De­vo­to: “Se­ría un error agre­gar un im­pues­to a los ali­men­tos”

Pulso - - Portada - SO­FÍA ERRÁZURIZ

Li­ma, Pe­rú.— La ca­pi­tal pe­rua­na fue el es­ce­na­rio de un fo­ro or­ga­ni­za­do por Nestlé, el go­bierno de Sui­za y la Alian­za del Pa­cí­fi­co pa­ra ana­li­zar la si­tua­ción de em­plea­bi­li­dad en los jó­ve­nes.

El even­to se en­mar­ca den­tro de las preo­cu­pa­cio­nes de Nestlé, que en Chi­le lle­va ade­lan­te pro­gra­mas pa­ra me­jo­rar la em­plea­bi­li­dad ju­ve­nil, seg­men­to en el que el ni­vel de de­socu­pa­ción du­pli­ca al to­tal de la po­bla­ción. En ese mar­co Pa­blo De­vo­to, pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de Nestlé Chi­le, se da tiempo pa­ra co­men­tar otros te­mas co­mo su vi­sión so­bre la in­mi­nen­te en­tra­da en vi­gen­cia de la Ley de Eti­que­ta­do y un even­tual au­men­to de im­pues­tos pa­ra la in­dus­tria, co­mo se­gun­da eta­pa de la nor­ma­ti­va.

Ha­ce un par de días el ge­ren­te ge­ne­ral de CCU, alu­dió a ru­mo­res so­bre que la Ley de Eti­que­ta­dos era el pri­mer pa­so pa­ra gra­bar pro­duc­tos con azú­car. ¿Qué le pa­re­ce?

—A mí no me cons­ta, pe­ro yo creo que se­ría un error agre­gar es­te im­pues­to en es­te mo­men­to a la in­dus­tria de ali­men­tos. El Go­bierno sa­be que no­so­tros no es­ta­mos de acuer­do, ob­via­men­te que si nos in­vi­tan a ser par­te de la dis­cu­sión y de he­cho, ya ha ha­bi­do po­si­cio­nes en dis­tin­tos es­ta­men­tos del Go­bierno de que es­to no co­la­bo­ra, no ayu­da y sir­ve.

¿Có­mo les afec­ta­ría una me­di­da co­mo esa?

—Al fi­nal del día lo que ha pa­sa­do en otros paí­ses de­mues- tran que es­to no lo­gra nin­gún re­sul­ta­do. Mé­xi­co tu­vo un im­pues­to a las be­bi­das ga­seo­sas ha­ce dos años y au­men­tó el con­su­mo en el úl­ti­mo año. Eso no ge­ne­ra un cam­bio de há­bi­to. Don­de real­men­te hay que en­fo­car­se es en la edu­ca­ción, la ac­ti­vi­dad fí­si­ca, edu­ca­ción nu­tri­cio­nal y ha­cer bue­nos pro­duc­tos. Esa es nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad. No­so­tros, por ejem­plo, te­ne­mos una ini­cia­ti­va que se lla­ma Ni­ños Sa­lu­da­bles y ca­pa­ci­ta­mos a los pro­fe­so­res pa­ra que le en­se­ñen a los ni­ños a co­mer bien. Tra­ta­mos de que las in­for­ma­cio­nes de nues­tros pro­duc­tos sean cla­ras, tan­to en ca­li­dad de los nu­trien­tes co­mo en las por­cio­nes que su­ge­ri­mos.

La aso­cia­ción de Pro­vee­do­res acu­só a las ca­de­nas de su­per­mer­ca­dos de lan­zar ofer­tas pa­ra ago­tar el stock de ali­men­tos sin eti­que­ta­do, tras­pa­san­do los cos­tos a ellos. ¿Qué les pa­re­ce?

—So­mos muy res­pe­tuo­sos de cum­plir la le­gis­la­ción vi­gen­te y és­ta di­ce que te­ne­mos que in­cor­po­rar es­tos avi­sos en nues­tros pro­duc­tos y así lo es­ta­mos ha­cien­do. Ca­da em­pre­sa tie­ne una si­tua­ción en fun­ción de los pro­duc­tos de stock que tie­ne en el mer­ca­do y es muy di­fí­cil que por ar­te de ma­gia en un día to­dos los pro­duc­tos en 200 mil pun­tos de ven­tas ten­gan las ca­rá­tu­las. Cuan­do uno va con­tra el sen­ti­do co­mún te­ne­mos es­tos pro­ble­mas. Ha si­do una pe­na, por­que la in­dus­tria en nin­gún mi­nu­to pi­dió una pro­rro­ga, sino que des­de que se apro­bó el re­gla­men­to no­so­tros es­tá­ba­mos cla­ros que a par­tir de ese día no­so­tros de­bía­mos fa­bri- car los pro­duc­tos con ese se­llo, lo que des­pués cam­bió es que ese no era el día de fa­bri­ca­ción, sino que era el día en la gón­do­la y esas co­sas son di­fí­ci­les de ma­ne­jar. La­men­ta­ble­men­te es­te cam­bio ge­ne­ró un pro­ble­ma que ob­via­men­te va a te­ner un im­pac­to en los cos­tos de la em­pre­sa y ge­ne­ra to­da es­ta ten­sión que no co­la­bo­ra, pe­ro va a pa­sar rá­pi­do

¿Cuál es el pa­pel de las trans­na­cio­na­les en el desa­rro­llo del con­ti­nen­te, a pro­pó­si­to del te­ma cen­tral del fo­ro?

