Men­sa­je a la Na­ción con el mis­mo rum­bo y sin rec­ti­fi­ca­cio­nes

La man­da­ta­ria ha­bló de ma­yor diá­lo­go, de más con­fian­za y de re­cu­pe­rar el cre­ci­mien­to, pe­ro no dio es­pa­cio pa­ra mo­de­rar su pro­gra­ma re­fun­da­cio­nal.

Pulso - - Opinion -

CO­MO CA­SI nun­ca an­tes, la cuen­ta anual a la Na­ción, he­cha el sá­ba­do 21 de ma­yo por la Pre­si­den­ta de la Re­pú­bli­ca, Mi­che­lle Ba­che­let, an­te el Con­gre­so Pleno, fue un am­plio ba­lan­ce del ejer­ci­cio an­te­rior, con al­gu­nas pin­ce­la­das y prio­ri­da­des so­bre el fu­tu­ro. La obra grue­sa, co­mo han lla­ma­do en La Mo­ne­da al pro­ce­so de pro­fun­das re­for­mas im­pul­sa­das por el Go­bierno, en­tró en eta­pa de ter­mi­na­cio­nes y ya no hay es­pa­cio pa­ra gran­des anun­cios. So­bre to­do cuan­do la com­pa­re­cen­cia de la man­da­ta­ria en Val­pa­raí­so se hi­zo en un es­ce­na­rio eco­nó­mi­co do­més­ti­co de­te­rio­ra­do, tan­to por la des­ace­le­ra­ción in­ter­na­cio­nal co­mo por la ma­la ca­li­dad de las re­for­mas em­pren­di­das, las que han mer­ma­do la con­fian­za del sec­tor pri­va­do, prin­ci­pal mo­tor de la in­ver­sión y del cre­ci­mien­to, y de la opi­nión pú­bli­ca, que eva­lúa mal -to­das las en­cues­tas así lo se­ña­lan- el con­jun­to de cam­bios im­pul­sa­dos por la ad­mi­nis­tra­ción.

La jor­na­da era es­pe­ra­da con es­pe­cial in­te­rés por el mun­do po­lí­ti­co y em­pre­sa­rial, es­pe­cial­men­te por las se­ña­les que Ba­che­let po­dría en­viar. Y así fue. La Pre­si­den­ta hi­zo un tí­mi­do mea cul­pa so­bre la for­ma en que han si­do im­pul­sa­dos los cam­bios y lla­mó a to­dos los ac­to­res a desa­rro­llar un cli­ma de ma­yor diá­lo­go, pa­ra re­cu­pe­rar la sen­da de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Sin em­bar­go, in­sis­tió en que la ru­ta de re­for­mas es­truc­tu­ra­les ini­cia­da des­de su re­gre­so al Eje­cu­ti­vo no tie­ne re­torno, lo que echa por tie­rra la vi­sión de los más op­ti­mis­tas, que aún veían es­pa­cio pa­ra la mo­de­ra­ción, en es­pe­cial en te­mas que to­da­vía si­guen abier­tos, co­mo lo la­bo­ral, la edu­ca­ción y el de­ba­te so­bre una nue­va Cons­ti­tu­ción.

Las bue­nas in­ten­cio­nes del Go­bierno, que se ex­pre­san en ofre­cer más diá­lo­go, cho­can con­tra un mu­ro de con­cre­to cuan­do la man­da­ta­ria ad­vier­te que ni el en­fria­mien­to de la eco­no­mía ni la des­con­fian­za en la política se­rán obs­tácu­los pa­ra de­te­ner o des­viar el pa­so ha­cia su me­ta fi­nal. Aquí, la Pre­si­den­ta ha­ce oí­dos sor­dos y da la es­pal­da a la reali­dad y a la ciu­da­da­nía. Es pre­ci­sa­men­te es­te es­ce­na­rio el que de­be lle­var­la a co­rre­gir y cam­biar de di­rec­ción, y no in­sis­tir en cam­bios re­fun­da­cio­na­les que son re­pro­ba­dos por la gran ma­yo­ría de los chi­le­nos.

Es­pa­cio apar­te me­re­ce el fuer­te lla­ma­do de aten­ción he­cho a la opo­si­ción por el ca­mino to­ma­do por es­ta en el de­ba­te cons­ti­tu­cio­nal. La ru­ta del di­sen­so no es acep­ta­da en Pa­la­cio, pe­se al irre­gu­lar y más que dis­cu­ti­ble pro­ce­so que bus­ca do­tar al país de una nue­va car­ta fun­da­men­tal.

Y así co­mo lla­mó la aten­ción la nu­la sin­to­nía con com­ple­jos pro­ble­mas co­mo el de la Arau­ca­nía -omi­ti­do en el dis­cur­so- tam­bién no de­jó de ser cu­rio­sa la in­ten­ción de in­sis­tir con la crea­ción de la AFP es­ta­tal, ins­tan­cia que en na­da re­suel­ve las ba­jas pen­sio­nes de los chi­le­nos y que tras las li­ci­ta­cio­nes de car­te­ras de afi­lia­dos tam­po­co in­tro­du­ce más com­pe­ten­cia.

En sín­te­sis, el Go­bierno de­jó pa­sar una nue­va opor­tu­ni­dad pa­ra en­de­re­zar el rum­bo y op­tó por se­guir ha­cien­do gui­ños al ala más ra­di­cal de su coa­li­ción, en vez de ajus­tar sus plan­tea­mien­tos y apos­tar de una vez por to­das al cre­ci­mien­to, ba­se fun­da­men­tal e in­sus­ti­tui­ble pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da y el bie­nes­tar de to­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.