Santiago Muz­zo: “La mís­ti­ca me­dioam­bien­tal ya es­tá. Aho­ra fal­ta crear los há­bi­tos y el co­no­ci­mien­to”

¿Cuá­les?

Pulso - - Empresas & Mercados - DA­NIEL FAJARDO CABELLO ¿Cuál es el rol de los re­co­lec­to­res de ba­se?

UNA de las in­dus­trias que se ve­rá más im­pac­ta­da por la Ley REP es la del plás­ti­co. Los en­va­ses de es­te ma­te­rial son uno de los “pro­duc­tos prio­ri­ta­rios”.

Las em­pre­sas de es­te ru­bro lle­van un buen tiem­po pre­pa­rán­do­se, tan­to en sus pro­pios pro­ce­sos, co­mo en cam­pa­ñas de re­ci­cla­je a ni­vel do­mi­ci­lia­rio. Pe­ro en el Go­bierno de Se­bas­tián Pi­ñe­ra, cuan­do co­men­zó a ha­blar­se so­bre có­mo los im­pues­tos ver­des po­drían apor­tar al re­ci­cla­je, la Aso­cia­ción de In­dus­tria­les del Plás­ti­co (Asi­pla) arru­gó la na­riz. “Hi­ci­mos un aná­li­sis y con­clui­mos de que es­tos im­pues­tos no re­sol­vían el pro­ble­ma, más bien eran re­gre­si­vos y per­ju­di­ca­ban a los seg­men­tos de in­gre­sos más ba­jos. Fue en­ton­ces cuan­do plan­tea­mos una so­lu­ción al­ter­na­ti­va”, ex­pli­ca Santiago Muz­zo, ac­tual pre­si­den­te de Asi­pla.

Muz­zo se re­fie­re a la mo­da­li­dad de Res­pon­sa­bi­li­dad Ex­ten­di­da del Pro­duc­tor (REP) que ya es­ta­ba fun­cio­nan­do bas­tan­te bien en al­gu­nos paí­ses eu­ro­peos. “El Go­bierno re­co­gió la idea y el ac­tual, le dio con­ti­nui­dad, lo que es muy im­por­tan­te por­que sig­ni­fi­ca una vi­sión co­rrec­ta, in­de­pen­dien­te de la ad­mi­nis­tra­ción”, agre­ga.

Du­ran­te el pro­ce­so, Asi­pla in­vi­tó a otros gre­mios in­tere­sa­dos en los im­pues­tos ver­des (por ejem­plo el de los neu­má­ti­cos) y así, na­ció la idea de in­vo­lu­crar a to­dos los ac­to­res en el pro­yec­to de ley. No só­lo a los fa­bri­can­tes, sino tam­bién a los pro­duc­to­res. Pa­ra­le­la­men­te, se for­mó el Co­mi­té Pro Re­ci­cla­je del Em­pre­sa­ria­do de So­fo­fa (CPRE). “Por lo tan­to, la pro­mul­ga­ción es só­lo la cul­mi­na­ción de un pro­ce­so que du­ró va­rios años”, re­co­no­ce Muz­zo.

¿Có­mo que­dó la Ley?

—Iden­ti­fi­ca muy bien que el pro­ce­so pa­ra lo­grar los ob­je­ti­vos es al­go gra­dual. Nos va a to­mar al­gu­nos años pa­ra lle­gar a los ni­ve­les eu­ro­peos, lo que im­pli­ca­rá mu­chos cam­bios a ni­vel de in­fra­es­truc­tu­ra y cul­tu­ra.

¿Es­tá Chi­le pre­pa­ra­do?.

—La ley en­tra aho­ra en un pe­río­do don­de se de­fi­nen los re­gla­men­tos y cla­ra­men­te la gra­dua­li­dad de­be ser con­si­de­ra­da. Por lo que es fun­da­men­tal en­trar nue­va­men­te a un pro­ce­so de con­ver­sa­ción, que oja­lá sea tan exi­to­so co­mo fue el que ya ocu­rrió en­tre los sec­to­res pú­bli­co y pri­va­do. Por eso aho­ra hay que tra­ba­jar en va­rios desafíos. — El pri­me­ro es la con­ver­sión eco­ló­gi­ca de los ho­ga­res. En Chi­le, el re­ci­cla­je pos­t­in­dus­trial (el de las em­pre­sas) ya tie­ne un sis­te­ma pa­ra con­tra­tar ser­vi­cios pa­ra la dis­po­si­ción de ma­te­rial. Es­tá re­gu­la­do por re­so­lu­cio­nes sa­ni­ta­rias y es un mer­ca­do for­mal. El gran desafío es cuan­do en­tra a los ac­to­res do­mi­ci­lia­rios, don­de el ma­te­rial es­tá mu­cho más ato­mi­za­do en mi­llo­nes de ho­ga­res. Lue­go, vie­ne el otro pi­lar que es el de la “lo­gís­ti­ca in­ver­sa”. O sea, co­mo ha­ce­mos que des­de las ca­sas, lle­gue lo me­nos po­si­ble al ba­su­re­ro y que lo que lle­ga, sea se­pa­ra­do de la me­jor for­ma.

¿Pe­ro có­mo se re­co­ge­rán esos en­va­ses?

