“Ha­bla de au­men­tar la in­ver­sión, pe­ro vuel­ve a re­pe­tir las mis­mas co­sas, cuan­do és­tas só­lo nos man­tie­nen don­de es­ta­mos: en el 1,5%”

¿Qué le pa­re­ció la se­ñal de que iba a man­te­ner la sen­da de re­duc­ción del dé­fi­cit es­truc­tu­ral de 0,25 pun­tos por año? Tam­bién se ha­bló de ma­yor trans­pa­ren­cia en la ges­tión de los re­cur­sos de las FFAA, ¿a qué de­bie­ra apun­tar?

Pulso - - En Portada - Una en­tre­vis­ta de MI­RIAM LEI­VA P

Aten­to al ter­cer dis­cur­so pre­si­den­cial del 21 de Ma­yo es­tu­vo el eco­no­mis­ta aso­cia­do a Chi­le 21, Luis Eduar­do Es­co­bar.

En ge­ne­ral le gus­tó la alocución, es­pe­cial­men­te el reconocimiento de la Pre­si­den­ta a que Chi­le es un país la­ti­noa­me­ri­cano y mul­ti­cul­tu­ral. “Me pa­re­ció un buen dis­cur­so. En lo for­mal muy bien es­truc­tu­ra­do, con una en­tre­ga gra­ta, y se agra­de­ce que fue­ra com­pa­ra­ti­va­men­te cor­to. En el fon­do, re­fle­jó muy bien lo que el go­bierno quie­re ha­cer y el or­den de los te­mas va fi­jan­do sus prio­ri­da­des. El cie­rre me pa­re­ció muy bueno con el lla­ma­do de cons­truir un país jun­tos, ese ti­po de in­vi­ta­cio­nes son im­por­tan­tes, no es al­go ba­la­dí”.

Pe­ro no es­tu­vo de acuer­do con to­das las me­di­das pro­pues­tas.

Cuan­do la Pre­si­den­ta re­co­no­ce que su Go­bierno no par­tió de la na­da, ¿es el fin de la re­tro­ex­ca­va­do­ra?

—Esa fra­se muy des­afor­tu­na­da es del se­na­dor Quin­ta­na, y nun­ca sen­tí que la Pre­si­den­ta es­tu­vie­ra en esa lí­nea. Si ha­ce­mos una ana­lo­gía con la ca­sa di­ría que ella sien­te que la ca­sa nos que­dó chi­ca y te­ne­mos que agran­dar­nos. Los quin­ta­na quie­ren de­mo­ler y cons­truir una nue­va; la de­re­cha que vi­ve en el li­ving co­me­dor no quie­re que la mo­les­ten los del se­gun­do pi­so; y Ba­che­let quie­re am­pliar­la pa­ra el la­do, ba­jar a los del se­gun­do pi­so y com­par­tir la co­ci­na. En­ton­ces ob­vio que la de­re­cha se preo­cu­pa por­que tie­nen un mon­tón de pri­vi­le­gios inau­di­tos que se re­fle­jan en los ni­ve­les de de­sigual­dad co­mo re­pi­tió va­rias ve­ces en su dis­cur­so, por­que el cre­ci­mien­to por sí mis­mo no re­suel­ve la de­sigual­dad.

¿Pe­ro la ca­sa tam­po­co se pue­de am­pliar sin cre­ci­mien­to?

—Co­rrec­to.

¿En­ton­ces le co­lo­có el én­fa­sis ne­ce­sa­rio a es­te pun­to?

—El fo­co prin­ci­pal es­tu­vo en edu­ca­ción. Se hi­zo car­go del pro­ble­ma de cre­ci­mien­to de cor­to pla­zo al ha­blar del ci­clo del co­bre y lo su­mó al em­pleo. Yo creo que el or­den es­tá equi­vo­ca­do, des­de el pun­to de vis­ta eco­no­mi­cis­ta, pri­me­ro va la in­ver­sión, des­pués el cre­ci­mien­to y eso va a ge­ne­rar em­pleo. Esa li­ga­zón no que­dó bien es­truc­tu­ra­da, por­que si bien ha­bla de au­men­tar la in­ver­sión, vuel­ve a re­pe­tir las mis­mas co­sas co­mo los pro­gra­mas de hos­pi­ta­les, vi­vien­das, em­bal­ses, con­ce­sio­nes, cuan­do és­tas son in­su­fi­cien­tes ya que só­lo nos man­tie­nen don­de es­ta­mos, en el 1,5%.

¿En­ton­ces no tu­vo la ur­gen­cia ne­ce­sa­ria cuan­do es­ta­mos cre­cien­do a só­lo 2%?

