In­gre­so éti­co, bo­nos e im­pues­to ne­ga­ti­vo,

Eli­mi­nar mu­chos de los bo­nos y exen­cio­nes tri­bu­ta­rias com­bi­na­do con im­pues­to ne­ga­ti­vo al in­gre­so es una bue­na po­lí­ti­ca pú­bli­ca.

Pulso - - Portada - por Clau­dio Agos­ti­ni

ACE AL­GU­NAS se­ma­nas, el obis­po Ale­jan­dro Goic pro­pu­so un suel­do mí­ni­mo éti­co de $400.000, de tal for­ma que per­mi­ta cu­brir las ne­ce­si­da­des más bá­si­cas de los chi­le­nos. Lo­grar ese ob­je­ti­vo es al­go que me ima­gino to­dos com­par­ti­mos y las pre­gun­tas son si es po­si­ble lo­grar­lo en el cor­to pla­zo y có­mo (el lar­go pla­zo es un te­ma com­ple­men­ta­rio y re­quie­re dis­cu­tir po­lí­ti­cas que au­men­ten la ca­pa­ci­dad de ge­ne­ra­ción de in­gre­sos au­tó­no­mos en el ho­gar).

Si la pro­pues­ta del obis­po Goic se im­ple­men­ta­ra a tra­vés de su­bir el sa­la­rio mí­ni­mo le­gal, ha­bría que au­men­tar­lo en 60% e inevi­ta­ble­men­te eso lle­va­ría a un ma­yor des­em­pleo y pro­ba­ble­men­te a se­rios pro­ble­mas de so­bre­vi­ven­cia a mu­chas em­pre­sas pe­que­ñas.

Una al­ter­na­ti­va dis­tin­ta, la cual ha se­gui­do Chi­le cre­cien­te­men­te, es en­tre­gar sub­si­dios mo­ne­ta­rios que au­men­tan los in­gre­sos del ho­gar. Es­tos sub­si­dios son sim­ple­men­te bo­nos que au­men­tan los in­gre­sos y ali­vian tem­po­ral­men­te, pe­ro no tie­nen nin­gún efec­to po­si­ti­vo de más lar­go pla­zo, ya que des­in­cen­ti­van el tra­ba­jo y fo­men­tan la de­pen­den­cia del Es­ta­do. Una al­ter­na­ti­va un poco me­jor son los sub­si­dios con­di­cio­na­dos, que con­sis­ten en la en­tre­ga de bo­nos pe­ro con la con­di­ción de que los ni­ños en la fa­mi­lia asis­tan a la es­cue­la y ade­más se ha­gan con­tro­les pre­ven­ti­vos de sa­lud. Es­tos sub­si­dios re­du­cen la po­bre­za en el cor­to pla­zo y son efec­ti­vos en au­men­tar la ma­trí­cu­la es­co­lar y la asis­ten­cia de ni­ños a re­cin­tos de sa­lud, pe­ro tie­nen los mis­mos efec­tos ne­ga­ti­vos de lar­go pla­zo: des­in­cen­ti­van el em­pleo y fo­men­tan la de­pen­den­cia del sis­te­ma de bie­nes­tar so­cial, al no con­si­de­rar me­ca­nis­mos de crea­ción de em­pleo per­ma­nen­te.

Una al­ter­na­ti­va mu­cho me­jor y dis­tin­ta, es la que han adop­ta­do ha­ce años y con éxi­to mu­chos paí­ses desa­rro­lla­dos que usan pro­gra­mas que al mis­mo tiem­po in­cen­ti­van el em­pleo y ali­vian la po­bre­za. Pa­ra ello, se uti­li­za el sis­te­ma tri­bu­ta­rio y los be­ne­fi­cios so­cia­les se en­tre­gan en for­ma de cré­di­to en la de­vo­lu­ción anual de im­pues­tos (que pue­de men­sua­li­zar­se pa­ra es­tos efec­tos). Es así co­mo en Es­ta­dos Uni­dos exis­te des­de 1975 un cré­di­to tri­bu­ta­rio re­em­bol­sa­ble fo­ca­li­za­do en fa­mi­lias de ba­jos o mo­de­ra­dos in­gre­sos lla­ma­do Ear­ned In­co­me Tax Cre­dit (EITC). El cré­di­to tri­bu­ta­rio es con­di­cio­nal a tra­ba­jar, y si el mon­to es ma­yor a lo que se de­be pa­gar en im­pues­tos, se re­ci­be una trans­fe­ren­cia mo­ne­ta­ria. Pa­ra las fa­mi­lias de ba­jos in­gre­sos es­to es equi­va­len­te a un im­pues­to ne­ga­ti­vo, ya que no pa­gan im­pues­tos y re­ci­ben un che­que de “de­vo­lu­ción de im­pues­tos” que au­men­ta sus in­gre­sos.

