“Chile se tar­dó más de la cuen­ta en dar­le re­le­van­cia a la pro­ble­má­ti­ca de los residuos”

—El fun­da­dor de TriCi­clos da cuen­ta so­bre lo que fal­ta en Chile pa­ra fo­men­tar la in­dus­tria del re­ci­cla­je. —Mu­ñoz co­men­ta có­mo ha si­do el proceso de ex­pan­sión a Bra­sil y sus ex­pec­ta­ti­vas de cre­ci­mien­to. —Aca­ba de re­ci­bir el pre­mio BMW Foun­da­tion Res­pon­sibl

Pulso - - Empresas & Mercados - Una en­tre­vis­ta de PAULA NÚ­ÑEZ LÓ­PEZ

ES­TE lu­nes se en­tre­gó en Ale­ma­nia el BMW Foun­da­tion Res­pon­si­ble Lea­ders Awards 2016, ga­lar­dón que ca­da año des­ta­ca a un lí­der, que fo­men­ta ini­cia­ti­vas de al­to im­pac­to y que re­sul­tan po­si­ti­vas pa­ra la so­cie­dad. Es­ta oca­sión, coin­ci­dien­do con los cien años de la com­pa­ñía, el pre­mio lo re­ci­bió Gon­za­lo Mu­ñoz, fun­da­dor de TriCi­clos, quien di­ce que re­co­no­ci­mien­tos co­mo és­te re­fuer­zan la re­le­van­cia de la res­pon­sa­bi­li­dad tan­to en dis­cur­sos co­mo en prác­ti­cas. Mu­ñoz da cuen­ta de cuá­les son los desafíos pa­ra nuestro país en ma­te­ria de residuos y re­ci­cla­je. Ade­más, es­ta­ble­ce la im­por­tan­cia de la Ley REP.

¿Có­mo ha evo­lu­cio­na­do el re­ci­cla­je en nuestro país?

—Chile se tar­dó más de la cuen­ta en dar­le re­le­van­cia a la pro­ble­má­ti­ca de los residuos y a fo­men­tar el re­ci­cla­je co­mo una de las ac­cio­nes que dis­mi­nu­yen el im­pac­to me­dioam­bien­tal de la ac­ti­vi­dad hu­ma­na.

¿Crees que ha au­men­ta­do la con­cien­cia en la ciu­da­da­nía?

—Ac­tual­men­te, Chile cuen­ta con un eco­sis­te­ma bas­tan­te úni­co que po­dría dar pie a un desa­rro­llo muy ra­zo­na­ble del re­ci­cla­je. El pro­ble­ma de la ba­su­ra se ha po­si­cio­na­do en la opi­nión pública de di­ver­sas for­mas co­mo un error que de­be co­rre­gir­se. Ade­más, la sen­si­bi­li­dad res­pec­to de la ac­ción hu­ma­na so­bre los eco­sis­te­mas au­men­ta ca­da mes y exis­te un mo­vi­mien­to em­pren­de­dor ac­ti­vo en ma­te­ria de so­lu­cio­nes am­bien­ta­les. Por otro la­do, las em­pre­sas son ca­da día más cons­cien­tes de sus ex­ter­na­li­da­des ne­ga­ti­vas y el cu­rrí­cu­lum edu­ca­ti­vo ha ayu­da­do a in­cre­men­tar la sen­si­bi­li­dad am­bien­tal en los ni­ños y ni­ñas. Exis­te un ma­yor gra­do de con­cien­cia res­pec­to del rol que cum­ple ca­da per­so­na pa­ra re­sol­ver es­te y mu­chos otros pro­ble­mas.

¿Qué fal­ta pa­ra fo­men­tar el re­ci­cla­je en nuestro país?

—In­cen­ti­vos ade­cua­dos. Ne­ce­si­ta­mos que las em­pre­sas en­tien­dan los residuos co­mo una ex­ter­na­li­dad ne­ga­ti­va de sus pro­ce­sos, y por lo tan­to, lo in­cor­po­ren en el cos­to de los pro­duc­tos. Es una no­ti­cia di­fí­cil de asi­mi­lar en el cor­to pla­zo, pero tre­men­da­men­te rea­lis­ta en el me­diano y lar­go pla­zo. Lo con­tra­rio se­ría ima­gi­nar­nos lo que se­ría la con­ta­mi­na­ción at­mos­fé­ri­ca de San­tia­go si los au­tos no tu­vie­ran con­ver­ti­dor ca­ta­lí­ti­co, o las chi­me­neas de las in­dus­trias emi­tie­ran sin fil­tro.

¿Có­mo de­be­rían ope­rar es­tos in­cen­ti­vos?

—Lo im­por­tan­te es que los in­cen­ti­vos sean cla­ros y se ali­neen rá­pi­da­men­te pa­ra lle­gar a ser po­si­ti­vos. La ex­pec­ta­ti­va es lle­gar a fo­men­tar el con­su­mo res­pon­sa­ble por par­te del con­su­mi­dor. Que las per­so­nas co­men­ce­mos a ele­gir nues­tra com­pra agre­gan­do el cri­te­rio de pa­gar por com­prar la me­nor can­ti­dad po­si­ble de ba­su­ra. Pa­ra ello se tie­ne que crear una cul­tu­ra aso­cia­da a la re­duc­ción de em­pa­ques, a la sim- pli­fi­ca­ción de es­tos, al eco­di­se­ño, al com­pos­ta­je, a la ecoe­fi­cien­cia.

¿Qué vi­sión tie­nes de la Ley REP?

