Los desafíos que vie­nen pa­ra la in­dus­tria del re­ci­cla­je tras la Ley REP

Acei­tes lu­bri­can­tes, apa­ra­tos eléc­tri­cos y elec­tró­ni­cos, ba­te­rías, pi­las, neu­má­ti­cos, en­va­ses y em­ba­la­jes son las ca­te­go­rías de­fi­ni­das co­mo pro­duc­tos prio­ri­ta­rios de la Ley REP que fue pro­mul­ga­da ayer. Tan­to los pro­duc­to­res co­mo los fa­bri­can­tes ya es­tán i

Pulso - - Empresas & Mercados - Un re­por­ta­je de PAU­LA NÚ­ÑEZ LÓ­PEZ

FI­NAL­MEN­TE, lle­gó la pro­mul­ga­ción de la Ley de Fo­men­to al Re­ci­cla­je y Res­pon­sa­bi­li­dad Ex­ten­di­da al Pro­duc­tor (Ley REP), con­si­de­ra­da co­mo un avan­ce sig­ni­fi­ca­ti­vo pa­ra au­men­tar los ni­ve­les de re­ci­cla­je en nues­tro país. Su ob­je­ti­vo es crear una ca­de­na vir­tuo­sa, don­de es­tén in­vo­lu­cra­dos to­dos los ac­to­res del ci­clo de vi­da de un pro­duc­to.

A par­tir de aho­ra, las em­pre­sas pro­duc­to­ras de los re­si­duos prio­ri­ta­rios iden­ti­fi­ca­dos por la ley (acei­tes lu­bri­can­tes, apa­ra­tos eléc­tri­cos y elec­tró­ni­cos, ba­te­rías, pi­las, neu­má­ti­cos, en­va­ses y em­ba­la­jes), ten­drán que im­pul­sar di­ver­sas es­tra­te­gias, tec­no­lo­gías y pro­ce­sos pa­ra la re­cu­pe­ra­ción de es­tos.

Des­de es­ta pers­pec­ti­va, se les abre una puer­ta a los más de 60 mil re­ci­cla­do­res de ba­se que se es­ti­man que exis­ten en Chi­le, pa­ra trans­for­mar­se en ges­to­res. “So­mos pio­ne­ros en La­ti­noa­mé­ri­ca en im­ple­men­tar es­te ti­po de ins­tru­men­to de ges­tión am­bien­tal por­que hoy nues­tro país tie­ne un desafío im­por­tan­te. Te­ne­mos una al­ta tasa de ge­ne­ra­ción de re­si­duos y muy poco re­ci­cla­je”, di­jo Pa­blo Ba­de­nier, mi­nis­tro de Me­dio Am­bien­te.

La au­to­ri­dad se­ña­ló ade­más, que los desafíos que en­fren­tan las em­pre­sas que ge­ne­ran pro­duc­tos prio­ri­ta­rios tie­nen que ver con po­der te­ner in­for­ma­ción y re­gis­tro de la can­ti­dad de pro­duc­tos que que­dan fue­ra de uso y po­der cons­ti­tuir sis­te­mas de ges­tión que pue­den ser in­di­vi­dual o co­lec­ti­vos con em­pre­sas del mis­mo ru­bro. De lo con­tra­rio se ex­po­nen a mul­tas.

La cla­ve: di­se­ño Con la pre­mi­sa de que la ba­su­ra es un error de di­se­ño, en 2008 na­ció TriCi­clos, uno de los sím­bo­los la­ti­noa­me­ri­ca­nos de in­no­va­ción en el re­ci­cla­je, que mez­cla educación y dis­tin­tas mo­da­li­da­des de “pun­tos lim­pios”. Por ejem­plo, aca­ban de im­ple­men­tar uno mó­vil, sim­ple­men­te, re­ci­clan­do en un bus. “Es­tá des­ti­na­do a re­co­rrer co­le­gios y a in­cre­men­tar el co­no­ci­mien­to prác­ti­co en ni­ños y ni­ñas”, di­ce Gonzalo Mu­ñoz, CEO de TriCi­clos, quien se en­cuen­tra en Bra­sil li­de­ran­do la ex­pan­sión de es­ta em­pre­sa B.

El nú­me­ro de em­pre­sas que tra­tan de dar un gi­ro y re­du­cir los re­si­duos em­pie­za a cre­cer. Con esa idea es que sur­gió el upcy­cling. Tam­bién lla­ma­do co­mo su­pra­re­ci­cla­je, bus­ca trans­for­mar un ar­tícu­lo sin uso y con­ver­tir­lo en otro que ten­ga ma­yor va­lor. Es­te con­cep­to em­pe­zó a ex­pan­dir­se la dé­ca­da pa­sa­da con obras co­mo “De la cu­na a la cu­na, re­di­se­ñan­do la for­ma en que ha­ce­mos las co­sas”, es­cri­to por Mi­chael Braun­gart y William McDo­nough.

