“Obras grue­sas con ma­las ter­mi­na­cio­nes no sir­ven pa­ra ha­bi­tar la ca­sa. El én­fa­sis tie­ne que po­ner­se en que se evi­ten erro­res y se mues­tren re­sul­ta­dos”

Pulso - - En Portada - Una en­tre­vis­ta de RE­NA­TA FER­NÁN­DEZ

AYER Ser­gio Bi­tar cum­plió con dos ta­reas que lo te­nían en­tu­sias­ma­do: fue a re­ins­cri­bir­se co­mo mi­li­tan­te del PPD y lue­go fue a vo­tar en la elec­ción de la di­rec­ti­va del par­ti­do. Tras cum­plir con sus de­be­res de mi­li­tan­te, Bi­tar ana­li­za la úl­ti­ma cuen­ta pú­bli­ca de la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let y pro­yec­ta los desafíos que que­dan pa­ra los pró­xi­mos dos años de Go­bierno.

Es­ta es la ter­ce­ra cuen­ta pú­bli­ca de Ba­che­let ¿Qué tu­vo de di­fe­ren­te es­te dis­cur­so?

—Es­te dis­cur­so re­afir­ma un pun­to de in­fle­xión y el cam­bio des­de un pri­mer pe­río­do ca­rac­te­ri­za­do por un fer­vor re­for­mis­ta a un se­gun­do pe­río­do de ajus­te, apli­ca­ción y acuer­do. Ese es el se­llo prin­ci­pal de lo que vi­mos. Es­to es co­mo un tras­atlán­ti­co que se va mo­vien­do y cam­bia de di­rec­ción, pe­ro eso no pue­de ocu­rrir en un mi­nu­to. He­mos vis­to que tan­to la dis­cu­sión y el nue­vo es­ti­lo se ha ido im­po­nien­do en tér­mi­nos de te­ner más se­re­ni­dad pa­ra con­ver­sar.

¿Eso no es igual a lo que se plan­teó el año pa­sa­do con el realismo sin re­nun­cia?

—Es que es­te gi­ro tie­ne que ver con el cie­rre del im­pul­so ini­cial por el tér­mino de las prin­ci­pa­les rea­li­za­cio­nes pro­gra­ma­das y la en­tra­da a una eta­pa de con­so­li­da­ción. Se tie­ne que to­mar en cuen­ta que hay re­cha­zo a al­gu­nas ma­te­rias, que hay una in­efi­cien­cia en la ges­tión que hay que su­pe­rar, hay que ele­var el gra­do de apro­ba­ción y hay que po­ner­se en lí­nea con las pró­xi­mas elec­cio­nes.

¿Com­par­te la idea de la Pre­si­den­ta de que la obra grue­sa es­tá lis­ta?

—To­da­vía fal­ta. Obras grue­sas con ma­las ter­mi­na­cio­nes no sir­ven pa­ra ha­bi­tar la ca­sa. El én­fa­sis tie­ne que po­ner­se en que se evi­ten erro­res y se mues­tren re­sul­ta­dos. El fo­co que se tie­ne que po­ner aho­ra, y es­pe­ra­mos en un pró­xi­mo Go­bierno, es te­ner bue­nas ter­mi­na­cio­nes, re­for­zar al­gu­nas de las fun­da­cio­nes que que­da­ron un po­co sa­cu­di­das, por ejem­plo en edu­ca­ción. Ahí va a ha­ber que ha­cer un es­fuer­zo más im­por­tan­te. Yo di­ría que sie­te re­for­mas en dos años es un es­fuer­zo enor­me. La es­tra­te­gia ini­cial del Go­bierno fue bue­na: usar el capital po­lí­ti­co má­xi­mo al co­mien­zo y no es­pe­rar a que se de­pre­cia­ra y se per­die­ra ca­pa­ci­dad de eje­cu­ción. Pe­ro a es­tas al­tu­ras el cos­to de ha­ber te­ni­do un cier­to gra­do de ra­di­ca­li­dad e im­pro­vi­sa­ción… hay que ac­tuar con más ra­pi­dez en es­ta se­gun­da eta­pa, con más de­ci­sión.

Pe­ro en la mi­tad de la cons­truc­ción al Go­bierno se le aca­bó la pla­ta…

—Pe­ro si las re­for­mas que se im­pul­sa­ron no ne­ce­si­ta­ban tan­ta pla­ta. De gas­to fis­cal la que más ab­sor­be es la edu­ca­ción y es por eso que va a te­ner que vol­ver­se a un rit­mo y una gra­dua­li­dad com­pa­ti­ble con los re­cur­sos y con el equi­li­brio del gas­to. Es más que pla­ta. Es se­cuen­cia, es com­ple­tar al­gu­na de ellas.

¿Có­mo evi­tar erro­res en es­ta se­gun­da mi­tad de Go­bierno?

