“La­men­ta­ble­men­te el mun­do la­bo­ral se ha to­ma­do co­mo una he­rra­mien­ta de uso po­lí­ti­co”

—El em­pre­sa­rio es­ti­ma que el Go­bierno de­be re­ti­rar el ve­to a la Re­for­ma La­bo­ral y di­ce que la ley cor­ta es la opción pa­ra abor­dar otros te­mas. —Es op­ti­mis­ta fren­te al fu­tu­ro del país, pe­ro re­cal­ca la ne­ce­si­dad de lo­grar acuer­dos y re­to­mar con­fian­zas.

Pulso - - Economia & Dinero - Una en­tre­vis­ta de L. ARA­VE­NA/J.T SAN­TA MA­RÍA ¿Y en­ton­ces, có­mo de­be­ría ser?

—¿Cam­bia­rán las re­la­cio­nes la­bo­ra­les?, es el su­ge­ren­te nom­bre con que se ti­tu­la el se­mi­na­rio or­ga­ni­za­do por Ica­re y que se lle­va­rá a ca­bo ma­ña­na. Las ex­po­si­cio­nes del en­cuen­tro -que bus­ca di­lu­ci­dar el real efec­to que ge­ne­ra­rá la aún es­tan­ca­da Re­for­ma La­bo­ral- es­ta­rán a car­go del abo­ga­do Héc­tor Hu­me­res; el juez del tra­ba­jo, Al­va­ro Flo­res; la vi­ce­pre­si­den­te de Re­cur­sos Hu­ma­nos de Ko­mat­su pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca, Geor­gean­ne Bar­ce­ló; y el pre­si­den­te de Te­le­fó­ni­ca, Clau­dio Mu­ñoz. To­dos ellos li­de­ra­dos por el due­ño de ca­sa, el di­rec­tor de Ica­re, Fran­cis­co Gar­cés, ex ge­ren­te ge­ne­ral cor­po­ra­ti­vo de Sal­fa­corp, com­pa­ñía de la cual su familia aún es par­te del pac­to con­tro­la­dor. Des­de que de­jó la pri­me­ra lí­nea de la cons­truc­to­ra -ha­ce po­co más de un año, Gar­cés di­vi­de su tiem­po en­tre Ica­re, el ne­go­cio de la ex­por­ta­ción de nue­ces con La In­ver­na­da -que ya es­tá en­tre las seis ma­yo­res ex­por­ta­do­ras de nue­ces de Chi­le-, y las múl­ti­ples fun­da­cio­nes don­de par­ti­ci­pa: Las Ro­sas, Cul­tu­ra Na­cio­nal, en­tre otras.

¿Cree que la Re­for­ma La­bo­ral, co­mo va­ya a sa­lir, va a cam­biar las re­la­cio­nes la­bo­ra­les?

—Es jus­ta­men­te el tí­tu­lo del even­to y es par­te de lo que que­re­mos re­fle­xio­nar. La­men­ta­ble­men­te, veo que es­ta re­for­ma ha si­do plan­tea­da co­mo una ecua­ción que su­ma ce­ro. Ge­ne­ra más bien un con­flic­to y no apor­ta mu­cho. Aquí se es­tá plan­tean­do que el tra­ba­jo es una transac­ción eco­nó­mi­ca. Y en es­to, no es­toy de acuer­do. En eso, la re­for­ma ac­tual la en­cuen­tro muy po­bre. Es­ta re­la­ción de capital – tra­ba­ja­dor ya pa­só ha­ce años. —La re­la­ción em­pre­sa y tra­ba­ja­dor hoy día es muy dis­tin­ta. Creo que aún no se apre­cia el va­lor que tie­ne pa­ra la per­so­na el tra­ba­jo del día a día. No es só­lo una transac­ción eco­nó­mi­ca. Mi­rar el te­ma la­bo­ral y el tra­ba­jo so­la­men­te en eso es muy po­bre. El tra­ba­jo es al­go más pro­fun­do, es don­de la per­so­na se rea­li­za o no se rea­li­za. Eso no se abor­da, y cuan­do no se tie­ne en cuen­ta es di­fí­cil lo­grar que ha­ya una ma­yor paz so­cial en Chi­le. Si bien es im­por­tan­te el te­ma re­mu­ne­ra­cio­nal, ahí no es­tá la fe­li­ci­dad en el mun­do del tra­ba­jo.

