“Chi­le se va a be­ne­fi­ciar de un ve­cin­da­rio más or­de­na­do”

Pulso - - Economia & Dinero - Una en­tre­vis­ta de FRAN­CIS­CA GUE­RRE­RO G.

NUE­VOS y fa­vo­ra­bles vien­tos co­rren en La­ti­noa­mé­ri­ca de acuer­do al je­fe de Economía In­ter­na­cio­nal en Scotiabank, Pa­blo Breard, quien des­de Toronto, Ca­na­dá, ha se­gui­do los pro­ce­sos po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos de la re­gión con op­ti­mis­mo. Ase­gu­ra que las co­sas ya lu­cen me­jor tan­to en Ar­gen­ti­na, con la ad­mi­nis­tra­ción de Mau­ri­cio Ma­cri, co­mo en Bra­sil, con el go­bierno in­te­ri­no de Mi­chel Te­mer, mar­co en el cual se abren im­por­tan­tes opor­tu­ni­da­des pa­ra Chi­le.

¿Có­mo eva­lúa los pri­me­ros seis me­ses de Mau­ri­cio Ma­cri en Ar­gen­ti­na?

—La ad­mi­nis­tra­ción del Pre­si­den­te Ma­cri es de tran­si­ción, avan­za ha­cia un cam­bio es­truc­tu­ral. Es un lu­jo te­ner ese ti­po de go­bierno. Ma­cri he­re­dó una economía pa­tas pa­ra arri­ba y pa­ra po­ner el ca­rro nue­va­men­te a an­dar ha ve­ni­do sa­can­do los pa­los de la rue­da que pu­so la ne­fas­ta ad­mi­nis­tra­ción an­te­rior. Pe­ro eso va a to­mar al­go de tiem­po. Por aho­ra va muy bien, por­que es­tá ge­ne­ran­do con­fian­za y re­es­truc­tu­ra­ron la deu­da, por pri­me­ra vez de una for­ma pro­li­ja y or­de­na­da. Pe­ro to­da­vía no co­mien­za el cam­bio es­truc­tu­ral en Ar­gen­ti­na, por ejemplo, hay que afron­tar una re­for­ma la­bo­ral, ver el te­ma fis­cal.

Al­gu­nas de las me­di­das que im­pul­sa la ad­mi­nis­tra­ción de Ma­cri son im­po­pu­la­res, ¿ve ries­gos a ni­vel so­cial?

—Yo eso no lo veo co­mo un ries­go, es más bien una reali­dad. Ca­da país tie­ne su reali­dad so­cio­po­lí­ti­ca y hay que en­ten­der­la. Hay cier­tos paí­ses don­de los sin­di­ca­tos tie­ne un ma­yor ni­vel de ac­ti­vi­dad, ejemplo de eso es Ale­ma­nia, Fran- cia, Ita­lia y Ar­gen­ti­na. Pe­ro en Ca­na­dá la ac­ti­vi­dad sin­di­cal es muy li­mi­ta­da o ca­si nu­la. En­ton­ces, hay que en­ten­der que esa es una reali­dad de es­truc­tu­ra po­lí­ti­ca-eco­nó­mi­ca que va a es­tar siem­pre pre­sen­te en Ar­gen­ti­na. No se tra­ta de un ries­go, sino de una eva­lua­ción prag­má­ti­ca de una reali­dad con la cual hay que co­exis­tir. Ba­jo esa con­si­de­ra­ción, a lo que de­be­ría as­pi­rar el país es a una me­jor ca­li­dad de la di­ri­gen­cia sin­di­cal, pa­ra que to­dos se be­ne­fi­cien, no so­lo un gru­po.

¿Cuá­les son las opor­tu­ni­da­des pun­tua­les pa­ra Chi­le en Ar­gen­ti­na?

—Los cam­bios en Ar­gen­ti­na van a ser es­pe­cial­men­te bue­nos pa­ra el sec­tor pri­va­do chi­leno. Si re­bo­bi­na­mos la cin­ta una dé­ca­da pa­ra atrás era cla­ro que ha­bía mu­cho in­te­rés, hu­bo mu­cha in­ver­sión di­rec­ta de ca­pi­ta­les chi­le­nos en sec­to­res cla­ves en Ar­gen­ti­na.