—Con me­nos anun­cios, me­nos afir­ma­cio­nes de trans­for­ma­cio­nes pro- fun­das, me­nos des­pre­cio por lo he­cho, me­nos arro­gan­cia al tra­tar de in­ten­tar­lo to­do de nue­vo. No di­go só­lo en el Go­bierno, tam­bién al­gu­nos más fer­vo­ro­sos. Y más ges­tión, más es­tu­dio de las re­for­mas, más con­sul­tas téc­ni­co po­lí­ti­cas, más coor­di­na­ción in­tra gu­ber­na­men­tal y me­jor re­la­ción con los par­ti­dos. Hay que ajus­tar las me­tas a las reali­da­des. Ahí es­tá el cam­bio. Aho­ra, cuán­to de eso pue­de ha­cer­se es el desafío prin­ci­pal y a eso te­ne­mos que abo­car­nos to­dos los par­ti­dos y el Go­bierno.

¿La Nue­va Ma­yo­ría es­tá ca­pa­ci­ta­da pa­ra ha­cer eso?

—Pue­de ha­ber dis­cu­sio­nes en­tre los ma­ri­ne­ros de la Nue­va Ma­yo­ría, pe­ro el rum­bo de es­te tras­atlán­ti­co es­tá más o me­nos cla­ro. Pue­de ha­ber dis­cu­sión so­bre a qué ve­lo­ci­dad ir, pue­de ha­ber dis­cu­sión de có­mo man­te­ner las má­qui­nas, pe­ro rum­bo ya es­tá más o me­nos cla­ro. Mi preo­cu­pa­ción es que lo que vie­ne ha­cia ade­lan­te no se lo­gra en un año o en dos. Al­go de eso se de­du­ce del dis­cur­so de la Pre­si­den­ta.

¿No hay un men­sa­je dual de la Pre­si­den­ta al ha­cer un lla­ma­do a re­cu­pe­rar la con­fian­za y a la vez de­fen­der re­for­mas que no han te­ni­do apo­yo trans­ver­sal?

—No veo con­tra­dic­ción, veo pro­fun­da con­ver­gen­cia. Re­cu­pe­rar la con­fian­za no mi­ran­do el cor­to pla­zo, sino mi­ran­do un pro­yec­to lar­go ne­ce­si­ta dos pies: uno es un pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te que dé sen­ti­do de par­ti­ci­pa­ción co­lec­ti­va al di­se­ño de la so­cie­dad y lo otro es una es­tra­te­gia que to­me el te­ma de la es­truc­tu­ra pro­duc­ti­va y de la in­clu­sión so­cial co­mo in­gre­dien­tes esen­cia­les. Si en esas dos co­sas que es­tán es­bo­za­das se las lo­gra co­nec­tar en un pro­yec­to po­lí­ti­co, po­de­mos lo­grar acuer­dos na­cio­na­les de más ta­ma­ño pa­ra sos­te­ner lo que vie­ne.

¿Se pue­de re­cu­pe­rar la con­fian­za cuan­do la Pre­si­den­ta usa ex­pre­sio­nes co­mo la de “pro­fe­tas del caos”?

—En Chi­le te­ne­mos y va­mos a te­ner siem­pre con­ser­va­do­res a ul­tran­za que no quie­ren que se mue­va na­da y va­mos a te­ner ra­di­ca­li­za­dos a ul­tran­za que con­si­de­ran que to­do es po­co. Te­ne­mos que en­ten­der en­ton­ces que si el 90% de la po­bla­ción se si­túa en un ám­bi­to más a la de­re­cha o más a la iz­quier­da, pe­ro sa­bien­do que es­tos cam­bios hay que im­pul­sar­los, que hay que avan­zar en más igual­dad, que tie­ne que ha­cer­se en de­mo­cra­cia, ahí lo­gra­mos sos­te­ner un país y sa­car­lo ade­lan­te.

¿Tie­ne al­gún re­pa­ro con el dis­cur­so?

PRI­ME­RA ETA­PA DEL EJE­CU­TI­VO “La es­tra­te­gia ini­cial del Go­bierno fue bue­na: usar el capital po­lí­ti­co má­xi­mo al co­mien­zo y no es­pe­rar a que se de­pre­cia­ra”.

—El grue­so de las re­for­mas va en la di­rec­ción ade­cua­da, pe­ro el fun­da­men­to de las re­for­mas me pa­re­ce exa­ge­ra­do. Cuan­do se plan­tea que prác­ti­ca­men­te es­ta­ba to­do en el sue­lo, eso es una lec­tu­ra equi­vo­ca­da de lo que ha he­cho Chi­le, por ejem­plo, en Edu­ca­ción. De­cir que la re­for­ma de aho­ra se com­pa­ra so­la­men­te con lo del año ‘20 o lo del año ‘60 es des­co­no­cer la tre­men­da ta­rea que se hi­zo en­tre el ‘90 y el 2010. Cuan­do uno ha­ce un diag­nós­ti­co de en­con­trar que to­do lo de atrás no sir­ve se cae en pro­pues­tas que tam­po­co sir­ven.

AJUS­TE FIS­CAL “Va a te­ner que vol­ver­se a un rit­mo y una gra­dua­li­dad com­pa­ti­ble con los re­cur­sos y con el equi­li­brio del gas­to”.

EVA­LUA­CIÓN “El grue­so de las re­for­mas va en la di­rec­ción ade­cua­da, pe­ro el fun­da­men­to de las re­for­mas me pa­re­ce exa­ge­ra­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.