Licencias y frau­des

Pulso - - Opinion -

El dia­rio se re­ser­va el de­re­cho de se­lec­cio­nar, ex­trac­tar y ti­tu­lar los co­rreos pu­bli­ca­dos. A par­tir de la en­cues­ta CERCMo­ri da­da a co­no­cer re­cien­te­men­te, en la que se afir­ma que 84% de los chi­le­nos no con­fía en sus compatriotas y que 56% sa­be de al­guien que ha uti­li­za­do una li­cen­cia mé­di­ca pa­ra no ir a tra­ba­jar, cree­mos que son ci­fras alar­man­tes que de­jan en evi­den­cia la cri­sis de cre­di­bi­li­dad que afec­ta a nues­tra so­cie­dad. Pe­ro no so­lo eso; ade­más, de­ja en evi­den­cia la fal­ta de cla­ri­dad de la gen­te en cuan­to a la gra­ve­dad de emi­tir o re­ci­bir licencias mé­di­cas frau­du­len­tas. Es­to en par­te se atri­bu­ye a que los chi­le­nos per­ci­ben es­ta ac­ción so­lo co­mo una fal­ta y no co­mo lo que es: un de­li­to, que con­lle­va por ley pe­nas pri­va­ti­vas de li­ber­tad que van des­de 541 días a tres años de cár­cel, y mul­tas por más de 2 mi­llo­nes y me­dio de pe­sos. A pe­sar de ser una prác­ti­ca poco vi­si­ble, el mal uso de es­te ins­tru­men­to afec­ta ne­ga­ti­va­men­te tan­to a em­plea­do­res co­mo em­plea­dos, y pue­de de­ri­var a la emi­sión de una ma­yor can­ti­dad de licencias de tra­ba­ja­do­res que sí pre­sen­tan de­te­rio­ro en su sa­lud y de­ben por de­re­cho re­cu­pe­rar­la. A cua­tro años de la pro­mul­ga­ción de la ley 20.585 so­bre otor­ga­mien­to y uso de licencias mé­di­cas, se evi­den­cia el des­co­no­ci­mien­to que exis­te aún en­tre los chi­le­nos del po­der de es­te ins­tru­men­to y de las fa­cul­ta­des le­gí­ti­mas que tie­nen pa­ra de­nun­ciar ma­las prác­ti­cas. El mal uso de las licencias mé­di­cas es con­si­de­ra­do un de­li­to, lo cual im­pli­ca mul­tas y pe­nas tan­to pa­ra el pa­cien­te co­mo pa­ra el mé­di­co que las emi­te o ven­de. Es ne­ce­sa­rio un tra­ba­jo en con­jun­to a ni­vel pú­bli­co y pri­va­do pa­ra que es­te ins­tru­men­to se con­sa­gre úni­ca­men­te co­mo la ma­ne­ra pa­ra re­cu­pe­rar la sa­lud de las per­so­nas real­men­te en­fer­mas, pa­ra con­tri­buir a la dis­mi­nu­ción de cos­tos en sa­lud, en al­za en los pre­cios, y de­mo­ras en la tra­mi­ta­ción y pa­go de licencias. Te­ner co­no­ci­mien­to de una con­duc­ta éti­ca y le­gal­men­te re­pro­cha­ble de al­gún cer­cano, tal co­mo lo es­gri­me la en­cues­ta, pue­de jus­ti­fi­car la fra­gi­li­dad en las con­fian­zas, pe­ro tam­bién traer con­si­go re­per­cu­sio­nes ne­ga­ti­vas a ni­vel per­so­nal, in­ter­per­so­nal y tam­bién a ni­vel co­lec­ti­vo. Ro­dri­go Va­re­la Fis­cal In­mu­ne

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.