¿El la­do de la ofer­ta, la de­man­da o la in­no­va­ción?, por Ed­mund S. Phelps

Pro­veer más de los mis­mos bie­nes nun­ca “crea su pro­pia de­man­da”, co­mo pen­sa­ba Key­nes, pe­ro en­tre­gar nue­vos bie­nes sí pue­de.

Pulso - - Portada - ED­MUND S. PHELPS El au­tor es Pre­mio No­bel de Eco­no­mía 2006 y di­rec­tor del Cen­tro de Ca­pi­ta­lis­mo y So­cie­dad Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia. Copy­right: Pro­ject Syn­di­ca­te, 2016.

SE HA VUEL­TO im­po­si­ble ne­gar el lla­ma­do es­tan­ca­mien­to se­cu­lar que afec­ta a las eco­no­mías desa­rro­lla­das: la ri­que­za se es­tá amon­to­nan­do, pe­ro los sa­la­rios reales ape­nas es­tán su­bien­do y la par­ti­ci­pa­ción de la fuer­za la­bo­ral ha es­ta­do en una ten­den­cia a la ba­ja. Peor aun, los po­lí­ti­cos no tie­nen una idea plau­si­ble acer­ca de qué se pue­de ha­cer.

De­trás de es­te es­tan­ca­mien­to es­tá la des­ace­le­ra­ción en el cre­ci­mien­to de la pro­duc­ti­vi­dad des­de 1970. El ma­nan­tial de ta­les avan­ces de pro­duc­ti­vi­dad -la in­no­va­ción en­dé­mi­ca- se ha vis­to fuer­te­men­te atas­ca­do des­de fi­nes de los 60 (prin­ci­pal­men­te en in­dus­trias es­ta­ble­ci­das) y lo fue in­clu­so más has­ta 2005.

Ro­nald Rea­gan y Mar­ga­ret That­cher vie­ron el es­tan­ca­mien­to que es­ta­ba gol­pean­do a las eco­no­mías ha­cia los años 70 des­de el la­do de la ofer­ta. Ellos im­pul­sa­ron re­cor­tes de im­pues­tos a las ga­nan­cias y sa­la­rios pa­ra im­pul­sar la in­ver­sión y el cre­ci­mien­to, con re­sul­ta­dos dis­cu­ti­bles. Pe­ro hoy, con las ta­sas de im­pues­tos mu­cho más ba­jas, re­cor­tes de esa mag­ni­tud se tra­du­ci­rían en enor­mes in­cre­men­tos de los dé­fi- cits fis­ca­les. Y con los ni­ve­les de deu­da ya ele­va­dos y gran­des dé­fi­cits a la vis­ta, ta­les me­di­das por el la­do de la ofer­ta se­rían im­pru­den­tes.

En­ton­ces aho­ra los más bri­llan­tes ven las co­sas des­de el la­do de la de­man­da, usan­do la teo­ría cons­trui­da por John May­nard Key­nes en 1936. Cuan­do la “de­man­da agre­ga­da” -el ni­vel de gas­to real en bie­nes do­més­ti­cos que ho­ga­res, em­pre­sas, go­bierno y com­pra­do­res in­ter­na­cio­na­les es­tán dis­pues­tos a ha­cer- se ubi­ca ba­jo la pro­duc­ción, te­nien­do pleno em­pleo, la pro­duc­ción se li­mi­ta a la de­man­da. Y no ha­brá in­no­va­ción. Pe­ro la con­cep­ción de la eco­no­mía del la­do de la de­man­da es ex­tra­ña. Pa­ra ellos, la de­man­da de in­ver­sión pri­va­da es au­tó­no­ma, go­ber­na­da por fuer­zas que Key­nes ca­li­fi­ca­ba co­mo “es­pí­ri­tu ani­mal”. La de­man­da del con­su­mi­dor es esen­cial­men­te au­tó­no­ma, tam­bién, por­que la par­te co­no­ci­da co­mo “in­du­ci­da” es­tá ata­da a la in­ver­sión au­tó­no­ma a tra­vés de la “pro­pen­sión a con­su­mir”. De ahí que las me­di­das del go­bierno sean la única ma­ne­ra de im­pul­sar el em­pleo y el cre­ci­mien­to cuan­do la de­man­da au­tó­no­ma que­da atrás y se pier­den em­pleos. Es­ta con­cep­ción no cap­ta ni el cre­ci­mien­to ni la re­cu­pe­ra­ción.

En eco­no­mías sa­lu­da­bles, un shock de de­man­da con­trac­ti­va dis­pa­ra dos ti­pos de res­pues­tas pa­ra im­pul­sar la re­cu­pe­ra­ción.