¿Pe­ro si el mun­do del tra­ba­jo es­tá cam­bian­do, de to­das for­mas ha­bía que ha­cer al­go?

—Pien­so -y creo que eso mu­cha gen­te com­par­te- que ha­bía que ha­cer cam­bios. Pe­ro aquí se per­dió la opor­tu­ni­dad de ha­cer un cam­bio y una re­for­ma la­bo­ral mu­cho más mo­der­na, don­de se vea el tra­ba­jo co­mo una co­sa mu­cho más pro­fun­da que una sim­ple transac­ción.

¿Qui­zás no se to­ma­ron en cuen­ta bue­nas ex­pe­rien­cias em­pre­sa­ria­les de re­la­cio­nes la­bo­ra­les?

—Par­te de la frus­tra­ción que uno ob­ser­va en la par­te em­pre­sa­rial tie­ne que ver con un po­co de de­cep­ción. No se ha es­cu­cha­do a uno de los ac­to­res re­le­van­tes en el fu­tu­ro de es­to. Na­die tie­ne la ra­zón en un 100%. Esa ha si­do lo que ha fal­ta­do, lo­grar po­ner­nos de acuer­do en qué es lo me­jor pa­ra las per­so­nas.

¿Qui­zás no ha­ber es­cu­cha­do a to­dos los ac­to­res sea el re­fle­jo de las di­fe­ren­cias que tam­bién hay den­tro del Go­bierno?

—Cuan­do no le apun­tas a la esen­cia del pro­ble­ma de fon­do, pa­sa es­to. Y la esen­cia tie­ne que ver con lo que quie­ren las per­so­nas en el mun­do del tra­ba­jo, que no ne­ce­sa­ria­men­te pa­sa por más di­ne­ro, sino que pa­sa por ho­ra­rios más fle­xi­bles, po­der ha­cer más fun­cio­nes, cre­cer den­tro de la em­pre­sa, et­cé­te­ra. La esen­cia de la re­for­ma no con­si­de­ró pa­ra mi lo que es más im­por­tan­te. Por eso es que hay di­fe­ren­cias en to­das par­tes, y den­tro de los mis­mos tra­ba­ja­do­res.

¿En­ton­ces, el ca­mino ideal se­ría plan­tear una nue­va Re­for­ma La­bo­ral?

—Po­lí­ti­ca­men­te no es via­ble, da­do el avan­ce que tie­ne la re­for­ma. Lo que sí ha­ría es sa­car el ve­to. No tie­ne mu­cho sen­ti­do, co­mo una es­pe­cie de re­van­cha a lo que fa­lló el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal. Y la gen­te se da cuen­ta que hay ac­ción y reac­ción. Eso es par­te del error. Uno tie­ne que pen­sar con un po­co más de al­tu­ra de mi­ras, eli­mi­nar el ve­to y vol­ver a re­po­ner los pac­tos de adap­ta­bi­li­dad, que eran acuer­dos que se ha­bían lo­gra­do y que por al­go se lo­gra­ron. Ade­más, la re­for­ma de­be­ría ade­cuar­se al dic­ta­men del TC en cuan­to a ex­pli­ci­tar la igual­dad en­tre los gru­pos ne­go­cia­do­res y el sin­di­ca­to. In­clu­so, en el te­ma de ex­ten­sión de be­ne­fi­cios, apro­ve­cha­ría de de­jar­lo más cla­ri­fi­ca­do pa­ra evi­tar dis­tin­tas in­ter­pre­ta­cio­nes.

¿Y es­pe­ra que en la ley cor­ta que en­via­rá el Go­bierno se pue­dan abor­dar otros te­mas?

—Si me pre­gun­tas, se­ría ca­si co­mo ha­cer una re­for­ma nue­va, pe­ro no sé si hay vo­lun­tad política. Hay una opor­tu­ni­dad de ge­ne­rar un mon­tón de co­sas nue­vas. Me en­can­ta­ría que hu­bie­ra in­cen­ti­vos a con­tar con un li­de­raz­go, tan­to en las em­pre­sas co­mo en los sin­di­ca­tos o gru­pos ne­go­cia­do­res que lle­ven las re­la­cio­nes la­bo­ra­les al circu­lo vir­tuo­so de ga­nar-ga­nar. Tam­bién hay una se­rie de ele­men­tos en que ha­ce mu­cha fal­ta avan­zar, co­mo la par­ti­ci­pa­ción la­bo­ral juvenil, fe­me­ni­na, la ca­pa­ci­ta­ción y la po­li­fun­cio­na­li­dad.

