“Cuan­do me di­cen ‘fal­tó un anun­cio’, ¿qué co­sa es? ¿Aban­do­nar las con­vic­cio­nes de es­te Go­bierno? Eso es irreal”

—Re­fu­ta las crí­ti­cas del sec­tor pri­va­do: “Cuan­do me di­cen ‘fal­tó un anun­cio’, ¿qué co­sa es? ¿Aban­do­nar las con­vic­cio­nes que tie­ne es­te Go­bierno? Eso es irreal”. —Se­ña­la que “siem­pre hay que tra­ba­jar pa­ra tra­tar que la coa­li­ción de uno si­ga go­ber­nan­do, per

Pulso - - Portada - Una en­tre­vis­ta de J.P. PA­LA­CIOS / M. LEI­VA

El mi­nis­tro de Ha­cien­da, Rodrigo Val­dés, desem­pe­ñó un rol cla­ve en el di­se­ño de es­te pe­núl­ti­mo dis­cur­so del 21 de ma­yo de la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let. Cla­ro, por­que el men­sa­je es­tu­vo mar­ca­do por el én­fa­sis en for­ta­le­cer el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y la ne­ce­si­dad de avan­zar en un pac­to en esa lí­nea. Tras estar pre­sen­te en la cuen­ta anual an­te el Con­gre­so pleno y lue­go acom­pa­ñar a la man­da­ta­ria al ac­to de ho­me­na­je de las glo­rias na­va­les en Val­pa­raí­so, Val­dés con­ce­dió es­ta en­tre­vis­ta a PUL­SO, don­de ate­rri­zó los ejes del men­sa­je.

Los em­pre­sa­rios echa­ron de me­nos que en el men­sa­je pre­si­den­cial no hu­bie­se me­di­das con­cre­tas pa­ra im­pul­sar el cre­ci­mien­to.

—El dis­cur­so po­ne muy en el cen­tro de la agen­da el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Eso es im­por­tan­te por­que la óp­ti­ca del cre­ci­mien­to em­pie­za a do­mi­nar las otras dis­cu­sio­nes. Hay anun­cios re­le­van­tes, tan­to es­pe­cí­fi­cos co­mo en te­mas de prin­ci­pios. Es­to de es­pe­rar la ‘anun­ci­tis’ o los ‘pa­que­ta­zos’ no es la for­ma en que ope­ran los go­bier­nos se­rios que tie­nen con­vic­ción res­pec­to de lo que es­tán ha­cien­do. Te­ne­mos una agen­da muy am­plia de pro­duc­ti­vi­dad, que in­clu­so la CPC nos ha ayu­da­do a ar­mar, y lo que co­rres­pon­de aho­ra es lle­var­la a ca­bo. De he­cho, hu­bo va­rios anun­cios li­ga­dos a la agen­da de la Co­mi­sión Na­cio­nal de Pro­duc­ti­vi­dad y de la pro­pia CPC, en ma­te­rias hí­dri­cas, en in­fra­es­truc­tu­ra y re­la­cio­nes de pro­duc­ti­vi­dad. Al fi­nal, lo que te­ne- mos que ha­cer es im­ple­men­tar bien las co­sas que es­ta­mos le­gis­lan­do hoy. Uno no pue­de un día cri­ti­car que el Go­bierno ha­ce mu­chas co­sas y al día si­guien­te de­cir que la Pre­si­den­ta de­bie­ra ha­ber anun­cia­do más co­sas.

¿O sea que con las me­di­das que es­tán so­bre la me­sa es su­fi­cien­te pa­ra que el país se re­cu­pe­re en el cor­to pla­zo?

—Los paí­ses co­mo el nues­tro tie­nen, pri­me­ro, po­lí­ti­cas ma­cro­eco­nó­mi­cas que son las que se des­plie­gan pa­ra los ci­clos eco­nó­mi­cos. Esas es­tán des­ple­ga­das por com­ple­to: la política mo­ne­ta­ria, la política fis­cal, el ti­po de cam­bio, la ca­pa­ci­dad del sis­te­ma fi­nan­cie­ro pa­ra pres­tar. Es­tá to­do ya pues­to so­bre la me­sa pa­ra que el país pue­da cre­cer más. Te­ne­mos un shock ex­terno fuer­te que tam­po­co pue­de ha­cer­se des­apa­re­cer. Las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas lo que ha­cen es mo­de­rar los efec­tos de ese shock. Tam­bién es­tá el te­ma de la ca­pa­ci­dad de cre­ci­mien­to de la eco­no­mía. Ahí te­ne­mos la agen­da de pro­duc­ti­vi­dad, que es una cues­tión cen­tral, y los te­mas de con­fian­za. En am­bas co­sas el dis­cur­so es bien cla­ro. La agen­da de pro­duc­ti­vi­dad con­ti­núa, va avan­zan­do bien. En te­mas de con­fian­za, fue muy im­por­tan­te que el dis­cur­so ha­ya pues­to el cre­ci­mien­to en el cen­tro. La Pre­si­den­ta in­vi­ta a to­dos a jun­tar­se en prin­ci­pios, en eso ha­bló de pro­pie­dad pri­va­da. Al fi­nal, cuan­do me di­cen ‘fal­tó un anun­cio’, o se di­ce que ‘pa­ra cre­cer se ne­ce­si­ta más’, ¿ qué co­sa es? ¿Aban­do­nar las con­vic­cio­nes que tie­ne es­te Go­bierno? Al­gu­na vez di­je, eso es irreal.

