La gran mi­ne­ría y la for­ma­ción pa­ra el tra­ba­jo,

Tan im­por­tan­te co­mo sa­ber cuán­tas per­so­nas se re­que­ri­rán, es iden­ti­fi­car los per­fi­les que se­rán más de­man­da­dos por la in­dus­tria.

Pulso - - Portada - por J. Vi­lla­rino

EN EL MAR­CO de Ex­po­min lan­za­mos el Es­tu­dio de Fuer­za La­bo­ral de la Gran Mi­ne­ría pa­ra el pe­río­do 2015-2024. Es­te es­tu­dio es una he­rra­mien­ta del Con­se­jo de Com­pe­ten­cias Mi­ne­ras que año a año rea­li­za­mos con la ase­so­ría de In­no­vum Fun­da­ción Chi­le.

El gran va­lor que tie­ne es­te es­tu­dio es que es el úni­co que per­mi­te ana­li­zar tan­to la de­man­da co­mo la ofer­ta de tra­ba­jo en el sec­tor mi­ne­ro, y su pro­yec­ción a diez años. Pa­ra ela­bo­rar­lo con­ta­mos con la in­for­ma­ción pro­vis­ta por ca­tor­ce em­pre­sas mi­ne­ras y 18 em­pre­sas pro­vee­do­ras in­clu­yen­do más de 60 mil tra­ba­ja­do­res de la gran mi­ne­ría, lo que re­pre­sen­ta una mues­tra al­ta­men­te re­pre­sen­ta­ti­va del sec­tor.

En­tre los re­sul­ta­dos de es­te año es im­por­tan­te re­sal­tar que la in­dus­tria mi­ne­ra ne­ce­si­ta­rá in­cor­po­rar 30 mil per­so­nas en los pró­xi­mos diez años, 2.700 más que las es­ti­ma­das en el es­tu­dio an­te­rior. El re­em­pla­zo de per­so­nas que se aco­ge­rán a re­ti­ro por edad (18.400) es su­pe­rior a las pla­zas que se­rán de­man­da­das por nue­vos pro­yec­tos que co­mien­zan a ope­rar (11.600), lo que tra­du­ce en par­te el desafío en pro­duc­ti­vi­dad que se ha im­pues­to la in­dus­tria y, por lo tan­to, la ne­ce­si­dad im­pe­rio­sa de me­jo­rar la ca­pa­ci­ta­ción.

De­bi­do al con­tex­to eco­nó­mi­co y el ci­clo de ba­jos pre­cios del co­bre, se ob­ser­va que la de­man­da de capital hu­mano se­rá me­nor du­ran­te los años 2016 y 2017, pe­ro es­ta si­tua­ción co­mien­za a cam­biar a par­tir de 2018, don­de ya se apre­cia una re­cu­pe­ra­ción.

Tan im­por­tan­te co­mo sa­ber cuán­tas per­so­nas se re­que­ri­rán, es po­der iden­ti­fi­car los per­fi­les que se­rán más de­man­da­dos pa­ra que el mun­do for­ma­ti­vo se mue­va en lí­nea con esa de­man­da. En es­te sen­ti­do, nos preo­cu­pa el des­cal­ce de per­ti­nen­cias que se apre­cia. Las ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción si­guen ge­ne­ran­do so­bre­ofer­ta de egre­sa­dos en cier­tas es­pe­cia­li­da­des, mien­tras hay evi­den­te es­ca­sez de otras, co­mo los man­te­ne­do­res me­cá­ni­cos y ope­ra­do­res de equi­pos mó­vi­les y de plan­ta. Es­tas bre­chas im­pac­ta­rán in­du­da­ble­men­te en las ta­sas de em­plea­bi­li­dad fu­tu­ra, por lo que es hoy cuan­do de­be­mos abor­dar es­te te­ma de ma­ne­ra sec­to­rial, con una vi­sión más am­plia y con ini­cia­ti­vas que ar­ti­cu­len el diá­lo­go en­tre el mun­do for­ma­ti­vo, la in­dus­tria y el sec­tor pú­bli­co. So­lo así lo­gra­re­mos te­ner el capital hu­mano de cla­se mun­dial que se re­quie­re.

