“El dis­cur­so es­tu­vo de es­pal­da a la reali­dad y a la gran ma­yo­ría que no sin­to­ni­za con las re­for­mas”

—Di­jo que si que­ría reac­ti­var el cre­ci­mien­to, de­bía mos­trar con­vic­ción y es­pa­cio pa­ra la in­ver­sión pri­va­da. —So­bre la Re­for­ma Cons­ti­tu­cio­nal, “más que cri­ti­car a la gen­te que se res­ta de par­ti­ci­par ha­bría que en­ten­der por qué se res­tan”.

Pulso - - En Portada - Una en­tre­vis­ta de CAR­LOS ALONSO M.

EL TONO AFA­BLE y la bús­que­da de acuer­dos pú­bli­co pri­va­do es lo que res­ca­ta la sub­di­rec­to­ra de Li­ber­tad y Desa­rro­llo (LyD) Ro­san­na Cos­ta, del men­sa­je que en­tre­gó la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let. Sin em­bar­go, cuan­do em­pie­za a ana­li­zar más en detalle el dis­cur­so de 21 de Ma­yo, la ex di­rec­to­ra de Pre­su­pues­tos tie­ne una mi­ra­da crí­ti­ca, ya que ase­gu­ra que no se ha­ce car­go de los pro­ble­mas que atra­vie­sa el país.

¿Con qué sen­sa­ción se que­da des­pués de es­cu­char el dis­cur­so de la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let?

—Lo que se res­ca­ta es el tono afa­ble don­de se des­ta­ca el desa­rro­llo de la obra grue­sa del Go­bierno y que bus­ca una alian­za pú­bli­co pri­va­da pa­ra reac­ti­var el cre­ci­mien­to, pe­ro si uno em­pie­za a des­me­nu­zar el con­te­ni­do, lo que se ve es que va de es­pal­da a los pro­ble­mas que ha te­ni­do la obra grue­sa del Go­bierno, su im­ple­men­ta­ción, de es­pal­da al de­te­rio­ro que es­tá mos­tran­do el mer­ca­do la­bo­ral, de es­pal­da a la sen­sa­ción de in­se­gu­ri­dad, por ejem­plo, no men­cio­nó lo que pa­sa en la Arau­ca­nía. El dis­cur­so es­tu­vo de es­pal­da a la reali­dad y a la gran ma­yo­ría que no sin­to­ni­za con las re­for­mas.

Pe­ro hu­bo va­rias men­cio­nes al cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y lla­mó a un pac­to por un cre­ci­mien­to pa­ra que sea sos­te­ni­do en el tiem­po.

—El dis­cur­so si que­ría bus­car una puer­ta y reac­ti­var el cre­ci­mien­to pro­pia­men­te tal, te­nía que mos­trar con­vic­ción, es­pa­cios de que ha­bía cre­di­bi­li­dad en el em­pren­di­mien­to, la in­no­va­ción, en la in­ver­sión pri­va­da. Y si bien en el dis­cur­so, el cre­ci­mien­to ocu­pa una par­te im­por­tan­te de mi­nu­tos, si­gue re­le­ga­do a las alian­zas pú­bli­co-pri­va­das, a lo que se pu­die­ra ha­cer en ba­se a es­tos acuer- dos, pe­ro no en vol­ver a creer en el sec­tor pri­va­do.

¿Le fal­tó con­vic­ción al Go­bierno cuan­do men­cio­na cre­ci­mien­to?

—Sí, por­que el cre­ci­mien­to no es un lis­ta­do de me­di­das, es con­vic­ción de que exis­ten los es­pa­cios de crea­ti­vi­dad del sec­tor pri­va­do, con­fian­za en lo que va ha­cer. Si bien hay un reconocimiento y fra­ses bien va­lio­sas de que sin cre­ci­mien­to no hay desa­rro­llo so­cial, cuan­do lle­ga­mos a lo con­cre­to, es­to que­da en la agen­da de pro­duc­ti­vi­dad, pro­gra­mas de vi­vien­das, obras de con­ce­sio­nes, em­bal­ses, alian­zas pú­bli­co-pri­va­das, pe­ro la in­vi­ta­ción se que­da ahí y no vuel­ve apa­re­cer el sec­tor pri­va­do pu­jan­te. No hay un lla­ma­do ni una con­vic­ción de que di­ga la mi­ra­da cam­bió y vol­ve­mos a con­fiar en el mer­ca­do.

