La li­ber­tad y la ti­tu­la­ri­dad sin­di­cal

Una de las ra­zo­nes de la no-afi­lia­ción a sin­di­ca­tos ra­di­ca en la exis­ten­cia de agen­das po­lí­ti­cas o elec­to­ra­les que van mu­cho más allá de las re­la­cio­nes la­bo­ra­les con­cre­tas.

Pulso - - Opinion - —por ÁL­VA­RO IRIAR­TE—

EL FA­LLO del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal re­caí­do en la ley que apro­bó la de­no­mi­na­da “re­for­ma la­bo­ral” ha mar­ca­do la pau­ta no­ti­cio­sa y la agen­da pú­bli­ca. Pe­ro la dis­cu­sión de fon­do ra­di­ca en de­ter­mi­nar quién es el ti­tu­lar de los de­re­chos y de­be­res la­bo­ra­les, es­pe­cial­men­te en re­la­ción con la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va. Mien­tras los par­ti­da­rios de la li­ber­tad la­bo­ral cree­mos que el ti­tu­lar es el tra­ba­ja­dor, los pro­mo­to­res del so­cia­lis­mo, en cual­quie­ra de sus ver­tien­tes, sos­tie­nen que es el sin­di­ca­to.

Sin lu­gar a du­da los sin­di­ca­tos, co­mo ma­ni­fes­ta­ción de la so­cie­dad ci­vil, es­tán lla­ma­dos a desem­pe­ñar un rol re­le­van­te en las re­la­cio­nes la­bo­ra­les, pe­ro es muy dis­tin­to atri­buir­les una suer­te de pre­emi­nen­cia o mo­no­po­lio so­bre los pro­pios tra­ba­ja­do­res. Los sin­di­ca­tos, co­mo tan­tas otras ex­pre­sio­nes de la aso­cia­ti­vi­dad, son ma­ni­fes­ta­cio­nes de la li­ber­tad de aso­cia­ción y reu­nión; y por tan­to re­sul­ta iló­gi­co que se obli­gue di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te a los tra­ba­ja­do­res a for­mar par­te de un sin­di­ca­to. En el ca­so de la re­for­ma im­pul­sa­da por el Go­bierno, la lla­ma­da ti­tu­la­ri­dad sin­di­cal y la ex­ten­sión de los be­ne­fi­cios so­lo a los tra­ba­ja­do­res sin­di­ca­li­za­dos eran los me­ca­nis­mos que bus­ca­ban coac­cio­nar la in­cor­po­ra­ción a di­cha or­ga­ni­za­ción. Es­tos in­cen­ti­vos bus­ca­ban au­men­tar la ta­sa de sin­di­ca­li­za­ción a to­da cos­ta, vul­ne­ran­do li­ber­ta- b ¿Qué ha pa­sa­do? La sen­ten­cia del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal ha es­ta­ble­ci­do la li­ber­tad de afi­lia­ción del tra­ba­ja­dor a un sin­di­ca­to.

¿Cuál es el efec­to? En una so­cie­dad li­bre la per­te­nen­cia a cual­quier or­ga­ni­za­ción de­be cons­ti­tuir un de­re­cho y no una obli­ga­ción.

¿Dón­de es­tá el pro­ble­ma? Mu­chos sin­di­ca­tos tie­nen una agen­da po­lí­ti­ca o elec­to­ral y no so­lo la­bo­ral, lo que des­in­cen­ti­va el in­te­rés de las per­so­nas de afi­liar­se a ellos. da por­qué mi­les de chi­le­nos pre­fie­ren no afi­liar­se a un sin­di­ca­to.

Es­ta dis­cu­sión no es ex­clu­si­va del de­ba­te na­cio­nal. Un buen ejemplo de ello es Es­ta­dos Uni­dos, don­de ha sur­gi­do con fuer­za un mo­vi­mien­to que bus­ca reivin­di­car el po­der de ne­go­cia­ción co­mo de­re­cho de los tra­ba­ja­do­res y no de las cú­pu­las sin­di­ca­les (

res­guar­dan­do an­te to­do la li­ber­tad de per­te­ne­cer a una agru­pa­ción sin­di­cal. En los úl­ti­mos años va­rias asam­bleas es­ta­ta­les han apro­ba­do le­gis­la­ción ten­dien­te a for­ta­le­cer los de­re­chos de las per­so­nas an­te las pre­ten­sio­nes de los lí­de­res sin­di­ca­les, y los re­sul­ta­dos es­tán a la vis­ta: me­no­res ta­sas de des­em­pleo, ma­yor in­ver­sión, dis­mi­nu­ción de lí­de­res y di­ri­gen­tes sin­di­ca­les ra­di­ca­li­za­dos, por nom­brar al­gu­nos efec­tos.

La re­fle­xión fi­nal: en una so­cie­dad li­bre, la afi­lia­ción a una agru­pa­ción sin­di­cal siem­pre de­be ser una de­ci­sión li­bre del tra­ba­ja­dor, nun­ca una im­po­si­ción. Quie­nes creen en la ne­ce­si­dad de un mo­vi­mien­to sin­di­cal fuer­te es­tán en to­do su de­re­cho a pro­mo­ver­lo, pe­ro ja­más a ex­pen­sas de sa­cri­fi­car la li­ber­tad de los in­di­vi­duos. Im­po­ner la afi­lia­ción a un sin­di­ca­to vul­ne­ra ade­más la li­ber­tad de con­cien­cia, pues es per­fec­ta­men­te le­gí­ti­mo de­ci­dir par­ti­ci­par o no ha­cer­lo en una or­ga­ni­za­ción de es­te ti­po.

Work),

Right to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.