5 grá­fi­cos re­fle­jan que si­gue el te­mor en Bra­sil tras el im­peach­ment

Los in­ver­sio­nis­tas cas­ti­ga­ron los prin­ci­pa­les ac­ti­vos del mer­ca­do bra­si­le­ño.

Pulso - - Trader - PAULINA BRESCHI H.

Des­de que la se­ma­na pa­sa­da el Se­na­do de Bra­sil vo­tó a fa­vor de un im­peach­ment, in­ha­bi­li­tan­do a la pre­si­den­ta Dil­ma Rous­seff y de­jan­do al vi­ce­pre­si­den­te Mi­chel Te­mer a car­go, los mer­ca­dos reac­cio­na­ron a la ba­ja tras el fuer­te re­pun­te pre­vio a es­te even­to. Así, a una se­ma­na de su­ce­di­do es­to, in­ver­sio­nis­tas pa­re­cen es­tar cas­ti­gan­do a Bra­sil: el Bo­ves­pa ha vis­to un re­tro­ce­so de 4,99% en una se­ma­na, don­de la ac­ción de la pe­tro­le­ra es­ta­tal en­vuel­ta en el es­cán­da­lo de co­rrup­ción ca­yó 12,59%. De he­cho, an­tes de que se die­ra a co­no­cer el es­cán­da­lo, Pe­tro­bras era la em­pre­sa de ma­yor pe­so en la Bol­sa bra­si­le­ña, hoy es la cuar­ta y re­pre­sen­ta un 7,85%.

Só­lo en ma­yo el Bo­ves­pa re­tro­ce­de 7,03%, de­bi­do a la no­ti­cia da­da a co­no­cer la se­ma­na pa­sa­da con­tra Rous­seff. De to­dos mo­dos, gra­cias al re­pun­te por las ex­pect­ti­vas de cam­bio, en lo que va de 2016 ano­ta una ren­ta­bi­li­dad de 15,65%.

Jun­to con la caí­da del Bo­ves­pa, el real -que tam­bién ha­bía ob­ser­va­do un al­za has­ta an­tes de ma­yo y tam­bién se ha vis­to arras­tra­do por la caí­da de los pre­cios de los com­mo­di­ties- se de­pre­ció 3,16% en una se­ma­na. La di­vi­sa se si­tuó den­tro de las 10 mo­ne­das más de­pre­cia­das del mun­do. Los in­gre­sos de los flu­jos ha­cia los ETF de Bra­sil se es­tan­ca­ron.

Otra mues­tra de la ma­yor per­cep­ción de ries­go es que el ren­di­mien­to de los bo­nos de Bra­sil a 10 años au­men­tó de 12,16% a 12,67% en el mis­mo pe­rio­do, y los Cre­dit De­fault Swap (CDS) a 5 años vie­ron un al­za de 6,87%.

Se­gu­ra­men­te el 1 de enero de 2015 cuan­do la eco­no­mis­ta de pro­fe­sión, Dil­ma Rous­seff, asu­mió su se­gun­do pe­rio­do co­mo pre­si­den­ta de Bra­sil, no di­men­sio­nó el pa­pel que ju­ga­rían en su con­tra los es­cán­da­los de co­rrup­ción. Aun­que hoy se en­cuen­tra so­me­ti­da a un jui­cio po­lí­ti­co por ha­ber mal­ver­sa­do las cuen­tas pú­bli­cas del Go­bierno, se­gún ana­lis­tas el rui­do cau­sa­do por el es­cán­da­lo de Pe­tro­bras en­cen­dió las in­ten­cio­nes de que un pro­ce­so de im­peach­ment se con­vir­tie­ra en reali­dad.

La im­po­pu­la­ri­dad de la pre­si­den­ta lle­gó a tal ni­vel que la ex­pec­ta­ti­va de que ese pro­ce­so se con­vir­tie­ra en una reali­dad pro­vo­có un rally en el Bo­ves­pa, que has­ta an­tes de ma­yo ha­bía cre­ci­do 24,36% en 2016. Sin em­bar­go, aho­ra que se con­cre­tó la no­ti­cia, no pa­re­ce ser igual.

“Cla­ra­men­te lue­go de ha­ber cre­ci­do cer­ca de 25% y con un im­peach­ment en ca­mino, era de es­pe­rar­se que los mer­ca­dos re­tro­ce­die­ran. Sien­to que ha­bía un ex­ce­so de op­ti­mis­mo al res­pec­to, por lo que la po­si­ción más se­gu­ra era man­te­ner cau­te­la. La in­cer­ti­dum­bre tan­to po­lí­ti­ca co­mo eco­nó­mi­ca que vi­ve el país ha gol­pea­do du­ra­men­te la con­fian­za del in­ver­sio­nis­ta lo­cal”, di­jo Ja­mes Gul­brand­sen so­cio de la fir­ma NCH Ca­pi­tal, ex­per­to

Pe­tro­bras emi­tió bo­nos por US$6.750 mi­llo­nes en el re­torno a los mer­ca­dos glo­ba­les de deu­da.

en in­ver­sio­nes en La­ti­noa­mé­ri­ca.

En lo mis­mo coin­ci­de Ni­cho­las Spi­ro, so­cio de Lau­res­sa Ad­vi­sory. “Nun­ca se es­pe­ró que el pro­ce­so de im­peach­ment fue­ra or­de­na­do. La me­jo­ra que hu­bo en el sen­ti­mien­to de in­ver­sión ha­cia Bra­sil y que pro­vo­có el rally se en­cen­dió gra­cias a una si­tua­ción emo­cio­nal re­la­cio­na­da a la sa­li­da de Dil­ma, pe­ro nun­ca pa­re­ció lo su­fi­cien­te­men­te con­vin­cen­te”, ex­pli­ca.

Con el re­tro­ce­so vis­to en la úl­ti­ma se­ma­na la du­da aho­ra es si que­da o no es­pa­cio pa­ra una re­cu­pe­ra­ción. Se­gún los ana­lis­tas has­ta que no se re­suel­va del to­do el pro­ce­so de im­peach­ment, que du­ra­rá al me­nos seis me­ses más, la me­jor po­si­ción es te­ner cau­te­la y no de­jar­se lle­var por el op­ti­mis­mo. Además, pe­se a que el Go­bierno anun­cio nue­vas me­di­das eco­nó­mi­cas, aún per­sis­ten du­das res­pec­to a la efec­ti­vi­dad y la con­ti­nui­dad de las mis­mas. Sin em­bar­go, al­gu­nos to­da­vía ven un pe­que­ño es­pa­cio de re­cu­pe­ra­ción en los mer­ca­dos de ese país.

“Pe­se a to­do las ac­cio­nes bra­si­le­ñas tu­vie­ron un ex­ce­len­te co­mien­zo de año. Y aun­que he­mos vis­to un re­tro­ce­so es­ta se­ma­na, co­mo el pro­ce­so de im­peach­ment du­ra cer­ca de seis me­ses, de con­ti­nuar en es­te ca­mino, pro­ba­ble­men­te ha­brá es­pa­cio pa­ra ver otro im­pul­so en las ac­cio­nes bra­si­le­ñas, aun­que el im­pac­to se­gu­ra­men­te se­rá me­nor a lo que se vio des­de prin­ci­pios de enero has­ta fi­nes de abril”, con­sig­na Gul­brand­sen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.