Las adap­ta­cio­nes a opor­tu­ni­da­des emer­gen­tes son un ti­po de res­pues- ta. Cuan­do las em­pre­sas gol­pea­das por una me­nor de­man­da con­traen sus ope­ra­cio­nes, el es­pa­cio que ce­den que­da dis­po­ni­ble pa­ra ser usa­do por em­pre­sa­rios con me­jo­res mo­dos de ad­mi­nis­trar ne­go­cios o con me­jo­res ne­go­cios.

LA OTRA res­pues­ta es la in­no­va­ción en­dó­ge­na, es de­cir, nue­vas ideas que emer­gen de va­rios em­pre­sa­rios. Cuan­do las em­pre­sas gol­pea­das por una me­nor de­man­da de­jan de con­tra­tar por un tiempo, al­gu­nos que se han uni­do a fir­mas es­ta­ble­ci­das usan su si­tua­ción pa­ra so­ñar nue­vos pro­duc­tos o mé­to­dos y or­ga­ni­zar star­tups pa­ra desa­rro­llar­los.

El cre­cien­te nú­me­ro de as­pi­ran­tes a in­no­va­do­res que tra­ba­jan en ga­ra­jes en sus ho­ga­res po­drían pro­du­cir por sí mis­mos al­gu­nos de sus bie­nes de ca­pi­tal. Más im­por­tan­te, la acu­mu­la­ción de nue­vas star­tups gra­dual­men­te ge­ne­ra­rá una cre­cien­te de­man­da por in­ver­sión -in­du­cien­do la de­man­da- y tam­bién el cre­ci­mien­to. Al­gu­nos pue­den du­dar­lo. ¿Pue­den nue­vos pro­duc­tos y mé­to­dos com­por­tar­se bien en el mer­ca­do si la de­man­da es de­fi­cien­te? ¿Pue­de le­van­tar­se ca­pi­tal don­de el in­gre­so es­tá de­pri­mi­do? Las pe­que­ñas em­pre­sas y star­tups siem­pre de­ben lu­char por cré­di­to, y la Gran Re­ce­sión que si­guió a la cri­sis fi­nan­cie­ra de 2008 lo hi­zo más di­fí­cil. Aun así, la re­ce­sión no evi­tó que ta­les em­pre­sas acu­die­ran a bus­car fi­nan­cia­mien­to en Si­li­con Va­lley, Lon­dres y Ber­lín. No es de ex­tra­ñar que Ale­ma­nia, EEUU y Reino Uni­do es­tén más o me­nos re­cu­pe­ra­dos.

Los que apo­yan el la­do de la de­man­da di­cen que la in­no­va­ción so­lo di­fi­cul­ta la re­cu­pe­ra­ción, por­que per­mi­te a las em­pre­sas al­can­zar la de­man­da exis­ten­te con me­nos em­plea­dos. De ahí que lla­man a in­cre­men­tar la in­ver­sión anual del sec­tor pú­bli­co al ni­vel ne­ce­sa­rio pa­ra al­can­zar el pleno em­pleo. Pe­ro tal in­ver­sión en in­fra­es­truc­tu­ra iría mu­cho más allá de lo que ja­más se hu­bie­ra he­cho si se hu­bie­ra de­ja­do que la eco­no­mía re­cu­pe­ra­ra un al­to ni­vel de em­pleo a tra­vés de la ac­ti­vi­dad adap­ta­ti­va e in­no­va­do­ra. De he­cho, tal in­ver­sión es cos­to­sa más allá del gas­to por­que evi­ta la adap­ta­ción e in­no­va­ción que ha­bría traí­do ma­yor em­pleo y cre­ci­mien­to más rá­pi­do.

Más aun, mien­tras la in­no­va­ción oc­ci­den­tal si­gue con­fi­na­da, un com­pro­mi­so del la­do de la de­man­da ha­cia un gran y sos­te­ni­do flu­jo de in­ver­sión en in­fra­es­truc­tu­ra -y, asi­mis­mo, un com­pro­mi­so del la­do de la de­man­da a un flu­jo si­mi­lar de in­ver­sión pri­va­da- de­be traer re­tor­nos de­cre­cien­tes has­ta que, inevi­ta­ble­men­te, la eco­no­mía al­can­ce su es­ta­do ca­si es­ta­cio­na­rio. Pro­veer más de los mis­mos bie­nes nun­ca “crea su pro­pia de­man­da”, co­mo pen­sa­ba Key­nes. Pe­ro en­tre­gar nue­vos bie­nes sí lo pue­de ha­cer. Son los im­pe­di­men­tos a la adap­ta­ción e in­no­va­ción -no la aus­te­ri­dad fis­ca­llo que es­tá cau­san­do nues­tro es­tan­ca­mien­to. Y so­lo un re­no­va­do di­na­mis­mo -no la irres­pon­sa­bi­li­dad fis­cal- ofre­ce al­gu­na es­pe­ran­za de una sa­li­da du­ra­de­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.