“Las ten­sio­nes que tie­ne Ba­che­let res­pec­to de có­mo de­fi­nir su agen­da apa­re­cie­ron por to­dos la­dos”

—“Ella no se ha ol­vi­da­do de su pro­gra­ma ini­cial, pe­ro es­tá cons­cien­te de que hay que ha­cer al­gún gi­ro”, afir­ma so­bre el dis­cur­so. —“El Go­bierno se da cuen­ta que tie­ne po­co es­pa­cio pa­ra ha­cer re­for­mas adi­cio­na­les”, di­ce so­bre la rec­ta fi­nal.

Pulso - - En Portada - Una en­tre­vis­ta de TO­MÁS MAR­TÍ­NEZ Jus­ta­men­te uno de los acen­tos del dis­cur­so fue la eco­no­mía. La Pre­si­den­ta di­jo que sin cre­ci­mien­to sos­te­ni­do el pro­gre­so so­cial ter­mi­na sien­do una ilu­sión, y lla­mó a ge­ne­rar un gran pac­to por el cre­ci­mien­to. ¿Lo de­ja con­fo

EN ME­DIO de con­ver­sa­cio­nes pa­ra traer a un gru­po de aca­dé­mi­cos in­vi­ta­dos al CEP pa­ra fin de año, Ha­rald Be­yer es­cu­chó con aten­ción la cuen­ta pre­si­den­cial del 21 de ma­yo. La lec­tu­ra que el di­rec­tor del Cen­tro de Es­tu­dios Pú­bli­cos (CEP) hi­zo del men­sa­je del sá­ba­do es que la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let dio tí­mi­das se­ña­les de bus­car un gi­ro, pe­ro que pe­se a ello “in­sis­te en al­gu­nas me­di­das que más bien pa­re­cen ideo­ló­gi­cas que efec­ti­vas pa­ra re­sol­ver pro­ble­mas”.

La Pre­si­den­ta alu­dió a que es­tá ter­mi­nan­do la “obra grue­sa”. ¿Es una bue­na se­ñal de ca­ra a lo que res­ta de Go­bierno?

—Más que una se­ñal, creo que el Go­bierno se da cuen­ta que tie­ne po­co es­pa­cio pa­ra ha­cer re­for­mas adi­cio­na­les a las en que ya es­tá em­bar­ca­do, y eso es un signo de realismo más que una se­ñal es­pe­cí­fi­ca de política.

Ba­che­let tam­bién sin­ce­ró que al­gu­nos pro­yec­tos de­be­rán re­pro­gra­mar­se. ¿Cree que La Mo­ne­da es­tá sa­can­do el pie del ace­le­ra­dor pa­ra es­ta se­gun­da eta­pa?

—Hay al­go que mar­ca el dis­cur­so, que es una se­ñal que ella qui­so en­viar, tal vez la se­ñal política más im­por­tan­te del dis­cur­so, que es vol­ver un po­co a la idea de co­la­bo­rar to­dos jun­tos, eso se mar­có des­de el ini­cio al fi­nal del dis­cur­so, y su­pon­go que tie­ne un efec­to de lla­mar a cons­truir a to­dos jun­tos de nue­vo. Eso sig­ni­fi­ca en­tre­gar con­ce- sio­nes y re­pen­sar al­gu­nos pro­yec­tos pen­dien­tes, y a eso se agre­ga lo que sa­be­mos, que es el pro­ble­ma fis­cal que tie­ne el Go­bierno, que lo ha­ce ser más pru­den­te.

¿Pe­ro se pue­de cum­plir aho­ra con es­ta pro­me­sa de co­la­bo­ra­ción, to­da vez que pa­ra el cam­bio de ga­bi­ne­te de ma­yo del 2015 se dio la misma se­ñal?

—El Go­bierno no ha lo­gra­do au­men­tar su po­pu­la­ri­dad, una de sus re­for­mas es­tre­lla, que es la la­bo­ral, que­dó en sus­pen­so y, de al­gu­na ma­ne­ra, de­be qui­tar el pie del ace­le­ra­dor y tra­tar de cons­truir acuer­dos. A mí me pa­re­ce que hay un cier­to realismo en el dis­cur­so en esa di­men­sión.

¿Es preo­cu­pan­te que en el dis­cur­so no ha­ya exis­ti­do una de­fi­ni­ción so­bre el fu­tu­ro de la Re­for­ma La­bo­ral?

—Yo no sé si era el es­pa­cio pa­ra una se­ñal con­cre­ta. Creo que el Go­bierno tie­ne un desafío bas­tan­te com­ple­jo por de­lan­te y no tie­ne muy cla­ro to­da­vía có­mo abor­dar­lo, y pro­ba­ble­men­te aquí hay dis­tin­tas voces que de al­gu­na for­ma to­da­vía no lo­gran un acuer­do ra­zo­na­ble en torno a es­ta ma­te­ria.

En el área edu­ca­cio­nal se aco­tó la gra­tui­dad ha­cia el 2018, al 60%. ¿Qué le pa­re­ció ese cam­bio?

—Yo no soy par­ti­da­rio de la gra­tui­dad, es un error que se in­sis­ta en ella, pe­ro al mis­mo tiem­po veo que hay un reconocimiento de que es una política mu­cho más ca­ra de lo que se ha­bía an­ti­ci­pa­do, que la si­tua­ción fis­cal no es­tá pa­ra per­mi­tir avan­zar más rápido y es un lla­ma­do pa­ra ir a un avan­ce más gra­dual, y en ese sen­ti­do de­be­ría ser bien re­ci­bi­do. —Me pa­re­ce po­si­ti­vo el plan­tea­mien­to, pe­ro ca­re­ció un po­co de con­te­ni­do en esa ma­te­ria el dis­cur­so. Es cier­to que ella anun­ció es­tas me­di­das que es­tán en la co­mi­sión de pro­duc­ti­vi­dad, pe­ro un Go­bierno cuan­do real­men­te quie­re ha­cer su­yo el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co tie­ne que ser un po­co más agre­si­vo en sus plan­tea­mien­tos, e in­clu­so avan­zar en pro­pues­tas, que no ne­ce­sa­ria­men­te sa­tis­fa­cen a su pro­pio sec­tor, y yo no vi na­da de eso en el dis­cur­so.

