Fon­tai­ne re­fu­ta a mi­nis­tro Val­dés: “Se pue­den to­mar me­di­das con­cre­tas pro cre­ci­mien­to sin que la NM re­nun­cie a sus prin­ci­pios”

—Cree que el dis­cur­so de la Pre­si­den­ta fue “co­mo una em­pa­na­da hue­ca, que se veía sa­bro­sa por fue­ra, pero sin me­di­das con­cre­tas”. —Afir­ma que pa­ra “un Gobierno que ha pro­du­ci­do un ni­vel de des­con­fian­za tan gran­de no bas­tan las señales. Tie­nen que ha­ber hec

Pulso - - Portada - Una en­tre­vis­ta de CARLOS ALON­SO M.

TRAS las crí­ti­cas que tu­vo el dis­cur­so del 21 de ma­yo re­cién pa­sa­do por la fal­ta de me­di­das con­cre­tas pa­ra reac­ti­var la economía, el mi­nis­tro de Ha­cien­da, Ro­dri­go Val­dés, se­ña­ló el lu­nes en en­tre­vis­ta con PUL­SO que “cuan­do me di­cen ‘fal­tó un anun­cio’, o se di­ce que ‘pa­ra cre­cer se ne­ce­si­ta más’, ¿qué co­sa es? ¿Aban­do­nar las con­vic­cio­nes que tie­ne es­te Gobierno? Al­gu­na vez di­je, eso es irreal”.

Es­ta afir­ma­ción es re­fu­ta­da por el eco­no­mis­ta y di­rec­tor de em­pre­sas, Ber­nar­do Fon­tai­ne, quien con­si­de­ra que es per­fec­ta­men­te com­pa­ti­ble que el Gobierno avance en una agen­da de­ci­di­da pa­ra di­na­mi­zar la economía, y que a la vez man­ten­ga los prin­ci­pios que ri­gen a la Nue­va Ma­yo­ría. Al res­pec­to, el ex­per­to cree que se pue­de pro­po­ner una ges­tión cla­ra pa­ra des­tra­bar los pro­yec­tos de in­ver­sión y ace­le- rar to­dos aque­llos que es­tén “ato­ra­dos”. Asi­mis­mo, men­cio­na co­mo re­le­van­te abrir­le más es­pa­cio al desa­rro­llo del sec­tor pri­va­do y des­ta­car el rol que jue­gan en la economía los em­pren­de­do­res.

Por otro la­do, señala que pa­ra di­na­mi­zar la economía es fun­da­men­tal que la Nue­va Ma­yo­ría de­fi­na los cam­bios que se quiere ha­cer en la Cons­ti­tu­ción, so­bre to­do en ma­te­ria eco­nó­mi­ca. Tras el dis­cur­so del 21 de ma­yo de la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let y las de­cla­ra­cio­nes de los mi­nis­tro de Ha­cien­da e In­te­rior, ¿ve que el cre­ci­mien­to pa­só a es­tar den­tro de las prio­ri­da­des del Gobierno? —Hay un cam­bio gran­de en los con­cep­tos. El pro­gra­ma de Gobierno no es­ta­ble­cía el cre­ci­mien­to co­mo una prio­ri­dad. Y aho­ra que el cre­ci­mien­to ha caí­do, la Pre­si­den­ta se em­pie­za a preo­cu­par del te­ma. Es­te es un triun­fo pa­ra quie­nes lu- Pri­va­dos. Fal­ta dar­le más es­pa­cio al sec­tor pri­va­do y a los em­pren­de­do­res. cha­mos por el cre­ci­mien­to y el desa­rro­llo del país. Sin em­bar­go, fal­ta­ron me­di­das con­cre­tas pa­ra sa­ber có­mo se va a ma­te­ria­li­zar el dis­cur­so en he­chos. El dis­cur­so de la Pre­si­den­ta fue co­mo una em­pa­na­da hue­ca, que se veía sa­bro­sa por fue­ra, pero sin me­di­das con­cre­tas. El mi­nis­tro de Ha­cien­da, Ro­dri­go Val­dés, afir­mó que “cuan­do me di­cen ‘fal­tó un anun­cio’, ¿qué co­sa es? ¿Aban­do­nar las con­vic­cio­nes que tie­ne es­te Gobierno? Eso es irreal”. ¿Qué le pa­re­cen esas de­cla­ra­cio­nes? —No se tra­ta de ir contra las con­vic­cio­nes del Gobierno. Se pue­den to­mar me­di­das con­cre­tas pro cre­ci­mien­to sin que la Nue­va Ma­yo­ría re­nun­cie a sus prin­ci­pios. Eso es per­fec­ta­men­te po­si­ble. ¿Qué me­di­das con­cre­tas se pue­den apli­car pa­ra ayu­dar a reac­ti­var la economía? —Por ejem­plo se pue­de pro­po­ner una ges­tión de­ci­di­da pa­ra des­tra­bar los pro­yec­tos de in­ver­sión. Ahí el mi­nis­tro de Economía de­be­ría sa­car ade­lan­te los pro­yec­tos de in­ver­sión que es­tán ato­ra­dos. Asi­mis­mo, se pue­de avan­zar en me­jo­rar la pro­duc­ti­vi­dad del Es­ta­do, agi­li­zan­do los trá­mi­tes y su ges­tión. Tam­bién es in­dis­pen­sa­ble im­pul­sar el trabajo por ho­ra pa­ra in­cor­po­rar a las mujeres y jó­ve­nes al mer­ca­do la­bo­ral. Ade­más, fal­ta abrir­le más es­pa­cio al sec­tor pri­va­do pa­ra que se desa­rro­llen y des­ta­car el rol que jue­gan los em­pren­de­do­res en el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. So­bre las re­for­mas en cur­so, ¿de­bió ha­ber al­gún pro­nun­cia­mien­to? —Tam­bién pa­ra di­na­mi­zar la economía es fun­da­men­tal que la Nue­va Ma­yo­ría de­fi­na los cam­bios que se quie­ren ha­cer en la Cons­ti­tu­ción, so­bre to­do en ma­te­ria eco­nó­mi­ca. En el te­ma tri­bu­ta­rio es in­dis­pen­sa­ble vol­ver a la in­te­gra­ción del sis­te­ma tri­bu­ta­rio e in­cor­po­rar el re­em­pla­zo in­terno en la Re­for­ma La­bo­ral. El mi­nis­tro del In­te­rior, Jor­ge Bur­gos, di­jo que las señales so­bre cre­ci­mien­to es­tán cla­ras, pero que si no las quie­ren leer ya no es pro­ble­ma del Gobierno. —Pa­ra un Gobierno que ha pro­du­ci­do un ni­vel de des­con­fian­za tan gran­de en su ges­tión, no bas­tan las señales. Tie­nen que ha­ber he­chos con­cre­tos. Son bue­nas las señales que tie­ne el dis­cur­so, pero se ne­ce­si­tan más me­di­das con­cre­tas. ¿El men­sa­je en­tre­ga­do en­ton­ces no al­can­za pa­ra cam­biar las pers­pec­ti­vas de cre­ci­mien­to? —La pre­gun­ta que que­da es si des­pués del dis­cur­so se in­ver­ti­rá más, ha­brá ma­yor se­gu­ri­dad en el em­pleo, los con­su­mi­do­res irán a com­prar con más con­fian­za, y me pa­re­ce que la res­pues­ta es que no, por­que lo que se ne­ce­si­tan son me­di­das con­cre­tas. En­ton­ces ¿más allá del men­sa­je, no es cla­ro que el fo­co es­té pues­to en el cre­ci­mien­to?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.