Ciu­da­des mi­ne­ras

Pulso - - Opinion -

La mi­ne­ría se di­fe­ren­cia de otras ac­ti­vi­da­des por su ca­rác­ter esen­cial­men­te lo­ca­li­za­do. La ma­yor par­te del va­lor agre­ga­do se ob­tie­ne en la pro­xi­mi­dad de los ya­ci­mien­tos y las ciu­da­des mi­ne­ras pa­de­cen sus prin­ci­pa­les ex­ter­na­li­da­des ne­ga­ti­vas, me­dioam­bien­ta­les o de otro ti­po. Asi­mis­mo, de­bi­do a la cre­cien­te sub­con­tra­ta­ción y la ex­ten­sión de los sis­te­mas de con­mu­ta­ción a lar­ga dis­tan­cia, es dis­cu­ti­ble que es­tas ciu­da­des se es­tén be­ne­fi­cian­do de las ex­ter­na­li­da­des po­si­ti­vas de la mi­ne­ría, ya que la ma­yo­ría de los ser­vi­cios a la mi­ne­ría se pres­tan des­de San­tia­go. Es­ta du­da afec­ta es­pe­cial­men­te a las ex­ter­na­li­da­des que ga­ran­ti­zan su sus­ten­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca a lar­go pla­zo, aque­llas re­la­cio­na­das con la crea­ción de co­no­ci­mien­to. Da­do que las ciu­da­des son los mo­to­res de cre­ci­mien­to de un país y las fuen­tes de don­de sur­ge la in­no­va­ción, es re­le­van­te pre­gun­tar­se qué nos plan­tea el pro­gra­ma Al­ta Ley que aca­ba de pre­sen­tar la Pre­si­den­ta de la Re­pú­bli­ca, co­mo prin­ci­pal guía de la po­lí­ti­ca na­cio­nal de mi­ne­ría, so­bre el pa­pel de las ciu­da­des mi­ne­ras. Es muy po­si­ti­vo que el Go­bierno ha­ya re­co­no­ci­do la ne­ce­si­dad de con­si­de­rar la mi­ne­ría co­mo una pa­lan­ca pa­ra el desa­rro­llo na­cio­nal. Sin em­bar­go, en el pro­gra­ma Al­ta Ley las ciu­da­des mi­ne­ras ocu­pan un lu­gar mar­gi­nal. Nos en­con­tra­mos, de he­cho, an­te una pro­pues­ta po­lí­ti­ca de al­can­ce na­cio­nal que ca­re­ce de un di­se­ño te­rri­to­rial que ar­ti­cu­le la red de pro­duc­ción de la mi­ne­ría den­tro del país y, de es­ta ma­ne­ra, pro­mue­va la ca­pa­ci­dad de in­no­va­ción de las ciu­da­des mi­ne­ras, su com­pe­ti­ti­vi­dad y, en de­fi­ni­ti­va, su desa­rro­llo fu­tu­ro. No tra­tar el desa­rro­llo mi­ne­ro con una pers­pec­ti­va te­rri­to­rial y no ha­cer un real én­fa­sis en la con­ve­nien­cia de po­lí­ti­cas ba­sa­das en el desa­rro­llo de los lu­ga­res mi­ne­ros, es una de las prin­ci­pa­les ca­ren­cias de es­ta pro­pues­ta. Una es­tra­te­gia de desa­rro­llo ba­sa­da en la mi­ne­ría que de­ja en el mar­gen a las ciu­da­des mi­ne­ras ten­de­rá a de­bi­li­tar­las más, con­vir­tién­do­las so­lo en lu­ga­res de ex­trac­ción. En un con­tex­to de caí­da per­sis­ten­te de pre­cios de los mi­ne­ra­les se ma­ni­fies­ta la ur­gen­cia de un nue­vo tra­to en­tre el Go­bierno, las com­pa­ñías mi­ne­ras y las pro­vee­do­ras de ser­vi­cios, que ga­ran­ti­ce una for­ma de desa­rro­llo sus­ten­ta­ble pa­ra ciu­da­des mi­ne­ras.

Mi­guel Atien­za Úbe­da Di­rec­tor De­par­ta­men­to de Eco­no­mía Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca del Nor­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.