—Es­ta ini­cia­ti­va es un ejem­plo. Sur­gió en Eu­ro­pa en el 2013, em­pe­zó a to­mar vo­lu­men en el 2014 y el 2015 lle­ga a Amé­ri­ca La­ti­na. Hoy ya es­ta­mos or­ga­ni­zan­do es­te pri­mer fo­ro, in­vi­tan­do a los go- bier­nos y em­pre­sas en el mar­co de la Alian­za del Pa­cí­fi­co con más de 200 jó­ve­nes que han ve­ni­do de los cin­co paí­ses –Colombia, Pe­rú, Chi­le, Mé­xi­co y Bo­li­via-. Es­ta par­ti­ci­pa­ción glo­bal per­mi­te el po­der trans­mi­tir e ir pa­san­do es­tas ex­pe­rien­cias de un país a otro.

En re­la­ción con su preo­cu­pa­ción por el al­to des­em­pleo ju­ve­nil: ¿Por qué creen que se da ese fe­nó­meno en la re­gión?

—En ge­ne­ral en to­dos los paí­ses del mun­do la ta­sa de des­em­pleo ju­ve­nil es más al­ta, por­que ge­ne­ral­men­te se da el he­cho de que cuan­do em­pie­za a per­der em­pleo, los úl­ti­mos que en­tra­ron son los pri­me­ros en sa­lir. Siem­pre se man­tie­nen los de más an­ti­güe­dad. Son los que les cues­ta en­con­trar em­pleo por­que no tie­nen ex­pe­rien­cia o no han te­ni­do su­fi­cien­te tiempo en el mer­ca­do la­bo­ral los que tie­nen ma­yo­res pro­ble­mas.

PO­SI­BLE IM­PUES­TO “Al fi­nal del día, lo que ha pa­sa­do en otros paí­ses mues­tra que es­to no tie­ne re­sul­ta­do”

DES­EM­PLEO JU­VE­NIL “En ge­ne­ral, en to­dos los paí­ses del mun­do la ta­sa de des­em­pleo ju­ve­nil es más al­ta”

¿Cuál es el com­pro­mi­so de par­te de las em­pre­sas de in­ten­tar in­te­grar es­te con­cep­to de em­plea­bi­li­dad ju­ve­nil?

—Me pa­re­ce que es un muy buen ám­bi­to es­ta ini­cia­ti­va por los jó­ve­nes que es­tá ini­cia­da y li­de­ra­da por Nestlé, pe­ro oja­lá que mu­chas em­pre­sas la acom­pa­ñen. Y mu­chas em­pre­sas se­gu­ra­men­te es­tán lle­ván­do­lo a ca­bo, en­ten­dien­do la ne­ce­si­dad de ge­ne­rar opor­tu­ni­dad de em­pleo a los más jó­ve­nes y de com­bi­nar la edu­ca­ción y el tra­ba­jo, y no se­pa­rar­lo.

COM­PRO­MI­SO DE NESTLÉ “Es im­por­tan­te co­mo em­pre­sa te­ner la op­ción de ge­ne­rar más em­pleo en jó­ve­nes”

¿Có­mo de­be­ría ser el rol de la edu­ca­ción en es­te te­ma?

—Hay ca­sos muy bue­nos co­mo el de Sui­za, Ale­ma­nia y Aus­tria. Ahí es­te es un fe­nó­meno cul­tu­ral de mu­chos años don­de son paí­ses que las pro­fe­sio­nes se fue­ron trans­mi­tien­do de pa­dres a hi­jos, lo que hi­zo que la em­pre­sa asu­mie­ra el rol de edu­car pa­ra el tra­ba­jo. En el ca­so de Sui­za, el Es­ta­do tie­ne la edu­ca­ción dual, don­de em­pie­za a ca­pa­ci­tar a los jó­ve­nes pa­ra el mun­do del em­pleo. En­ton­ces en el ám­bi­to don­de se apren­de es en la em­pre­sa o en el tra­ba­jo y no tan­to en un au­la. Es un cam­bio fuer­te y un desafío que te­ne­mos co­mo em­pre­sa y Es­ta­do de apro­ve­char esas ex­pe­rien­cia y ver de que ma­ne­ra se pue­de re­pli­car en más paí­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.