La eva­lua­ción del di­rec­to­rio en el MI­LA

Pulso - - Opinion - AN­DRÉS BER­NAL

LA EVA­LUA­CIÓN del di­rec­to­rio es el ins­tru­men­to más con­cre­to pa­ra ha­cer re­fle­xio­nar acer­ca de sus mo­de­los de ope­ra­ción e iden­ti­fi­car for­ta­le­zas y pun­tos de me­jo­ra co­mo equi­pos. La eva­lua­ción es una prác­ti­ca re­co­men­da­da a ni­vel glo­bal, y adop­ta­da por re­gu­la­do­res de paí­ses que ha­cen par­te de la Alian­za del Pa­cí­fi­co (Pe­rú, Mé­xi­co, Chi­le y Colombia). El año pa­sa­do, en Go­ver­nan­ce Con­sul­tants to­ma­mos las 40 em­pre­sas más re­pre­sen­ta­ti­vas de la Alian­za (diez por ca­da país); el re­sul­ta­do es que 85% eva­lúa a su di­rec­to­rio; pa­ra el ca­so de Chi­le, es­te por­cen­ta­je co­rres­pon­de al 70%. Al mo­men­to de abor­dar la eva­lua­ción del di­rec­to­rio, hay una se­rie de fac­to­res cul­tu­ra­les y de per­so­na­li­dad de los di­rec­to­res que jue­gan un pa­pel. Sin em­bar­go, una vez de­ci­di­dos a eva­luar­se, la pre­gun­ta es ¿có­mo? Pa­ra res­pon­der­la, el di­rec­to­rio de­be­ría te­ner en men­te que exis­ten di­fe­ren­tes me­to­do­lo­gías (co­mo la au­to­eva­lua­ción, la au­to­eva­lua­ción con el apo­yo de una fir­ma ex­ter­na es­pe­cia­li­za­da, la eva­lua­ción de pa­res y la eva­lua- ción des­de la óp­ti­ca de la al­ta ge­ren­cia). Ca­da di­rec­to­rio de­be es­ta­ble­cer cuál me­to­do­lo­gía se adap­ta me­jor a su reali­dad, y co­mo com­bi­nar es­tos es­que­mas pa­ra ob­te­ner in­for­ma­ción útil que fa­ci­li­te cam­bios. La eva­lua­ción es una prác­ti­ca im­por­tan­te pa­ra for­ta­le­ci­mien­to de la ac­tua­ción del di­rec­to­rio y sus co­mi­tés, co­mo de sus miem­bros in­di­vi­dual­men­te con­si­de­ra­dos. Co­mo re­sul­ta­do de es­tos es­pa­cios de re­fle­xión, ge­ne­ral­men­te, se es­truc­tu­ran pla­nes de me­jo­ra­mien­to que en­tre otras co­sas per­mi­ten i) op­ti­mi­zar y me­jo­rar la ca­li­dad de las reunio­nes; ii) ge­ne­rar ma­yor dis­ci­pli­na y con­cien­cia de los di­rec­to­res con sus res­pon­sa­bi­li­da­des; iii) ge­ne­rar ma­yor con­cien­cia por la pro­tec­ción de los in­tere­ses de la com­pa­ñía y de los ac­cio­nis­tas; iv) me­jo­rar la ges­tión de con­flic­tos de in­te­rés; v) in­cre­men­tar el apor­te des­de el di­rec­to­rio con de­ci­sio­nes más es­tra­té­gi­cas y me­nos ope­ra­ti­vas. La eva­lua­ción del di­rec­to­rio va más allá de cum­pli­mien­to de un re­qui­si­to for­mal, es un pro­ce­so fun­da­men­tal pa­ra ac­ti­var un diá­lo­go.

El au­tor es so­cio Go­ver­nan­ce Con­sul­tants S.A.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.