Mi­nis­te­rio de Cien­cia: ex­per­tos dis­cre­pan so­bre su real uti­li­dad

Pri­va­dos ex­tra­ñan un plan pa­ra bus­car de ver­dad re­du­cir el dé­fi­cit exis­ten­te en I+D.

Pulso - - En Portada - KATHERINA MARAZA

—La idea de la crea­ción de un mi­nis­te­rio de Cien­cia y Tec­no­lo­gía abrió el de­ba­te so­bre la efec­ti­vi­dad de sus fun­cio­nes y el es­pa­cio que abar­ca­rá pa­ra la pro­mo­ción de es­tas áreas en el país. Mi­ra­das con­tra­pues­tas son las que sur­gen en pri­mer mo­men­to, cuan­do aún no se co­no­cen de­ta­lles del rol que ten­drá la car­te­ra nú­me­ro 24.

Una de las prin­ci­pa­les crí­ti­cas es que el he­cho de con­tar con un mi­nis­te­rio de­di­ca­do a es­ta ma­te­ria no ga­ran­ti­za que se agi­li­za­rá la in­ves­ti­ga­ción o la I+D, pa­ra lo cual se ne­ce­si­ta un com­pro­mi­so fir­me y de­ci­di­do del Es­ta­do.

El se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Aso­cia­ción Chi­le­na de Em­pre­sas de Tec­no­lo­gía de In­for­ma­ción ( AC­TI), Jai­me So­to, ex­pli­ca que hay una se­rie de pa­rá­me­tros in­ter­na­cio­na­les que mues­tran la pre­ca­ria can­ti­dad de lo que se ha­ce hoy en cien­cia y tec­no­lo­gía en Chi­le. “Si que­re­mos ser un país desa­rro­lla­do te­ne­mos que estar de la mano con es­tos te­mas. En la OCDE se in­vier­te en pro­me­dio el 2,4% del PIB en I+D+I (In­ves­ti­ga­ción, desa­rro­llo e in­no­va­ción), en cam­bio en Chi­le no pa­sa de 0,36% a 0,4%. Es un te­ma tre­men­da­men­te com­ple­jo y se re­quie­re que ese in­di­ca­dor cam­bie. Su­pues­ta­men­te es­te mi­nis­te­rio de­bie­ra en­car­gar­se de eso”, se­ña­la.

Un pun­to cla­ve es la re­la­ción con las uni­ver­si­da­des, ad­vier­te So­to. “Hoy el Mi­ne­duc, los fon­dos de Co­nicyt y to­dos los or­ga­nis­mos que es­tán de­trás, es­tán orien­ta­dos a que las uni­ver­si­da­des ha­gan in­ves­ti­ga­ción bá­si­ca, que no tie­ne que ver con una re­la­ción di­rec­ta con el mun­do de los em­pre­sa­rios, con la pro­duc­ti­vi­dad del país. Esa re­la­ción es com­ple­ja por­que el Go­bierno sí ha in­ten­ta­do ha­cer­lo me­dian­te la ley que per­mi­tió que del desa­rro­llo en I+D+I de las em­pre­sas, un Com­pro­mi­so de cam­pa­ña La crea­ción de un mi­nis­te­rio pa­ra la cien­cia y tec­no­lo­gía es un com­pro­mi­so de cam­pa­ña de Ba­che­let. 65% de esa ac­ti­vi­dad -si es que es apro­ba­do por Cor­fo­pue­da ser en­via­do a gas­to y un 35% se de­ri­ve a un cré­di­to fis­cal”, plan­tea.

“So­mos un país sub­de­sa­rro­lla­do y ne­ce­si­ta­mos in­ves­ti­ga­cio­nes que se que­den en Chi­le y que se pa­ten­ten en el país”, aña­de.

Por su par­te el eco­no­mis­ta Ber­nar­do Fon­tai­ne co­men­ta que es in­ge­nuo pen­sar que la crea­ción de un mi­nis­te­rio va a ge­ne­rar más cien­cia y tec­no­lo­gía.

“Oja­lá fue­ra tan fá­cil. Ne­ce­si­ta­mos más fon­dos, más tra­ba­jo man­co­mu­na­do con el sec­tor pri­va­do y ma­yor co­ne­xión de nues­tros cien­tí­fi­cos y cen­tros de cien­cia y tec­no­lo­gía con los cen­tros mun­dia­les”, des­ta­ca.

Agre­ga que un mi­nis­te­rio más só­lo ser­vi­rá pa­ra más “bu­rro­cra­cia”, más com­pa­draz­gos, más fa­vo­res po­lí­ti­cos. “Son ese ti­po de anun­cios que les en­can­tan a los po­lí­ti­cos chi­le­nos: un anun­cio gran­dio­so pe­ro sin sa­bor, co­mo una empanada hue­ca. Los hom­bres de tra­ba­jo sa­be­mos que los pro­ble­mas se arre­glan con es­fuer­zo, crea­ti­vi­dad, tra­ba­jo y pa­cien­cia. No con vo­ci­fe­ran­tes anun­cios”, ex­pli­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.