En un ca­so pun­tual, Ba­che­let plan­teó un mo­ni­to­reo con aten­ción so­bre la evolución del em­pleo, que es­tán pre­pa­ra­dos pa­ra echar a an­dar va­rios pla­nes. ¿Bas­ta con una ac­ción de es­ta en­ver­ga­du­ra o se ha­ce ne­ce­sa­ria una ma­yor ac­ción?

—Ese pro­gra­ma de vi­vien­das que anun­ció y que, de al­gu­na for­ma, bus­ca pa­liar una po­ten­cial al­za del des­em­pleo, va a de­mo­rar mu­cho en ma­te­ria­li­zar­se, en­ton­ces el desafío del Go­bierno es cam­biar las ex­pec­ta­ti­vas en el cor­to pla­zo. Eso es un ca­mino que po­dría ha­ber si­do más pro­ve­cho­so, pe­ro no vi tam­po­co esa si­tua­ción en el dis­cur­so, más allá del he­cho que re­co­noz­co que ella in­vi­tó a un tra­ba­jo más con­jun­to, a una co­la­bo­ra­ción en­tre to­dos, que sig­ni­fi­ca un cam­bio res­pec­to del dis­cur­so que ha­bía­mos vis­to en los años an­te­rio­res.

¿Vio en­ton­ces una Pre­si­den­ta más mo­de­ra­da pa­ra su rec­ta fi­nal?

—Vi a una Pre­si­den­ta que re­co­no­ce que los acuer­dos son va­lio­sos, al­go que no es­ta­ba en el dis­cur­so pre­vio.

—Si uno mi­ra el dis­cur­so ella si­gue es­tan­do de al­gu­na for­ma con­ven­ci­da de que hay un di­vor­cio en­tre la eli­te y la ciu­da­da­nía, y que eso re­quie­re una agen­da co­mo la que ella ha im­pul­sa­do. Pe­ro al mis­mo tiem­po, y en una cier­ta con­tra­dic­ción en el dis­cur­so, hay un cier­to reconocimiento de que ese diag­nós­ti­co no es am­plia­men­te com­par­ti­do y que la ciu­da­da­nía no se lo com­pra, en­ton­ces ella es­tá tra­tan­do de con­ci­liar es­tas dos mi­ra­das y eso se no­ta y de­mues­tra una dis­po­si­ción de ella de en­men­dar en al­go el rum­bo, pe­ro le fal­ta­ron ac­cio­nes más con­cre­tas pa­ra ha­cer creí­ble ese dis­cur­so.

Va­rios pa­sa­jes del dis­cur­so es­tu­vie­ron en­fo­ca­dos en la agen­da so­cial. ¿Es­to da cuen­ta, en cier­ta me­di­da, de que Ba­che­let es­tá bus­can­do ser la misma de su pri­mer Go­bierno?

—Cla­ro, hu­bo un po­co más de én­fa­sis en pro­tec­ción so­cial, más que en de­sigual­dad, y creo que eso in­du­da­ble­men­te es un pe­que­ño gi­ro. Aho­ra, no sé si eso es su­fi­cien­te, ha­brá que eva­luar­lo en có­mo el Go­bierno se acer­ca a sus pró­xi­mas re­for­mas, pe­ro las ten­sio­nes es­tán ahí, por­que al mis­mo tiem­po le­van­ta la AFP es­ta­tal, que na­die es­tá de­man­dan­do de­ma­sia­do, na­die cree que el pro­ble­ma real del te­ma pre­vi­sio­nal sea la AFP es­ta­tal. De al­gu­na for­ma las ten­sio­nes que tie­ne Ba­che­let res­pec­to de có­mo de­fi­nir su agen­da apa­re­cie­ron por to­dos la­dos en el dis­cur­so.

ANUN­CIOS ECO­NÓ­MI­COS “Un Go­bierno cuan­do real­men­te quie­re ha­cer su­yo el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de­be ser un po­co más agre­si­vo”.

RE­BA­JA PA­RA LA GRA­TUI­DAD “Hay un reconocimiento de que es una política mu­cho más ca­ra de lo que se ha­bía an­ti­ci­pa­do”.

¿Bus­ca­ba dar­le ca­bi­da tam­bién a las de­man­das de la iz­quier­da?

—Es­tas son se­ña­les que bus­can trans­mi­tir que ella no se ha ol­vi­da­do de su pro­gra­ma ini­cial, pe­ro es­tá cons­cien­te de que hay que ha­cer al­gún gi­ro y eso es ne­ga­ti­vo des­de el pun­to de vis­ta de ge­ne­rar con­fian­zas, por­que es un Go­bierno que re­co­no­ce, pe­ro que al mis­mo tiem­po man­tie­ne. Re­co­no­ce que re­quie­re un cam­bio de gi­ro, pe­ro al mis­mo tiem­po in­sis­te en al­gu­nas me­di­das que más bien pa­re­cen ideo­ló­gi­cas que efec­ti­vas pa­ra re­sol­ver pro­ble­mas.

TONO DEL DIS­CUR­SO “Vi a una Pre­si­den­ta que re­co­no­ce que los acuer­dos son va­lio­sos, al­go que no es­ta­ba en el dis­cur­so pre­vio”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.