En cuan­to a me­di­das con­cre­tas, ¿có­mo ca­li­fi­ca el anun­cio de la crea­ción de 62.500 nue­vos em­pleos, 25 mil nue­vas vi­vien­das y una in­ver­sión fis­cal de US$430 mi­llo­nes en tres años?

—Son pro­gra­mas de ini­cia­ti­va pú­bli­ca pa­ra reac­ti­var al sec­tor pri­va­do, pe­ro co­mo lo men­cio­né, don­de es­tá la con­fian­za en las ini­cia­ti­vas pri­va­das. El fon­do de in­fra­es­truc­tu­ra tam­bién es in­ver­sión pú­bli­ca y ahí ten­dre­mos un en­deu­da­mien­to por US$9 mil mi­llo­nes. Por ello, cuan­do ha­bla­mos de cre­ci­mien­to ¿dón­de es­tá la in­no­va­ción que trae ne­go­cios nue­vos des­de la ini­cia­ti­va pri­va­da?

En­ton­ces ¿no ve que hay un cam­bio de prio­ri­da­des que per­mi­ti­rán al país me­jo­rar su cre­ci­mien­to y nos que­da­mos con un PIB en torno a 2% du­ran­te es­te pe­río­do?

—Es­te ca­pí­tu­lo es­tá bas­tan­te ce­rra­do. Las úl­ti­mas ci­fras nos mues­tran un cre­ci­mien­to de 2% en el pri­mer tri­mes­tre em­pu­ja­do por la de­man­da ex­ter­na más que in­ter­na. Te­ne­mos al­go más de in­ver­sión des­pués de va­rios tri­mes­tres con ci­fras ne­ga­ti­vas, pe­ro por fac­to­res pun­tua­les por lo que no veo se­ña­les ní­ti­das ni en las ci­fras ni el dis­cur­so que bus­que reac­ti­var el ánimo em­pren­de­dor del sec­tor pri­va­do.

¿Le pa­re­ció una bue­na me­di­da que to­das las le­yes que sean ini­cia­ti­va del Eje­cu­ti­vo in­clu­yan una eva­lua­ción de su im­pac­to so­bre la Pro­duc­ti­vi­dad?

—Es­ta es una bue­na pro­pues­ta. Oja­lá que es­to se lo­gre a tra­vés de una eva­lua­ción lo más in­de­pen­dien­te po­si­ble y me pa­re­ce que es­to avan­za en au­men­tar la efi­cien­cia en las me­di­das que to­me el sec­tor pú­bli­co.

En ma­te­ria fis­cal, la Pre­si­den­ta di­jo que se seguirá en el pro­ce­so de con­so­li­da­ción fis­cal gra­dual, con una re­duc­ción del dé­fi­cit es­truc­tu­ral en 0,25% del PIB por año, ¿es una bue­na se­ñal?

—Den­tro de las co­sas va­lio­sas del dis­cur­so hay un apo­yo a la ges­tión del mi­nis­tro de Ha­cien­da, Rodrigo Val­dés. El mi­nis­tro sí ha mos­tra­do una tre­men­da con­vic­ción y ha lu­cha­do mu­cho por dar se­ña­les de que la res­pon­sa­bi­li­dad fis­cal es par­te de la política de Go­bierno.

¿Ve al mi­nis­tro Val­dés un po­co so­lo en el dis­cur­so pro cre­ci­mien­to?

—El mi­nis­tro ha es­ta­do bas­tan­te so­lo en el Go­bierno con es­te men­sa­je. Y a eso se le pue­de atri­buir que ha te­ni­do me­nos im­pac­to en el con­te­ni­do de otras re­for­mas co­mo la la­bo­ral, edu­ca­cio­nal, y su so­li­dez apa­re­ce más en te­mas fis­ca­les.

En ese sen­ti­do, ¿fal­tó al­gu­na men­ción a la Re­for­ma La­bo­ral o era lo que te­nía que ha­cer de­bi­do a que si­gue en trá­mi­te ese pro­yec­to?