EL USO de un cré­di­to tri­bu­ta­rio al in­gre­so es una for­ma de re­du­cir sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te el con­flic­to en­tre cor­to y lar­go pla­zo que pro­du­cen los pro­gra­mas de trans­fe­ren­cias con­di­cio­na­das y tie­ne cla­ras ven­ta­jas. Re­du­ce la po­bre­za al mis­mo tiem­po que in­cen­ti­va el tra­ba­jo en­tre los más pobres, dis­mi­nu­yen­do el es­tig­ma y la de­pen­den­cia de par­ti­ci­par en pro­gra­mas so­cia­les. Adi­cio­nal­men­te, tie­ne me­no­res cos­tos ad­mi­nis­tra­ti­vos, ya que usa la ad­mi­nis­tra­ción tri­bu­ta­ria exis­ten­te, la cual ade­más tie­ne mu­cha más in­for­ma­ción de to­dos los in­gre­sos de las per­so­nas, lo que per­mi­te una me­jor fo­ca­li­za­ción.

Por úl­ti­mo, un pro­gra­ma co­mo el EITC es efi­cien­te por­que si se quie­re uti­li­zar el sis­te­ma tri­bu­ta­rio co­mo uno de los me­ca­nis­mos de re­dis­tri­bu­ción de in­gre­sos, el im­pues­to al in­gre­so óp­ti­mo in­clu­ye no so­lo pro­gre­si­vi­dad pa­ra quie­nes pa­gan im­pues­tos, sino que tam­bién un im­pues­to ne­ga­ti­vo.

La evi­den­cia pa­ra EEUU, Ca­na­dá, In­gla­te­rra, Nue­va Ze­lan­da, Ale­ma­nia y Aus­tra­lia es que pro­gra­mas co­mo el EITC, por un la­do, re­du­cen fuer­te­men­te la po­bre­za y el nú­me­ro de be­ne­fi­cia­rios de­pen­dien­tes de pro­gra­mas so­cia­les y, por otro la­do, au­men­tan la par­ti­ci­pa­ción la­bo­ral fe­me­ni­na y la for­ma­li­dad en el em­pleo.

Pa­ra es­tu­diar los efec­tos de im­ple­men­tar un EITC en Chi­le, jun­to con Mar­ce­la Per­ti­ca­rá y Ja­vie­ra Sel­man rea­li­za­mos una si­mu­la­ción fo­ca­li­zan­do los be­ne­fi­cios en mu­je­res sol­te­ras de los pri­me­ros seis de­ci­les de in­gre­so, en su ma­yo­ría je­fas de ho­gar. Los re­sul­ta­dos mues­tran que el EITC be­ne­fi­cia­ría a 500 mil fa­mi­lias, au­men­ta­do su in­gre­so per ca­pi­ta fa­mi­liar en­tre $65.000 y $80.000 men­sua­les, de las cua­les un ter­cio son li­de­ra­das por mu­je­res que se in­ser­ta­rían en el mer­ca­do del tra­ba­jo pro­duc­to de los in­cen­ti­vos que ge­ne­ra el pro­gra­ma. El EITC ade­más re­du­ci­ría la po­bre­za glo­bal en dos pun­tos por­cen­tua­les, la po­bre­za en las fa­mi­lias don­de ma­dres sol­te­ras son je­fas de ho­gar cae­ría en diez pun­tos por­cen­tua­les y dis­mi­nui­ría la de­sigual­dad sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te. El cos­to to­tal del pro­gra­ma se­ría de US$245 mi­llo­nes y la pre­gun­ta ob­via es có­mo fi­nan­ciar­lo.

Una po­lí­ti­ca co­mo el EITC tie­ne me­jo­res in­cen­ti­vos y re­sul­ta­dos que los pro­gra­mas de sub­si­dios con­di­cio­na­les y bo­nos in­con­di­cio­na­les exis­ten­tes en Chi­le, ra­zón por la cual eli­mi­nar mu­chos de esos bo­nos es una pri­me­ra vía de fi­nan­cia­mien­to ra­zo­na­ble. Por otro la­do, el im­pues­to al in­gre­so, aun des­pués de la re­for­ma, tie­ne múl­ti­ples exen­cio­nes y cré­di­tos que so­lo ge­ne­ran dis­tor­sio­nes, por lo que eli­mi­nar­los so­lo trae be­ne­fi­cios y au­men­ta la re­cau­da­ción.

Es­toy con­ven­ci­do que eli­mi­nar mu­chos de los bo­nos y exen­cio­nes tri­bu­ta­rias exis­ten­tes en Chi­le e in­cor­po­rar un im­pues­to ne­ga­ti­vo co­mo el EITC, se­ría una com­bi­na­ción de po­lí­ti­cas pú­bli­cas potente pa­ra re­du­cir la po­bre­za y la de­sigual­dad en for­ma efec­ti­va y re­du­cien­do en el lar­go pla­zo la de­pen­den­cia del sis­te­ma de bie­nes­tar so­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.