En es­to he­mos es­ta­do tra­ba­jan­do des­de ha­ce cua­tro años a tra­vés del Con­se­jo de Com­pe­ten­cias Mi­ne­ras, una ini­cia­ti­va del Con­se­jo Mi­ne­ro que se ha po­si­cio­na­do co­mo el pri­mer skills coun­cil sec­to­rial de Chi­le. Con es­ta con­so­li­da­ción del CCM, el 2016 he­mos da­do ini­cio a una nue­va eta­pa que in­vo­lu­cra nue­vos desafíos.

QUE­RE­MOS desa­rro­llar una in­dus­tria más sus­ten­ta­ble a la par de me­jo­rar su pro­duc­ti­vi­dad, pa­ra ello nos he­mos pro­pues­to po­ten­ciar la usa­bi­li­dad de las he­rra­mien­tas crea­das por el CCM, la apli­ca­ción de los es­tán­da­res sec­to­ria­les en las ope­ra­cio­nes mi­ne­ras y sus pro­vee­do­res, así co­mo el ajus­te de la ofer­ta for­ma­ti­va a las se­ña­les cuan­ti­ta­ti­vas y cua­li­ta­ti­vas que nos arro­ja el Es­tu­dio de Fuer­za La­bo­ral que ya se ha men­cio­na­do an­te­rior­men­te.

Pa­ra to­do es­to con­ta­mos con nue­vos so­cios que nos per­mi­ti­rán avan­zar de una for­ma más ace­le­ra­da en nues­tro pro­pó­si­to. A par­tir de 2016 su­ma­mos a nue­vas em­pre­sas mi­ne­ras (on­ce en to­tal), ade­más de dos im­por­tan­tes em­pre­sas pro­vee­do­ras co­mo son Fin­ning y Ko­mat­su, y dos aso­cia­cio­nes: Apri­min y la Aso­cia­ción de In­dus­tria­les de An­to­fa­gas­ta.

Pe­ro es­ta la­bor no se pue­de ha­cer so­lo des­de el mun­do pri­va­do, es cla­ve que el Es­ta­do asu­ma un rol pro­ta­gó­ni­co en la política pú­bli­ca de for­ma­ción pa­ra el tra­ba­jo, que ca­ta­pul­te la efec­ti­vi­dad de es­ta ini­cia­ti­va no so­lo en la mi­ne­ría sino que en otros sec­to­res eco­nó­mi­cos re­le­van­tes. Ello re­dun­da­rá en la me­jo­ra de la pro­duc­ti­vi­dad y com­pe­ti­ti­vi­dad de Chi­le.

Cla­ve tam­bién es el fi­nan­cia­mien­to com­par­ti­do, de ma­ne­ra de via­bi­li­zar a los con­se­jos de com­pe­ten­cias. Es­tos, co­mo ini­cia­ti­va de al­to re­torno so­cial, no so­lo de­ben de­pen­der de los so­cios que la in­cen­ti­van, tam­bién de­ben con­tar con fi­nan­cia­mien­to per­ma­nen­te del Es­ta­do, co­mo ocu­rre en otros paí­ses, lo que les per­mi­te man­te­ner­se a lar­go pla­zo, sor­tean­do pe­río­dos de con­trac­ción eco­nó­mi­ca co­mo los ac­tua­les. La con­ti­nui­dad y pro­yec­ción es fun­da­men­tal ya que los re­sul­ta­dos no son in­me­dia­tos.

Co­mo gre­mio te­ne­mos una res­pon­sa­bi­li­dad enor­me en ha­cer de la mi­ne­ría un sec­tor más sus­ten­ta­ble y con lar­ga vi­da, y par­te im­por­tan­te de ello pa­sa por lo que ha­ga­mos con los ac­tua­les es­tu­dian­tes, fu­tu­ros tra­ba­ja­do­res de es­ta in­dus­tria.

El Es­tu­dio de Fuer­za La­bo­ral que re­cién lan­za­mos nos en­cien­de al­gu­nas se­ña­les de aler­ta. Es­pe­ra­mos que es­tas guíen a to­dos los ac­to­res in­vo­lu­cra­dos pa­ra apro­ve­char los be­ne­fi­cios de la ini­cia­ti­va y sen­tar las ba­ses que per­mi­tan a otros sec­to­res pro­duc­ti­vos apro­ve­char el ca­mino que ya he­mos re­co­rri­do en la for­ma­ción pa­ra el tra­ba­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.