Lle­gó la ho­ra de pa­gar la cuen­ta en Ve­ne­zue­la

El pro­ble­ma es que el pue­blo ve­ne­zo­lano es­tá pa­gan­do los pla­tos rotos de men­tes “bri­llan­tes”.

Pulso - - Opinion -

LOS ME­DIOS IN­TER­NA­CIO­NA­LES han vuel­to a po­ner su mi­ra­da en Ve­ne­zue­la por es­tos días, a raíz de una cri­sis hu­ma­ni­ta­ria que pa­re­ce es­tar lle­gan­do ya a ni­ve­les in­sos­te­ni­bles. De­re­cha­men­te, la es­ca­sez de me­di­ca­men­tos y ali­men­tos es­tá pro­vo­can­do que se es­tén de­jan­do de otor­gar los de­re­chos mí­ni­mos pa­ra los ciu­da­da­nos de ese país. Mien­tras eso ocu­rre, Ni­co­lás Maduro bus­ca jus­ti­fi­car lo in­jus­ti­fi­ca­ble y tra­ta de rea­li­zar ajus­tes de úl­ti­mo mo­men­to, los que so­lo re­ve­lan de­ses­pe­ra­ción en una na­ción que es­tá su­frien­do la caó­ti­ca mez­cla de hi­per­in­fla­ción con una con­trac­ción eco­nó­mi­ca. Sin em­bar­go, la au­to­ri­dad no se da cuen­ta de que mien­tras más in­ten­te tor­cer, ma­ni­pu­lar, es­con­der o cam­biar la reali­dad, se­rá peor. La his­to­ria ya es­tá es­cri­ta, y el fi­nal tam­bién. So­lo po­dría va­riar el cuán­do. Así, que­da­rá en los li­bros -es de es­pe­rar que lo in­cor­po­ren los tex­tos en Chi­le-, có­mo una vez más el in­ten­to de mo­de­los ba­sa­dos en un Es­ta­do “to­do­po­de­ro­so” ter­mi­na de ma­ne­ra caó­ti­ca. Los ejem­plos son múl­ti­ples, pe­ro ca­da cier­to tiem­po re­apa­re­cen las men­tes bri­llan­tes con ideas que han pro­ba­do ser un fra­ca­so, y que bus­can im­po­ner­las en la so­cie­dad. La­men­ta­ble­men­te, siem­pre lle­ga el mo­men­to de pa­gar la cuen­ta, el pro­ble­ma es que la es­tá pa­gan­do el pue­blo ve­ne­zo­lano, ese mis­mo que se su­po­nía que el cha­vis­mo be­ne­fi­cia­ría con sus me­di­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.