En el cam­bio es­truc­tu­ral es don­de es­tá la opor­tu­ni­dad pa­ra Chi­le, de una in­te­gra­ción ener­gé­ti­ca bi­la­te­ral, del sec­tor fo­res­tal, en el apro­ve­cha­mien­to del po­der agroin­dus­trial que tie­nen los ar­gen­ti­nos.

Es­te sec­tor ha su­fri­do de una car­ga im­po­si­ti­va muy gran­de, mien­tras que el res­to del mun­do se de­di­ca­ba a sub­si­diar a los agrí­co­las. Cuan­do se eli­mi­ne esa car­ga im­po­si­ti­va se es­ta­rá acei­tan­do una ma­qui­na­ria que va a ge­ne­rar es­ta­bi­li­dad e in­gre­so de di­vi­sas pa­ra to­da la re­gión.

¿Có­mo eva­lúa la si­tua­ción de Bra­sil?

—El cam­bio en Bra­sil es en­dó­geno, es la pro­pia gen­te la que lo bus­có. Ellos le es­tán di­cien­do que no a las ma­las prácticas, a la co­rrup­ción. El sis­te­ma ju­di­cial ha fun­cio­na­do de ma­ne­ra muy ra­di­cal pe­ro po­si­ti­va, así lo de­mues­tra el que ha­yan si­do pro­ce­sa­dos lí­de­res del sec­tor pú­bli­co y pri­va­do.

Bra­sil es un país de­mo­crá­ti­co y res­pe­tuo­so de sus pro­ce­sos, así que to­do el jui­cio po­lí­ti­co ha si­do muy or­de­na­do. Lo que te­ne­mos aho­ra es un go­bierno in­te­ri­no y el es­ce­na­rio ba­se so­bre el que to­dos es­ta­mos tra­ba­jan­do es que en seis me­ses se ha­ga efec­ti­vo el jui­cio po­lí­ti­co con­tra Dil­ma Rous­seff. Si es así, el go­bierno in­te­ri­no pa­sa a ser uno de tran­si­ción, ya efec­ti­vo por dos años, pe­rio­do en el que ve­re­mos cam­bios de na­tu­ra­le­za es­truc­tu­ral.

¿Cuán­do los anun­cios y me­di­das de Mi­chel Te­mer po­drían im­pac­tar las ex­pec­ta­ti­vas de Bra­sil?

—Hay que ser pa­cien­tes. El cam­bio no va a pa­sar de la no­che a la ma­ña­na. Si se or­de­na­se a Ve­ne­zue­la, des­de el pun­to de vis­ta po­lí­ti­co e ins­ti­tu­cio­nal, po­dría­mos ver un boom por­que el país tie­ne re­cur­sos, pe­ro Bra­sil es una economía in­te­gra­da, mu­cho más com­ple­ja. De to­das ma­ne­ras, el ajus­te ma­cro­eco­nó­mi­co ya co­men­zó. Las cuen­tas ex­ter­nas co­mien­zan a me­jo­rar; de he­cho su dé­fi­cit de cuen­ta co­rrien­te es uno de los más ba­jos de la re­gión. En dé­fi­cit fis­cal em­pie­za a mos­trar se­ña­les tí­mi­das de re­cu­pe­ra­ción, mien­tras que la in­fla­ción va a co­men­zar a ba­jar y pro­ba­ble­men­te va a lle­gar a un ni­vel de 7% es­te año y cer­cano al 5,5% el que vie­ne. Pe­ro la con­fian­za va a lle­gar cuan­do se vea a un go­bierno só­li­do en el po­der, que no es in­te­ri­no, y con una po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca que al­can­ce cier­ta con­ti­nui­dad.

En es­te ca­so, ¿cuá­les son las opor­tu­ni­da­des pa­ra Chi­le?