—Ahí hu­bo una omi­sión. Acá hay ar­tícu­los de un pro­yec­to de ley ve­ta­dos por in­cons­ti­tu­cio­na­les y men­sa­jes ní- ti­dos en otras áreas que de­ben ade­cuar­se. Es­to re­quie­re ajus­tes en el pro­yec­to y me da la im­pre­sión que no es­tá cla­ro có­mo se abor­da­rán. No obs­tan­te, el pro­ble­ma de la Re­for­ma La­bo­ral, es que fal­ta una mi­ra­da mu­cho más ha­cia la ne­ce­si­dad de ade­cuar nues­tro mer­ca­do la­bo­ral a los desafíos que im­po­nen las nue­vas tec­no­lo­gías.

So­bre la Re­for­ma Cons­ti­tu­cio­nal, la Pre­si­den­ta di­jo que son cla­ves el res­pe­to a la pro­pie­dad pri­va­da, pe­ro al mis­mo tiem­po se­ña­la que se re­quie­ren de­re­chos so­cia­les que pro­te­jan a las per­so­nas, ¿pue­den con­vi­vir am­bos de­re­chos de ma­ne­ra equi­ta­ti­va?

—Hoy día la Cons­ti­tu­ción res­pal­da el de­re­cho a pro­pie­dad, re­co­no­ce tam­bién una fun­ción pú­bli­ca, pe­ro cuan­do am­bos as­pec­tos co­li­sio­nan es muy ní­ti­da al de­cir que hay que com­pen­sar a va­lor de mer­ca­do al due­ño o la pro­pie­dad. Aho­ra no es­tá cla­ro có­mo se con­ci­lia­rá. En el dis­cur­so da un pa­so adi­cio­nal, ya que ha­bla ex­plí­ci­ta­men­te de avan­zar en de­re­chos so­cia­les y ahí uno di­ce si los de­re­chos so­cia­les son ju­di­cia­li­za­bles y es el juez quien de­fi­ne el gas­to pú­bli­co, por lo que la res­pon­sa­bi­li­dad fis­cal que­da re­le­ga­da a un se­gun­do lu­gar. Ahí se abre una nue­va in­te­rro­gan­te. No que­da cla­ro, no se cie­rra el de­ba­te, y que­dan las mis­mas du­das que ha­bía an­tes.

¿Qué le pa­re­ció el lla­ma­do que hi­zo la Pre­si­den­ta a par­ti­ci­par en el pro­ce­so de re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal y la crí­ti­ca que ha­ce a quie­nes se res­tan?

—Más que cri­ti­car a la gen­te que se res­ta de par­ti­ci­par ha­bría que en­ten­der por qué se res­tan de par­ti­ci­par, y la ex­pli­ca­ción es que hay co­sas que se ven pre tra­za­das, las pre­gun­tas apun­tan más a una di­rec­ción que a otra y no se ha ge­ne­ra­do la su­fi­cien­te con­fian­za en la ins­ti­tu­cio­na­li­dad pa­ra que la gen­te sien­ta la tran­qui­li­dad pa­ra de­fen­der sus ideas.

So­bre los te­mas de po­bre­za no hu­bo nin­gu­na men­ción ex­plí­ci­ta ¿fal­tó ese as­pec­to?

—Efec­ti­va­men­te no hu­bo men­ción, pe­ro es al­go que no vie­ne ha­ce tiem­po, el én­fa­sis es­tá en dis­tri­bu­ción más que en po­bre­za, y no ne­ce­sa­ria­men­te son las mis­mas po­lí­ti­cas y no ne­ce­sa­ria­men­te cuan­do se me­jo­rar la dis­tri­bu­ción se atien­de a los más po­bres y, por lo tan­to, ha­ce un ra­to los te­mas de in­di­gen­cia y po­bre­za que­dan re­le­ga­dos.

CON­VIC­CIÓN “El cre­ci­mien­to no es un lis­ta­do de me­di­das, es con­vic­ción de que exis­ten los es­pa­cios de crea­ti­vi­dad del sec­tor pri­va­do, con­fian­za en lo que va ha­cer”.

PO­BRE­ZA “Efec­ti­va­men­te no hu­bo men­ción, pe­ro es al­go que vie­ne ha­ce tiem­po. El én­fa­sis es­tá en dis­tri­bu­ción más que en po­bre­za”.

CON­FIAN­ZA EN SEC­TOR PRI­VA­DO “No hay un lla­ma­do ni una con­vic­ción de que di­ga la mi­ra­da cam­bió y vol­ve­mos a con­fiar en el mer­ca­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.