¿La po­bre­za de­jó de ser un te­ma? Ex­per­tos cri­ti­can la fal­ta de anun­cios en dis­cur­so del 21 de Ma­yo

Só­lo tres ve­ces fue men­cio­na­da la pa­la­bra po­bre­za en la úl­ti­ma cuen­ta pú­bli­ca de la Pre­si­den­ta Ba­che­let, lo que cho­ca con una agen­da con de­cla­ra­do se­llo so­cial.

Pulso - - Portada - PIERINA BER­TO­NI

—”La pri­me­ra ta­rea de la pro­tec­ción so­cial es la re­duc­ción de la po­bre­za. Ha si­do ne­ce­sa­rio lo­grar un an­tes y un des­pués en su me­di­ción, acor­de con las nue­vas ca­ras que hoy ad­quie­re es­te fe­nó­meno. Pa­ra ac­tuar con efi­ca­cia per­fec­cio­na­mos la me­di­ción de la po­bre­za, in­cor­po­ran­do a la En­cues­ta Ca­sen la me­di­ción de po­bre­za mul­ti­di­men­sio­nal”.

El pá­rra­fo an­te­rior fue la úni­ca re­fe­ren­cia so­bre la po­bre­za que reali­zó la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let en su dis­cur­so del 21 de ma­yo. Po­co, muy po­co de acuer­do a los ex­per­tos en el te­ma, en es­pe­cial por­que de­be­ría se­guir sien­do un te­ma de pri­me­ra prio­ri­dad.

Se­gún la úl­ti­ma en­cues­ta Ca­sen, el 14,4% de las per­so­nas en Chi­le son po­bres, mien­tras el 4,5% es­tán en la po­bre­za ex­tre­ma. Las ci­fras son las más ba­jas de la re­gión, tras Ar­gen­ti­na (con­si­de­ran­do la me­di­ción Ce­pal). Ade­más, Chi­le es el tercer país que más rá­pi­do ba­jó su ta­sa de po­bre­za des­de 2010 en Amé­ri­ca La­ti­na. Sin em­bar­go, eco­no­mis­tas an­ti­ci­pan que el ba­jo cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de los úl­ti­mos años y el aco­ta­do au­men­to del em­pleo, ha­rán que la me- di­ción de es­te año de la po­bre­za mues­tre un es­tan­ca­mien­to en su ten­den­cia a la ba­ja, e in­clu­so po­dría re­gis­trar­se un au­men­to por pri­me­ra vez des­de 1990.

En es­te es­ce­na­rio, los ex­per­tos apun­tan a no per­der el fo­co en es­ta ma­te­ria y fue­ron en­fá­ti­cos en se­ña­lar que, al pa­re­cer, la dis­mi­nu­ción del nú­me­ro de per­so­nas que vi­ven en cam­pa­men­tos o las po­lí­ti­cas pú­bi­cas que brin­den una so­lu­ción de­fi­ni­ti­va a los sec­to­res más vul­ne­ra­bles, de­ja­ron de ser prio­ri­dad pa­ra el Eje­cu­ti­vo.

Así tam­bién lo evi­den­cian -de for­ma más anec­dó­ti­ca- las úl­ti­mas cuen­tas pú­bli­cas pre­si­den­cia­les. En 2012, mien­tras Se­bas­tián Pi­ñe­ra era Pre­si­den­te, la pa­la­bra “po­bre­za” se men­cio­nó 14 ve­ces en el dis­cur­so del 21 de ma­yo, el año si­guien­te fue nom­bra­da 15 ve­ces, mien­tras que en 2014 la Pre­si­den­ta Ba­che­let só­lo la usó 3 ve­ces, la mis­ma can­ti­dad que en la cuen­ta anual del sá­ba­do pa­sa­do.

Bruno Ba­ran­da, ex mi­nis­tro de De­sa­rro­llo So­cial, se­ña­ló que “el men­sa­je del 21 de ma­yo nos sor­pren­dió con la au­sen­cia ca­si to­tal del com­pro­mi­so del Go­bierno pa­ra adop­tar me­di­das que co­la­bo­ren a la su­pera­ción de la po­bre­za”,