¿Sien­te que el mun­do la­bo­ral es­tá muy po­li­ti­za­do?

—Creo que es­tá muy ideo­lo­gi­za­do. La­men­ta­ble­men­te el mun­do la­bo­ral se ha to­ma­do co­mo una he­rra­mien­ta de uso po­lí­ti­co y no tan­to pen­san­do en el bien de las per­so­nas, o sea, hay agen­das per­so­na­les que han per­ju­di­ca­do al mun­do la­bo­ral.

¿Cuál es el ries­go que co­rre Chi­le?

—Hay un ries­go -y que fue apla­ca­do por el fa­llo del TC- que tie­ne que ver con el mo­no­po­lio sin­di­cal. Los paí­ses que tie­nen mo­no­po­lios sin­di­ca­les son un desas­tre. No es que una em­pre­sa o un em­pre­sa­rio ter­mi­ne mal, el país ter­mi­na mal. Creo que se man­tie­ne el ries­go del li­mi­ta­do es­pa­cio pa­ra el re­em­pla- zo, se va a per­der la pri­va­ci­dad de los tra­ba­ja­do­res, van a te­ner que en­tre­gar in­for­ma­ción de ellos mis­mos. Ade­más, creo que es­ta­mos en un pa­so pre­vio a la ne­go­cia­ción por ra­ma o por área, y el ma­yor ries­go tie­ne que ver con al­go que no se le ha da­do la im­por­tan­cia ne­ce­sa­ria: el de po­ner un cli­ma de con­flic­to ar­ti­fi­cial en las em­pre­sas.

¿An­te es­te es­ce­na­rio, ud. com­par­te más la vi­sión de que­dar­se o sa­lir de Chi­le co­mo di­jo Bü­chi?

—Yo soy op­ti­mis­ta pe­se a to­do. Creo que te­ne­mos que ser ca­pa­ces de em­pe­zar a bus­car y lle­gar a cier­tos acuer­dos, te­ne­mos que mi­rar en el fon­do, te­ne­mos que pa­sar de la des­con­fian­za a la con­fian­za. Ese es el fon­do del te­ma. ¿Y có­mo se sa­le de la des­con­fian­za? Ge­ne­ran­do con­fian­za. ¿Y có­mo se ge­ne­ra con­fian­za de ver­dad, no con­fian­za pa­ra el dia­rio, ni fra­ses? Con he­chos con­cre­tos, con la ca­pa­ci­dad de es­cu­char, con hu­mil­dad, no pen­sar por­que soy ma­yo­ría o por­que yo ten­go el po­der pon­go la pa­ta en­ci­ma. Creo que eso es más bien so­ber­bia.

RE­LA­CIO­NES LA­BO­RA­LES “Es­ta re­for­ma ha si­do plan­tea­da co­mo una ecua­ción que su­ma ce­ro. Ge­ne­ra más bien un con­flic­to y no apor­ta”.

Pe­ro la con­fian­za tam­bién se ha per­di­do por cul­pa del em­pre­sa­ria­do, tras di­ver­sos es­cán­da­los.

—Es así. Creo que el re­co­no­cer­lo ya es un he­cho im­por­tan­te. Hay que vol­ver a re­to­mar al­go que a lo me­jor se re­la­jó, que es te­ner muy bue­nas prácticas, no só­lo ge­ne­rar ri­que­za. El fin no jus­ti­fi­ca los me­dios. Y es­te mis­mo co­men­ta­rio es muy atin­gen­te pa­ra el mun­do po­lí­ti­co. Pe­ro hay que te­ner un po­co más de cui­da­do. No to­dos los em­pre­sa­rios tie­ne ma­las prácticas, de que hay ca­sos los hay y hay que erra­di­car­los, pe­ro ese no es el mun­do em­pre­sa­rial. Ni tam­po­co por­que ha­ya po­lí­ti­cos que se ha­yan me­ti­do en cier­tas co­sas, to­dos los po­lí­ti­cos lo ha­cen.

EVEN­TUAL NUE­VA R. LA­BO­RAL “Po­lí­ti­ca­men­te no es via­ble da­do el avan­ce que tie­ne la re­for­ma. Lo que sí ha­ría es sa­car el ve­to”.

RE­CO­BRAR CON­FIAN­ZAS “Hay que vol­ver a re­to­mar al­go que a lo me­jor se re­la­jó, que es te­ner muy bue­nas prácticas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.