—Creo que tra­tó de dar un én­fa­sis, pe­ro la do­sis del re­me­dio fue in­su­fi­cien­te, hay que dar­le un em­pu­jón a la eco­no­mía y si se quie­re cre­cer más se ne­ce­si­ta más in­ver­sión pú­bli­ca y equi­pos más fuer­tes en los mi­nis­te­rios pa­ra ma­te­ria­li­zar­la. Creo que la men­ción fue pa­ra des­pe­jar las du­das en torno a si ella le da­ba im­por­tan­cia al cre­ci­mien­to, fue una ma­ne­ra ele­gan­te de de­cir que no hay re­tro­ex­ca­va­do­ra. Pe­ro si­go sin creer­le lo de los 22 hos­pi­ta­les cuan­do ter­mi­ne el Go­bierno. —Eso es in­com­pa­ti­ble con lo que aca­bo de de­cir. Chi­le tie­ne fi­nan­zas muy or­de­na­das, tan or­de­na­das que im­pi­den el cre­ci­mien­to. To­do eso es­tá bien pe­ro el Es­ta­do in­vier­te por año, tra­di­cio­nal­men­te, un 2,3% del PIB (Pro­duc­to In­terno Bru­to) y lo que se es­tá ha­cien­do al tra­tar de re­du­cir el dé­fi­cit es­truc­tu­ral, es se­guir al mis­mo rit­mo. Lo que yo y otros eco­no­mis­tas es­ta­mos di­cien­do que pa­ra re­im­pul­sar la ac­ti­vi­dad a un 4%, el pa­so ini­cial más gran­de de­be dar­lo el sec­tor pú­bli­co au­men­tan­do en 1 pun­to por­cen­tual más la in­ver­sión, y eso crea­rá con­fian­za en el sec­tor pri­va­do de que hay efec­ti­va­men­te com­pro­mi­so con el cre­ci­mien­to. No po­de­mos agran­dar la ca­sa re­par­tien­do lo mis­mo.

¿Qué co­men­ta­rio le me­re­ce que ha­ya ad­mi­ti­do que la ges­tión ha si­do dé­bil?

—En ese pun­to hay un acuer­do trans­ver­sal tan­to de la gen­te que ha es­ta­do en el go­bierno de la misma Ba­che­let, y de La­gos. To­dos nos da­mos cuen­ta que hay un pro­ble­ma muy se­rio de ca­pa­ci­dad del sec­tor pú­bli­co. La re­for­ma al Es­ta­do es uno de los gran­des te­mas pen­dien­tes.

¿Cons­tru­ye con­fian­za –pa­la­bra tan­tas ve­ces men­cio­na­da- si in­sis­te en te­mas que los em­pre­sa­rios con­si­de­ran ne­ga­ti­vos co­mo la re­for­ma a la Cons­ti­tu­ción?

—Creo que ellos se es­tán po­nien­do el par­che an­tes de la he­ri­da, lo que pa­sa es que a la de­re­cha le gus­ta­ría es­cri­bir la nue­va Cons­ti­tu­ción en el li­ving de Fon­tai­ne (Juan An­drés, en alu­sión al acuer­do de re­for­ma tri­bu­ta­ria) y ella quie­re abrir­la a to­do el mun­do.

¿Qué la pa­re­ció el anun­cio de que in­sis­ti­ría con la AFP es­ta­tal?

—Eso no va a ser­vir pa­ra na­da con las re­glas ac­tua­les; ahí se ge­ne­ra in­cer­ti­dum­bre por­que ha­rá más de lo mis­mo. ¿Pa­ra qué ser­vi­rá una AFP es­ta­tal? No va a cam­biar na­da del sis­te­ma, só­lo sa­ca­rá un po­co de gen­te de las AFP ac­tua­les, pe­ro no cam­bia­rá la ren­ta­bi­li­dad por­que las re­glas de in­ver­sión las fi­ja un co­mi­té, el pro­ble­ma es el sis­te­ma que tie­ne una ta­sa de re­em­pla­zo de me­nos de 40%.

AFP ES­TA­TAL “No cam­bia­rá na­da, só­lo sa­ca­rá un po­co de gen­te de las AFP ac­tua­les, pe­ro no cam­bia­rá la ren­ta­bi­li­dad”.

DU­DAS POR CONS­TI­TU­CIÓN “A la de­re­cha le gus­ta­ría es­cri­bir la nue­va Cons­ti­tu­ción en el li­ving de Fon­tai­ne y ella quie­re abrir­la a to­do el mun­do”.

—Hay que des­ar­mar otro de los nu­dos gor­dia­nos que nos de­jó “don Pino”, que ge­ne­ró un sis­te­ma de to­tal au­to­no­mía fi­nan­cie­ra de las FFAA, de muy po­co con­trol que ha pro­vo­ca­do es­cán­da­los. Par­te del pa­que­te de­be­ría ser cam­biar la Ley re­ser­va­da del co­bre.

¿Echó de me­nos al­gu­na men­ción a la re­for­ma la­bo­ral?

—Ese es un si­len­cio sor­pren­den­te y só­lo re­fle­ja el he­cho de que no hay acuer­do so­bre qué ha­cer, aún no hay una so­lu­ción con la cual es­té sa­tis­fe­cha. Ha­bría si­do ideal que hu­bie­ra di­cho al­go por­que es un te­ma que se de­be des­pe­jar pron­to.

ME­TA DE BA­LAN­CE “Chi­le tie­ne fi­nan­zas muy or­de­na­das, tan or­de­na­das que im­pi­den el cre­ci­mien­to”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.