Fe­li­pe Kast, ac­tual dipu­tado y ex mi­nis­tro de Mi­de­plán y quien asu­mió un rol pro­ta­gó­ni­co en el Go­bierno an­te­rior en la ta­rea de erra­di­car los cam­pa­men­tos lue­go del te­rre­mo­to del 2010, sos­tu­vo que “ha­bía una sen­sa­ción de in­vi­si­bi­li­dad de la po­bre­za, no fue par­te del dis­cur­so, el Mi­nis­te­rio de De­sa­rro­llo So­cial bri­lló por su au­sen­cia. Eso es muy gra­ve pa­ra un Go­bierno que más en­ci­ma ha he­cho un au­men­to de la car­ga tri­bu­ta­ria sus­tan­ti­vo y don­de fi­nal­men­te no se nom­bra la pa­la­bra cam­pa­men­to en nin­gu­na par­te, no se nom­bra la pa­la­bra po­bre­za y cla­ra­men­te ve­mos un Go­bierno sin agen­da so­cial”.

Mien­tras que Ba­ran­da agre­gó que le pa­re­ce preo­cu­pan­te que es­te desafío si­ga es­tan­do au­sen­te de la agen­da de Go­bierno: “Si uno ana­li­za con sin­ce­ri­dad, ad­vier­te que en es­tos dos úl­ti­mos años no he­mos co­no­ci­do nin­gu­na po­lí­ti­ca pú­bli­ca ni pro­gra­ma que va­ya al co­ra­zón de quie­nes más lo ne­ce­si­tan... Más allá de los bo­nos”.

Pre­ci­sa­men­te en es­te pun­to coin- ci­den tam­bién to­dos los ex­per­tos, pues ase­gu­ran que ya el ins­ti­tu­cio­na­li­za­do sis­te­ma de bo­nos, co­mo el de mar­zo o el de in­vierno, son un “sal­va­vi­das”, pe­ro no una so­lu­ción pa­ra los más ne­ce­si­ta­dos.

Juan Cris­tó­bal Bey­tía, pre­si­den­te del di­rec­to­rio de Te­cho Chi­le, pro­fun­di­zó en es­te pun­to, se­ña­lan­do que “to­dos sa­be­mos que no so­lu­cio­nan nin­gún pro­ble­ma, sin em­bar­go hay que de­cir que en si­tua­cio­nes por ejem­plo de adul­tos ma­yo­res, es un buen sal­va­vi­das”.

En tan­to Pau­li­na He­noch, in­ves­ti­ga­do­ra del Pro­gra­ma So­cial del ins­ti­tu­to Li­ber­tad y De­sa­rro­llo (LyD), en­fa­ti­zó en cuan­to a la au­sen­cia de me­di­das que “no se han he­cho, la úni­ca fue el bono mar­zo e in­vierno, pe­ro los cua­les ya exis­tían y sim­ple­men­te se re­ajus­tan, no exis­te un fo­co cla­ro acer­ca de las po­lí­ti­cas pa­ra su­pe­rar la po­bre­za”.

SI­TUA­CIÓN DE LOS CAM­PA­MEN­TOS. Pa­ra to­dos los ex­per­tos, el te­ma prin­ci­pal que no se abor­dó en el men­sa­je pre­si­den­cial fue la erra­di­ca­ción de los cam­pa­men­tos. Al pre­sen­te año en Chi­le exis­ten 693 cam­pa­men­tos, mis­ma ci­fra que du­ran­te el 2015 e in­clu­so su­pe­rior a la del 2014, cuan­do cuan­do exis­tían 681.

Así, ac­tual­men­te 36.023 fa­mi­lias re­si­den en cam­pa­men­tos en el país, 8.645 fa­mi­lias más que en 2011, cuan­do la ci­fra lle­ga­ba a 27.378 f se­gún ci­fras de Te­cho Chi­le.

Bey­tía ma­ni­fies­ta que so­bre es­te te­ma no se ha­bló “na­da” en la cuen­ta pú­bli­ca, y co­men­tó que “cuan­do asu­mí en Te­cho en 2013 eran 31 mil fa­mi­lias, hoy día hay 5 mil más, es un fe­nó­meno que va en au­men­to, y no es que no ha­ya­mos he­cho la pe­ga, sa­lie­ron en es­tos años 5 mil fa­mi­lias de los cam-

Prio­ri­dad La erra­di­ca­ción de los cam­pa­men­tos, se­gún los ex­per­tos, de­jó de ser prio­ri­dad pa­ra el Eje­cu­ti­vo.

Bo­nos. Los que fue­ron anun­cia­dos “ya exis­ti­rían” y só­lo ha­brían si­do re­ajus­ta­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.