La Pre­si­den­ta di­jo que aquí no se es­tá par­tien­do de la na­da, sino que a par­tir de una obra de go­bier­nos an­te­rio­res. ¿Ese es un én­fa­sis en el fin de la re­tro­ex­ca­va­do­ra?

—Es re­co­no­cer muy pro­fun­da­men­te que el Chi­le que te­ne­mos es bas­tan­te me­jor, aun­que fal­ta mu­cho. Acá hay al­go de per­cep­cio­nes. No por­que ten­ga­mos un buen país uno no quie­re as­pi­rar a más. La Pre­si­den­ta cuan­do di­ce ‘es­ta­mos cons­tru­yen­do so­bre lo que te­ne­mos’, es­tá el te­ma de que te­ne­mos ins­ti­tu­cio­nes que fun­cio­nan. Ha ha­bi­do es­cán­da­los im­por­tan­tes en te­mas de mer­ca­dos y política, y las ins­ti­tu­cio­nes han fun­cio­na­do. Que la jus­ti­cia, que el TDLC y la Fis­ca­lía Na­cio­nal Eco­nó­mi­ca fun­cio­nen, son co­sas que nos mues­tran que el país ha avan­za­do mu­cho en los úl­ti­mos años. Res­pec­to del cons­truir so­bre lo que ya es­tá he­cho, es bien ob­vio que en los úl­ti­mos 25 ó 30 años han si­do años muy bue­nos pa­ra Chi­le. Eso te­ne­mos que cui­dar­lo. La Pre­si­den­ta cuan­do ha­bla que el po­pu­lis­mo no es una al­ter­na­ti­va, esa es una se­ñal evi­den­te pa­ra las per­so­nas que es­tán den­tro del Go­bierno. Co­mo se ins­ta­la­ron cier­tas du­das en los úl­ti­mos me­ses, fue bueno re­afir­mar es­te te­ma en el dis­cur­so.

¿El te­ma de la pro­pie­dad pri­va­da que abor­dó la Pre­si­den­ta en su dis­cur­so era pa­ra des­pe­jar esas du­das que aún per­sis­ten y que afec­tan la con­fian­za?

—Hay una gran dis­cu­sión res­pec­to de cuán­to de lo que nos pa­sa es un pro­ble­ma de con­fian­za, es un pro­ble­ma del es­ce­na­rio ex­terno o un pro­ble­ma es­truc­tu­ral de la eco­no­mía. Es in­co­rrec­to cen­trar to­dos los pro­ble­mas en la con­fian­za, pe­ro sí al­go de ese te­ma exis­te. Por tan­to, es im­por­tan­te des­pe­jar fan­tas­mas. La Pre­si­den­ta, el mi­nis­tro Bur­gos, el mi­nis­tro Ey­za­gui­rre y yo, he­mos ha­bla­do que la pro­pie­dad pri­va­da co­mo con­cep­to es cen­tral pa­ra que una eco­no­mía pue­da fun­cio­nar bien y pue­da cre­cer. Las eco­no­mías que cre­cen bien tie­nen pro­pie­dad pri­va­da bien pro­te­gi­da, pe­ro tam­bién tie­nen otras co­sas. De­bie­se ser muy cla­ro que pa­ra el Go­bierno te­ner un sec­tor pri­va­do y mer­ca­dos que fun­cio­nen, es la ma­ne­ra de que un país crez­ca.

Es cier­to que la Pre­si­den­ta ha­bló del res­pe­to de la pro­pie­dad pri­va­da, pe­ro tam­bién to­có los de­re­chos so­cia­les. ¿Hay una ten­sión evi­den­te en­tre esos dos te­mas?

—Los paí­ses que se desa­rro­llan lo ha­cen con de­re­chos. ¿Qué nos fal­ta pa­ra ser desa­rro­lla­dos? Ser más pro­duc­ti­vos y te­ner me­jo­res opor­tu­ni­da­des pa­ra to­dos. Un me­jor ac­ce­so y que el mé­ri­to sea lo que de­ter­mi­ne gran par­te de lo que la gen­te pue­de lo­grar, y no la suer­te de don­de na­ció. Esas dos co­sas hay que ha­cer­las ca­mi­nar y no tie­nen por qué co­li­sio­nar.

¿El pac­to por el cre­ci­mien­to que anun­ció la Pre­si­den­ta en su dis­cur­so se va a tra­du­cir en un acuer­do mar­co?

—Tie­ne que ver con que to­dos tie­nen que ce­der al­go y to­dos tie­nen que ga­nar al­go. Creo que el atrin­che­ra­mien­to de los ac­to­res so­cia­les, de los par­ti­dos po­lí­ti­cos, no sir­ve pa­ra na­da. El lla­ma­do de la Pre­si­den­ta lo veo en el sen­ti­do de que el cre­ci­mien­to im­por­ta mu­cho. Lo se­gun­do, es que és­te es un país se­rio, que no ha­ce lo­cu­ras, el po­pu­lis­mo es­tá fue­ra. Te­ne­mos que te­ner más con­cer­ta­ción so­cial, te­ne­mos que sen­tar­nos a con­ver­sar. Tam­po­co po­de­mos pen­sar que con las ins­ti­tu­cio­nes, con la for­ma de cre­cer que fue muy exi­to­sa, lo va­mos a po­der re­pli­car por 30 años más. Se han ge­ne­ra­do ten­sio­nes so­cia­les. La Pre­si­den­ta ha­bla de una frac­tu­ra so­cial. Es cues­tión de ver lo que pa­sa en el

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.