—Aquí es don­de vie­ne el ter­cer gran desafío, que es có­mo se va crean­do la de­man­da de los pro­duc­tos re­ci­cla­dos, ge­ne­ran­do un mer­ca­do que in­cen­ti­ve a los re­ci­cla­do­res en in­ver­tir en tec­no­lo­gía. Lo im­por­tan­te es que la mís­ti­ca me­dioam­bien­tal ya es­tá (por ejem­plo se pue­de ver en los ni­ños). Aho­ra fal­ta crear los há­bi­tos y el co­no­ci­mien­to.

No se ve muy fá­cil

— No lo es. Lo pri­me­ro es en­ten­der que si se de­fi­nió co­mo pro­duc­to prio­ri­ta­rio a los en­va­ses de plás­ti­co, es im­por­tan­te que en­tren to­dos. Hay una ten­ta­ción na­tu­ral en con­cen­trar­se en pro­duc­tos que hoy se re­ci­clan más, co­mo el PET. A la lar­ga, to­dos de­be­rían te­ner el mis­mo por­cen­ta­je de exi­gen­cia de reciclabilidad, pe­ro cla­ra­men­te al prin­ci­pio és­tos se­rán dis­tin­tos, por­que tie­nen his­to­rias di­fe­ren­tes (por ejem­plo pa­ra al­gu­nos se exi­gi­rá un 2% y pa­ra otros, un 15%). Pe­ro al fi­nal tie­nen que igua­lar­se.

¿Aquí el es­fuer­zo de las fa­mi­lias es cla­ve?

— ¡Im­por­tan­tí­si­mo! Tie­ne que ser ex­haus­ti­vo. Ca­da en­va­se de­be ser pues­to en un con­te­ne­dor di­fe­ren­te y lim­piar­lo en el ori­gen, sa­car­le la ta­pa y las eti­que­tas. Si las fa­mi­lias se­pa­ran só­lo al­gu­nos y otros no, ha­cen to­do más di­fí­cil. Nin­gún en­va­se de­be­ría ter­mi­nar en el ba­su­re­ro.

¿Po­dría exis­tir una nue­va ro­tu­la­ción de los en­va­ses?

— Sí. Me­dian­te los de­cre­tos, el Mi- nis­te­rio del Me­dio Am­bien­te po­dría de­fi­nir cier­tas con­di­cio­nes a los en­va­ses, co­mo su­ce­de con la Ley de Eti­que­ta­do, pa­ra que sean ro­tu­la­dos de tal for­ma, que ha­gan más fá­cil la ta­rea en el ho­gar.

PUN­TOS LIM­PIOS

—Hoy la ma­yo­ría son in­for­ma­les (apro­xi­ma­da­men­te 60 mil en to­tal), por lo tan­to el pro­ble­ma es lo­gís­ti­co. Si tie­nes por ejem­plo tres ki­los de en­va­ses en ca­sa, es muy ca­ro un me­dio lo­gís­ti­co que lo re­ti­re y lo lle­ve a un pun­to in­ter­me­dio. Por eso que el gran desafío es el de la “pri­me­ra mi­lla”.

¿Pri­me­ra mi­lla?

—Cla­ro. Si en 20 años la gen­te en sus ca­sas tie­ne un vo­lu­men im­por­tan­te de en­va­ses, po­si­ble­men­te ha­brá un ca­mión es­pe­cia­li­za­do que pa­se por ca­da una de ellas. Pe­ro pa­ra que eso pa­se, ac­tual­men­te fal­ta vo­lu­men, o sino no se jus­ti­fi­ca en tér­mi­nos de cos­to. Por eso, al prin­ci­pio se re­quie­re del sub­si­dio de los ho­ga­res. O sea, que las mis­mas fa­mi­lias lle­ven sus en­va­ses a un pun­to lim­pio. En Chi­le hay cer­ca de 200, pe­ro cree­mos que en el cor­to pla­zo de­be­ría ha­ber 2 mil; uno ca­da 8 mil per­so­nas.

¿Có­mo se pue­de lo­grar es­to?

—Hay dos ac­to­res im­por­tan­tes que es­tán tam­bién es­ti­pu­la­dos en la ley: Los co­mer­cia­li­za­do­res in­ter­me­dios, prin­ci­pal­men­te su­per­mer­ca­dos que tie­nen gran­des su­per­fi­cies don­de po­ner pun­tos lim­pios, ade­más de ser un lu­gar na­tu­ral don­de con­cu­rren las fa­mi­lias. Los otros ac­to­res son las mu­ni­ci­pa­li­da­des que de­be­rían fa­ci­li­tar es­tos pun­tos. Ya hay al­gu­nos ejem­plos, pe­ro de­be­rían su­mar­se to­dos los mu­ni­ci­pios del país.

SE­PA­RA­CIÓN DE ORI­GEN “El gran desafío es a ni­vel do­mi­ci­lia­rio, don­de el ma­te­rial es­tá ato­mi­za­do en mi­llo­nes de ho­ga­res”

NI­VEL DE RECICLABILIDAD “Aho­ra se de­fi­nen los re­gla­men­tos y cla­ra­men­te la gra­dua­li­dad de­be ser con­si­de­ra­da”

PUN­TOS LIM­PIOS “En Chi­le hay 200, pe­ro en el cor­to pla­zo de­be­rían ha­ber 2 mil. O sea, uno ca­da 8 mil per­so­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.