Los ries­gos del aho­rro en EEUU,

Si EEUU no con­si­gue ele­var su aho­rro in­terno, po­dría ocu­rrir que la fal­ta de ca­pi­tal des­de Chi­na le suba cos­tos de fi­nan­cia­mien­to.

Pulso - - Portada - por Step­hen S. Roach

en el aho­rro tam­bién pue­den lle­var a flu­jos de ca­pi­tal in­ter­na­cio­na­les des­es­ta­bi­li­za­do­res, bur­bu­jas de ac­ti­vos y crisis fi­nan­cie­ras. Ese fue el ca­so an­tes de la crisis fi­nan­cie­ra de 2008-2009, cuan­do los des­equi­li­brios de aho­rros glo­ba­les, se­gún lo me­di­do por las dis­pa­ri­da­des en­tre paí­ses con dé­fi­cits y su­pe­rá­vits de cuen­ta co­rrien­te, al­can­za­ron un ré­cord de los tiem­pos mo­der­nos. Las bur­bu­jas de ac­ti­vos y cré­di­to avi­va­das por esos des­equi­li­brios lle­va­ron al mun­do al bor­de de un abis­mo no vis­to des­de la dé­ca­da de 1930. En es­to tam­bién hay mu­cho in­ter­cam­bio de acu­sa­cio­nes. Los paí­ses de­fi­ci­ta­rios tien­den a res­pon­sa­bi­li­zar al “ex­ce­so de aho­rro”, ávi­do de ren­di­mien­tos, que pla­ga los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros glo­ba­les.

La ma­ne­ra más pru­den­te de abor­dar el asun­to se­ría lle­gar a un pun­to me­dio en­tre aho­rro y gas­to, lo que es par­ti­cu­lar­men­te im­por­tan­te pa­ra EEUU y Chi­na, que en con­jun­to re­pre­sen­tan una par­te des­pro­por­cio­na­da de las dis­pa­ri­da­des del aho­rro mun­dial. En po­cas pa­la­bras, EEUU tie­ne que aho­rrar más y gas­tar me­nos y Chi­na de­be aho­rrar me­nos y gas­tar más.

En es­te fren­te, Chi­na ha lle­va­do la de­lan­te­ra con la es­tra­te­gia de re­equi­li­brio cen­tra­do en el con­su­mo que in­tro­du­je­ra ha­ce cin­co años. Has­ta aho­ra, los re­sul­ta­dos han si­do mix­tos, ya que la inade­cua­da fi­nan­cia­ción de la red de se­gu­ri­dad so­cial sigue atem­pe­ran­do el apoyo a los in­gre­sos de los ho­ga­res lo­gra­do me­dian­te la crea­ción de em­pleos en el sec­tor ser­vi­cios y los au­men­tos de los sa­la­rios reales crea­dos por la ma­yor ur­ba­ni­za­ción. Sin em­bar­go, úl­ti­ma­men­te ha mos­tra­do el com­pro­mi­so con la su­pera­ción de es­tas li­mi­ta­cio­nes. nó­mi­ca co­de­pen­dien­te con Chi­na, no se pue­de per­mi­tir pa­sar por al­to es­te cam­bio. Des­pués de to­do, ade­más de re­du­cir sus su­pe­rá­vits de co­mer­cio y cuen­ta co­rrien­te, el pa­so de Chi­na a una ab­sor­ción del aho­rro gra­cias al én­fa­sis en el con­su­mo pro­ba­ble­men­te im­pli­que una me­nor acu­mu­la­ción de re­ser­vas en mo­ne­da ex­tran­je­ra y me­nos con­ver­sión de es­tas re­ser­vas en ac­ti­vos de­no­mi­na­dos en dó­la­res, co­mo los bo­nos del Te­so­ro. Si EEUU no lo­gra ele­var su aho­rro in­terno, bien po­dría ocu­rrir que la fal­ta de ca­pi­tal chino lo obli­gue a pa­gar un ma­yor cos­to del fi­nan­cia­mien­to ex­terno.

Nin­gún país pue­de pros­pe­rar in­de­fi­ni­da­men­te sin aho­rrar. Pues­to que su mo­ne­da es la di­vi­sa de re­ser­va glo­bal, EEUU ha po­di­do es­ca­par al pro­ble­ma, prin­ci­pal­men­te por­que el res­to de los paí­ses lo ha con­sen­ti­do. Des­pués de to­do, quie­nes lo per­mi­tie­ron (es­pe­cial­men­te eco­no­mías orien­ta­das a las ex­por­ta­cio­nes, co­mo Chi­na y su ca­de­na de su­mi­nis­tro de­pen­dien­te de los re­cur­sos) se han be­ne­fi­cia­do del de­sen­freno con­su­mis­ta estadounidense, ya que ha im­pul­sa­do una enor­me ex­pan­sión del co­mer­cio glo­bal.

Pero es un fe­nó­meno que tie­ne los días con­ta­dos. Ca­da vez más, los vo­tan­tes es­ta­dou­ni­den­ses (en es­pe­cial, tra­ba­ja­do­res de cla­se me­dia en­fa­da­dos y des­fa­vo­re­ci­dos) re­co­no­cen que hay al­go que no cua­dra. Y, no obs­tan­te, sus po­lí­ti­cos si­guen di­ri­gien­do esa ra­bia ha­cia ac­to­res ex­ter­nos, sin ver el sub­si­dio al cre­ci­mien­to que ha ve­ni­do de la mano de la “ama­bi­li­dad de los des­co­no­ci­dos”. Ya es ho­ra de que re­co­noz­can es­ta in­có­mo­da ver­dad: el dé­fi­cit de aho­rro es la gran ame­na­za pa­ra el

ame­ri­cano. sue­ño

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.