Un Chi­le Day en se­rio

Pulso - - Opinion - PE­DRO LACERDA

HA­CE AL­GU­NOS días, más de 600 em­pre­sa­rios y al­tos eje­cu­ti­vos fui­mos tes­ti­gos de una nue­va jor­na­da del Chi­le Day, mo­men­to en que nues­tro país des­ti­na dos días de am­plia lo­gís­ti­ca y lobby pa­ra mos­trar nues­tras bon­da­des en Lon­dres, uno de los prin­ci­pa­les cen­tros fi­nan­cie­ros y de ne­go­cios del mun­do. Si bien no exis­ten ci­fras cier­tas so­bre el im­pac­to de es­ta ini­cia­ti­va, que es­te año se ha­ya con­for­ma­do una de­le­ga­ción que ca­si tri­pli­có la de 2015, mues­tra que el even­to be­ne­fi­cia en el me­diano y lar­go pla­zo a quie­nes se atre­ven a ser par­te de la co­mi­ti­va, de­bi­do a la po­si­bi­li­dad de in­ter­ac­tuar fren­te a fren­te con in­ver­sio­nis­tas que bus­can am­pliar sus ne­go­cios tan­to en Chi­le co­mo en el ex­tran­je­ro. La ini­cia­ti­va, que cre­ce año a año y bus­ca ex­pan­dir­se aho­ra ha­cia Nue­va York, es­tá lle­gan­do a un mo­men­to don­de de­be ge­ne­rar un pun­to de in­fle­xión y de ma­du­ra­ción, que le per­mi­ta evo­lu­cio­nar des­de una gran ron­da de ne­go­cios, ha­cia una mues­tra que pro­mo­cio­ne de for­ma real las bon­da­des no so­lo del país, sino tam­bién de las em­pre­sas. Nues­tra ex­pe­rien­cia in­di­ca que al mo­men­to de or­ga­ni­zar es­tas ron­das de ne­go­cios, es ne­ce­sa­rio es­que­ma­ti­zar y pro­fe­sio­na­li­zar de me­jor for­ma las pre­sen­ta­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les, pa­ra “ven­der” nue­vos pro­yec­tos de in­ver­sión que in­vo­lu­cren al apa­ra­ta­je es­ta­tal. Jun­to a ello, de­be tam­bién exis­tir un in­cen­ti­vo fuer­te pa­ra el arri­bo de em­pren­de­do­res y pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas que, ace­le­ra­das, pue­dan pres­tar ser­vi­cios a cual­quie­ra de las gran­des em­pre­sas par­te del Chi­le Day. Adi­cio­nal­men­te, es ne­ce­sa­rio abrir ron­das de acer­ca­mien­to, co­no­ci­mien­to y pre­sen­ta­ción de ser­vi­cios en­tre ofe­ren­tes in­tere­sa­dos y los asis­ten­tes, los que di­vi­di­dos por in­dus­tria y en un es­ti­lo si­mi­lar al sis­te­ma de los “First Thurs­day”, em­pre­sas que ne­ce­si­tan abrirse ca­mino ten­gan una ven­ta­na pa­ra mos­trar su ofer­ta en reunio­nes de no más de cin­co a seis mi­nu­tos. Si es po­si­ble cam­biar un po­co la di­ná­mi­ca del Chi­le Day, la ins­tan­cia pa­sa­rá de con­ver­tir­se de una gran al­ter­na­ti­va pa­ra ge­ne­ra­ción de con­tac­tos y po­si­bles ne­go­cios, a una ins­tan­cia más téc­ni­ca, con­cre­ta y real, de ce­rrar ne­go­cios en­tre em­pre­sas chi­le­nas e in­ver­sio­nis­tas in­ter­na­cio­na­les y po­dría sig­ni­fi­car la pri­me­ra fe­ria iti­ne­ran­te pro­fe­sio­nal de ser­vi­cios y ta­len­tos del país en el ex­te­rior.

El au­tor es CEO Hays Chi­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.