ma­te­ria­li­ce un “shock de confianza”. So­bre es­te pun­to, JP Mor­gan afir­ma que “el shock de confianza es muy ne­ce­sa­rio, pe­ro pue­de que ten­ga que es­pe­rar al pró­xi­mo ci­clo elec­to­ral”. En ese sen­ti­do, de­ta­lla que las per­so­nas con las que ha­bla­ron se di­vi­den en­tre quie­nes creen que es­te pro­ble­ma de ba­ja confianza se­rá tran­si­to­rio y otro - ma­yo­ri­ta­rio- que pien­sa que la confianza ne­ga­ti­va du­ra­rá has­ta las men­cio­na­das elec­cio­nes.

El pro­ble­ma es que es­tas co­rres­pon­de en no­viem­bre de 2017, por lo que quie­nes opi­nan que es­to ya es­tá ju­ga­do y que la confianza no re­pun­ta­rá, es­tán dan­do por he­cho que ha­brá una es­pe­cie de es­tan­ca­mien­to de más de un año y me­dio. No obs­tan­te, es­to es mu­cho tiem­po, so­bre to­do pa­ra un país que aún no al­can­za el desa­rro­llo y que tie­ne al­tas expectativas, en es­pe­cial res­pec­to de los de­re­chos que se de­ben ga­ran­ti­zar.

La tasa de des­em­pleo ha co­men­za­do a ele­var­se, el in­cre­men­to de los sa­la­rios a fre­nar­se -o de­re­cha­men­te a ce­der en al­gu­nos sec­to­res- y el frente ex­terno aún se ve frá­gil, de­bi­do a que en Es­ta­dos Uni­dos la Fed es­tá en un pro­ce­so de nor­ma­li­za­ción de las ta­sas de po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria, mien­tras que en Chi­na la eco­no­mía con­ti­núa mos­tran­do sig­nos de de­bi­li­dad.

De es­te pa­no­ra­ma el mi­nis­tro de Ha­cien­da es­tá cons­cien­te. Por eso ha li­de­ra­do un tra­ba­jo en­fo­ca­do en la pro­duc­ti­vi­dad y en medidas “mis­ce­lá­neas” que ayu­da­rán, en el lar­go pla­zo, a apun­ta­lar la eco­no­mía.

Es­to de­mues­tra que tam­po­co pa­re­ce dis­pues­to a dar por per­di­do lo que res­ta de man­da­to, lo que es una bue­na se­ñal de la au­to­ri­dad. Sin em­bar­go, las di­fe­ren­cias que exis­ten con otras au­to­ri­da­des, co­mo por ejem­plo con la car­te­ra del Tra­ba­jo, ge­ne­ran in­cer­ti­dum­bre res­pec­to de has­ta dón­de quie­re avan­zar el Go­bierno pa­ra le­van­tar las expectativas. Es de es­pe­rar que se mue­va en la di­rec­ción co­rrec­ta en la Re­for­ma La­bo­ral, que se­rá la pri­me­ra prue­ba de cor­to pla­zo, y que así JP Mor­gan se equi­vo­que en cuan­to al pla­zo de la me­jo­ra de las con­fian­zas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.