Es­ta mi­ra­da cir­cu­lar pa­re­ce to­mar ca­da día más fuer­za. “A ni­vel mun­dial es in­ne­ga­ble la ten­den­cia, Em­pre­sas B Es­te nue­vo ti­po de em­pre­sa no só­lo bus­ca éxi­to fi­nan­cie­ro, sino que tam­bién un im­pac­to so­cio­am­bien­tal po­si­ti­vos. sin re­tro­ce­so, al desa­rro­llo y to­ma de con­cien­cia del con­cep­to de eco­no­mía cir­cu­lar, es de­cir, aque­lla en que los pro­ce­sos se di­se­ñan de mo­do de re­cu­pe­rar la ma­yor can­ti­dad de ma­te­ria­les al fi­nal de un ci­clo pro­duc­ti­vo. A es­ta ten­den­cia tam­bién se le ha lla­ma­do lo­gís­ti­ca re­ver­sa, ha­cién­do­se car­go de la can­ti­dad de re­cur­sos li­mi­ta­dos y no re­no­va­bles del pla­ne­ta”, cuen­ta Gas­tón Cá­ce­res, di­rec­tor de in­ge­nie­ría e in­no­va­ción KDM Em­pre­sas.

Una de las em­pre­sas que ha apos­ta­do por ese me­ca­nis­mo es Com- ber­plast. A tra­vés de un pro­ce­so de re­ci­cla­je in­dus­trial, lo­gran se­pa­rar el car­tón del plás­ti­co alu­mi­nio del Te­tra Pak y con­ver­tir­lo en po­li­alu­mi­nio (mez­cla de alu­mi­nio y po­li­eti­leno), ma­te­rial que se trans­for­man en pe­llets y pue­de ser de­rre­ti­dos en di­ver­sos mol­des, po­si­bi­li­tan­do la fa­bri­ca­ción in­fi­ni­tos ob­je­tos, co­mo un ka­yak, que cum­ple con los mis­mos es­tán­da­res de ca­li­dad, se­gu­ri­dad y du­ra­bi­li­dad que los fa­bri­ca­dos con plás­ti­co vir­gen. “En el ca­so del po­li­alu­mi­nio, hi­ci­mos de­ce­nas de ajus­tes, de soft­wa­re y fí­si­cos en las má­qui­nas o en las pro­por­cio­nes de los ma­te­ria­les, lle­gan­do a una so­lu­ción aún más re­vo­lu­cio­na­ria por la se­rie de atri­bu­tos que otor­ga es­te ma­te­rial”, se­ña­la Ju­lio Com­pag­non, ge­ren­te ge­ne­ral de Com­ber­plast.

Im­ple­men­ta­ción tec­no­ló­gi­ca Las ba­te­rías son otro de los pro­duc­tos prio­ri­ta­rios. Se es­ti­ma que en Chi­le se desechan cer­ca de 2.400 to­ne­la­das de ba­te­rías al mes, lo que co­rres­pon­de a 160.000 uni­da­des, con­si­de­ran­do que ca­da una pe­sa en pro­me­dio 15 ki­lo­gra­mos. En nues­tro país, la em­pre­sa Re­ci­cla­do­ra Am­bien­tal (RAM)–Re­ci­mat es la úni­ca que tie­ne los per­mi­sos y tec­no­lo­gía pa­ra re­ci­clar las ba­te­rías, se­pa­rar sus ele­men­tos y dar­le un nue­vo uso. De he­cho, a la plan­ta de Ca­la­ma lle­ga en­tre el 75% y el 85% del to­tal de ba­te­rías exis­ten­tes en Chi­le. Sin em­bar­go, la cla­ve pa­ra su ma­ne­jo es la tec­no­lo­gía. “Hoy en día el 60% de nues­tra in­ver­sión se des­ti­na a tec­no­lo­gías y pro­ce­di­mien­tos de efi­cien­cia, pro­duc­ción lim­pia y de con­trol de la con­ta­mi­na­ción, y gra­cias a ello es­ta­mos inau­gu­ran­do y pa­ten­tan­do me­jo­ras re­cien­tes que nos per­mi­ti­rán no so­lo ex­por­tar plo­mo me­tá­li­co, sino que ex­por­tar tec­no­lo­gía con va­lor

El su­pra­re­ci­cla­je bus­ca trans­for­mar un ar­tícu­lo sin uso y con­ver­tir­lo en otro que ten­ga ma­yor va­lor.

Los neu­má­ti­cos son unos de los pro­duc­tos con me­jor pro­por­ción de re­ci­cla­je en nues­tro país.

De no cum­plir con lo es­ta­ble­ci­do por la Ley, las em­pre­sas po­drían en­fren­tar mul­tas im­por­tan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.