—Creo que vie­ne a cu­brir una fa­len­cia que tie­ne nues­tra so­cie­dad. En Chile, has­ta aho­ra ge­ne­rar ba­su­ra tie­ne un cos­to mí­ni­mo en el mer­ca­do, pero un cos­to enor­me pa­ra el me­dioam­bien­te y los sec­to­res más vul­ne­ra­bles. Si bien la efec­ti­vi­dad de la ley se ve­rá en cuán fuer­tes y rea­lis­tas sean los re­gla­men­tos, el só­lo he­cho de te­ner­la es un gran pa­so.

¿Qué ele­men­tos de­bie­ran con­tem­plar­se en los re­gla­men­tos?

—Hay dos tre­men­da­men­te re­le­van­tes: el pri­me­ro tie­ne que ver con in­cor­po­rar la di­ver­si­dad de ma­te­ria­les. Es muy di­fe­ren­te re­ci­clar un tos­ta­dor de un compu­tador, de mo­do que no pue­den que­dar am­bos en la ca­te­go­ría de “elec­tró­ni­cos”. El otro, es el de la te­rri­to­ria­li­dad. No es lo mis­mo re­cu­pe­rar un ki­lo de vi­drio o car­tón en Pro­vi­den­cia, que ha­cer­lo en Ma­ga­lla­nes o el la­go Chun­ga­rá.

¿Có­mo sur­ge idea de TriCi­clos y qué re­sul­ta­dos han te­ni­do a lo lar­go de su desa­rro­llo?

—La idea na­ce el año 2008 con la pre­mi­sa de que la ba­su­ra es un error de di­se­ño. Sa­bía­mos que los mo­de­los eco­nó­mi­cos li­nea­les iban a te­ner que co­rre­gir­se ha­cia mo­de­los de economía cir­cu­lar, de mo­do que nos pro­pu­si­mos crear una or­ga­ni­za­ción que tu­vie­ra un com­pro­mi­so le­gal de ge­ne­rar tri­ple re­sul­ta­do (so­cial, am­bien­tal y fi­nan­cie­ro), y que ayu­da­ra a co­rre­gir los erro­res que te­nían los sis­te­mas pro­duc­ti­vos y de con­su­mo en es­ta ma­te­ria.

¿Los fun­da­do­res te­nían ex­pe­rien­cia en con­su­mo ma­si­vo?

—En­ten­día­mos qué rol es­ta­ba ju­gan­do ca­da ac­tor de la ca­de­na, y de qué ma­ne­ra es­ta­ban fa­llan­do los in­cen­ti­vos pa­ra au­men­tar las ta­sas de re­ci­cla­je así co­mo la con­cien­cia am­bien­tal de ca­da per­so­na, des­de quien di­se­ña un pro­duc­to, has­ta la in­dus­tria que po­dría usar ma­te­ria pri­ma re­ci­cla­da en vez de ma­te­ria pri­ma vir­gen; pa­san­do por quien lo co­mer­cia­li­za, el due­ño de la mar- ca, el ciu­da­dano co­mo con­su­mi­dor, el re­ci­cla­dor de ba­se, el re­co­lec­tor de ba­su­ra e in­clu­so, el legislador. Esos ac­to­res nun­ca con­ver­sa­ban, y di­fí­cil­men­te iban a lo­grar ali­near sus in­cen­ti­vos. En­ton­ces nos pro­pu­si­mos crear una pla­ta­for­ma que per­mi­tie­ra que to­dos ellos in­ter­ac­tua­ran en ba­se a da­tos reales y en torno a una ex­pe­rien­cia prác­ti­ca co­mo la que ocu­rre en nues­tros pun­tos lim­pios.

Aho­ra es­tás en Bra­sil pa­ra ex­pan­dir las ope­ra­cio­nes, ¿có­mo les ha ido en ese proceso?

—Ha si­do un desafío tre­men­do y es­ta­mos muy con­ten­tos con los re­sul­ta­dos que es­ta­mos te­nien­do. En es­te ca­so, nues­tra lle­ga­da vino a ayu­dar a me­jo­rar me­ca­nis­mos que lle­va­ban dé­ca­das fun­cio­nan­do y que no es­ta­ban lo­gran­do dar cuen­ta de la ley que fue im­ple­men­ta­da el año 2010. El desafío im­pli­ca­ba que­brar pa­ra­dig­mas y ge­ne­rar cam­bios re­le­van­tes.

Ac­tual­men­te tie­nen pun­tos lim­pios de Ari­ca a Castro, in­clu­yen­do uno en Juan Fer­nán­dez.

SO­BRE RE­GLA­MEN­TOS REP: “Hay dos ele­men­tos que son muy im­por­tan­tes: di­ver­si­dad de ma­te­ria­les y te­rri­to­ria­li­dad”.

¿Có­mo cuá­les?

—El pri­mer año lo­gra­mos nues­tra me­ta de ope­ra­cio­nes fun­cio­nan­do, in­clu­yen­do un piloto con Pao de Acu­car (el re­tai­ler que más pun­tos de re­ci­cla­je tie­ne en Su­da­mé­ri­ca). Y en ba­se a esos re­sul­ta­dos, es­ta­mos ad por­tas de am­pliar con­si­de­ra­ble­men­te la red, con una al­ta pro­ba­bi­li­dad de que el pró­xi­mo año ten­ga­mos más uni­da­des ope­ra­ti­vas en Bra­sil de las que te­ne­mos en Chile. De he­cho, nuestro pri­mer pun­to lim­pio en Bra­sil fue en la pri­me­ra tien­da So­di­mac de Bra­sil.

SO­BRE EX­PAN­SIÓN A BRA­SIL “Es pro­ba­ble que el pró­xi­mo año ten­ga­mos más uni­da­des en Bra­sil de las que te­ne­mos en Chile”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.