Pa­raí­sos fis­ca­les y de­sigual­dad

Da­da la na­tu­ra­le­za glo­bal de los ne­go­cios hoy, al­gu­nos flu­jos tien­den a pro­vo­car in­cer­ti­dum­bre so­bre las obli­ga­cio­nes tri­bu­ta­rias.

Pulso - - Opinion - EL­TON DUS­HA

cas y pri­va­das que usan re­fu­gios fis­ca­les (las exis­ten­cias totales de ri­que­zas pri­va­das res­guar­da­das en cen­tros offs­ho­re son de al­re­de­dor de US$11 bi­llo­nes) lo ha­cen co­mo una for­ma de evi­tar una do­ble tri­bu­ta­ción de mano du­ra, que pro­vie­ne de la fal­ta de coor­di­na­ción a ni­vel de país. Da­da la na­tu­ra­le­za glo­bal de los ne­go­cios hoy día, al­gu­nos flu­jos de fon­dos tien­den a pro­vo­car in­cer­ti­dum­bre so­bre las obli­ga­cio­nes tri­bu­ta­rias en el país de des­tino/ori­gen; re­fle­jo del mal es­ta­do en que se en­cuen­tra la coor­di­na­ción de im­pues­tos trans­fron­te­ri­za.

Aquí tam­bién se de­be­ría con­si­de­rar que la ex­pro­pia­ción/ex­tor­sión es re­la­ti­va­men­te co­mún en to­do el mun­do, por lo cual los re­fu­gios fis­ca­les sir­ven co­mo un pro­pó­si­to le­gí­ti­mo al ocul­tar las ri­que­zas de al­gu­nos go­bier­nos o paí­ses que son in­ca­pa­ces de pro­te­ger­las. En es­te sen­ti­do, a pe­sar de nues­tra en­ten­di­ble aver­sión mo­ral a di­chas tác­ti­cas, pue­de ha­ber usos le­gí­ti­mos pa­ra los pa­raí­sos fis­ca­les.

Se­gun­do, las in­ves­ti­ga­cio­nes han de­mos­tra­do que co­rrup­ción y de­sigual­dad es­tán al­ta­men­te co­rre­la­cio­na­das. En mi pro­pio tra­ba­jo he lo­gra­do de­mos­trar que, a me­di­da que la co­rrup­ción au­men­ta, los fun­cio­na­rios gu­ber­na­men­ta­les se vuel­ven más ne­gli­gen­tes en cuan­to a la re­cau­da­ción de im­pues­tos, en tan­to que los in­di­vi­duos con más ri­que­zas tien­den a pa­gar me­nos. De es­ta ma­ne­ra, el au­men­to en la de­sigual­dad que se oca­sio­na es una au­to­con­de­na; mien­tras la de­sigual­dad au­men­ta, la co­rrup­ción tam­bién se ele­va con ella en un círcu­lo vi­cio­so. Ade­más de fa­ci­li­tar el mo­no­po­lio en la ex­trac­ción de re­cur­sos del Es­ta­do de ma­ne­ra in­jus­ta, es­te ti­po de acuer­dos tien­de a pre­sen­tar con­se­cuen­cias de efi­cien­cia ne­ga­ti­vas.

Ter­ce­ro, exis­te una ex­ten­sa lí­nea de in­ves­ti­ga­ción que es­tu­dia la uti­li­za­ción de in­ter­me­dia­rios en ca­sos de co­rrup­ción. Lo que he­mos en­con­tra­do es que los in­ter­me­dia­rios sur­gen por­que tien­den a pro­te­ger a fun­cio­na­rios co­rrup­tos de la mi­ra­da pú­bli­ca. Na­tu­ral­men­te, ellos ga­nan ho­no­ra­rios por pres­tar es­tos ser­vi­cios. De aquí que una de las con­se­cuen­cias más po­si­ti­vas de los Panama Pa­pers se­rá que aumentarán los cos­tos de los in­ter­me­dia- rios en­tre los po­lí­ti­cos co­rrup­tos y aque­llos que pa­gan los so­bor­nos. Al fi­nal, es­to su­birá las ta­ri­fas que es­tas com­pa­ñías pue­den ga­nar por pro­veer di­chos ser­vi­cios. Sin em­bar­go, exis­te un mer­ca­do muy am­plio y com­pe­ti­ti­vo, y no creo que es­tas re­ve­la­cio­nes ten­gan un efec­to im­por­tan­te en las ga­nan­cias de los in­ter­me­dia­rios.

Fi­nal­men­te, las di­vul­ga­cio­nes que dan cuen­ta de que los mon­tos ase­gu­ra­dos en es­tos pa­raí­sos son com­pa­ra­bles con el PIB de gran­des paí­ses in­dus­tria­li­za­dos cons­ti­tu­yen una ofen­sa pa­ra la idea de que los ciu­da­da­nos com­par­ti­mos la car­ga de fi­nan­ciar al Es­ta­do mo­derno.

En el fon­do, es­tos ex­ce­sos tie­nen un efec­to co­rro­si­vo a lar­go pla­zo en la par­ti­ci­pa­ción de los ciu­da­da­nos en una so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca. Es muy di­fí­cil ha­blar de una so­cie­dad jus­ta cuan­do la mi­no­ría más ri­ca no com­par­te los mis­mos es­tán­da­res que la ma­yo­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.