—Es­te es el mo­men­to pa­ra es­tar en Bra­sil, pa­ra es­tu­diar los sec­to­res y las em­pre­sas. Es el mo­men­to pa­ra unir in­fra­es­truc­tu­ra de trans­por­te en­tre el Atlán­ti­co y el Pa­cí­fi­co, por­que si Chi­le no se apu­ra lo va a ha- cer Pe­rú. Hay pro­yec­tos via­les de co­nec­tar los dos océa­nos, por un la­do te­ne­mos a Pa­na­má, que am­plía su ca­nal y co­mien­za a cons­truir la ter­ce­ra vía el mes que vie­ne, pe­ro en el sur pue­de dar­se a tra­vés de trans­por­te te­rres­tre.

Con to­do, ¿có­mo ve la si­tua­ción de la re­gión en su con­jun­to?

—Hay un cam­bio es­truc­tu­ral en el ve­cin­da­rio, un cam­bio de ré­gi­men po­lí­ti­co en La­ti­noa­mé­ri­ca. Lo vi­mos con el acer­ca­mien­to que ha te­ni­do EEUU con Cu­ba, en las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias en Ve­ne­zue­la y muy cla­ra­men­te con lo que pa­sa en Bra­sil y Ar­gen­ti­na. Con muy po­ca ex­cep­ción, Amé­ri­ca La­ti­na es vis­ta des­de fue­ra co­mo una opor­tu­ni­dad y don­de se de­ben en­ten­der las po­lí­ti­cas de go­bierno más que un a lí­der en par­ti­cu­lar.

Po­de­mos has­ta lle­gar a pen­sar que el Mer­co­sur pue­de ser re­de­fi­ni­do pa­ra que sea un blo­que más prag­má­ti­co; me­nos pro­tec­cio­nis­ta y más in­te­gra­dor.

¿Có­mo si­túa a Chi­le en es­te nue­vo con­tex­to la­ti­noa­me­ri­cano?

—Chi­le se va a be­ne­fi­ciar de un ve­cin­da­rio más or­de­na­do. Us­te­des tie­ne una economía in­te­gra­da y cuen­tan con la es­truc­tu­ra eco­nó­mi­ca que les per­mi­te se­guir in­te­grán­do­se a los paí­ses que se lo per­mi­tan. Tie­nen una opor­tu­ni­dad fa­bu­lo­sa en el nue­vo ci­clo eco­nó­mi­co mun­dial, por­que es­tán in­te­gra­dos al Pa­cí­fi­co, a Norte Amé­ri­ca y gra­dual­men­te más in­te­gra­do a los paí­ses más im­por­tan­tes de Su­da­mé­ri­ca en tér­mi­nos de ta­ma­ño. En es­te es­ce­na­rio, el desafío pa­ra Chi­le se­rá la com­pe­ti­ti­vi­dad, no so­lo abrir mer­ca­do, por­que ya no tie­nen que con­ven­cer a na­die so­bre lo abier­to de su economía y su po­lí­ti­ca in­te­gra­cio­nis­ta. Chi­le pue­de te­ner ta­sas de cre­ci­mien­to más ele­va­das y de­pen­der me­nos del co­bre.

OPOR­TU­NI­DA­DES “Los cam­bios en Ar­gen­ti­na van a ser es­pe­cial­men­te bue­nos pa­ra el sec­tor pri­va­do chi­leno”.

BRA­SIL “La con­fian­za lle­ga­rá cuan­do se vea a un go­bierno só­li­do en el po­der, no in­te­ri­no, y una po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca de con­ti­nui­dad”.

BRA­SIL Y CHI­LE “Es el mo­men­to pa­ra unir in­fra­es­truc­tu­ra de trans­por­te en­tre el Atlán­ti­co y el Pa­cí­fi­co. Si Chi­le no se apu­ra lo ha­rá Pe­rú”.

DESAFÍOS PA­RA CHI­LE “Chi­le pue­de te­ner ta­sas de cre­ci­mien­to más ele­va­das y de­pen­der me­nos del co­bre”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.