Dar la vi­da por un sue­ño

Los ideó­lo­gos de la iz­quier­da en­con­tra­ron en la “igual­dad” la lla­ve maes­tra pa­ra ase­si­nar nues­tros sue­ños con un mo­de­lo fra­ca­sa­do.

Pulso - - Opinion - GON­ZA­LO DE LA CA­RRE­RA CO­RREA

an­te­rior pa­ra su ca­te­go­ría. Su bi­ci­cle­ta so­lo se de­tu­vo al mo­men­to de mo­rir.

So­lía ocu­par una ca­mi­se­ta es­tam­pa­da que de­cía “Bi­ke all day, party all night”. Sin lu­gar a du­das esa ca­mi­se­ta era una hu­mo­ra­da con mu­cho sig­ni­fi­ca­do. Tie­ne que ver con una ac­ti­tud fren­te a la vi­da. Nos cons­ta que la pri­me­ra par­te de la fra­se re­pre­sen­ta­ba su pa­sión y la se­gun­da su humor.

Eduar­do La­ra tra­ba­ja­ba co­mo guar­dia a la edad de 70 años. Era un hom­bre que por su con­di­ción hu­mil­de y tra­ba­ja­do­ra re­pre­sen­ta a mi­llo­nes de com­pa­trio­tas. Per­dió la vi­da co­mo con­se­cuen­cia de una bom­ba mo­lo­tov lan­za­da por un ase­sino “en­ca­pu­cha­do”. Se­gún re­la­tó su hi­jo el sue­ño de su pa­dre era “tra­ba­jar por­que no le gus­ta­ba que le re­ga­la­ran las co­sas”. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te lo ma­ta­ron aque­llos que quie­ren que to­do sea gra­tis.

Hay mu­chas for­mas de mo­rir. Una de ellas es per­si­guien­do un sue­ño y otra es mo­rir sin te­ner­lo. La pri­me­ra es he­roi­ca, épi­ca y tras­cen­den­te. La se­gun­da es la­men­ta­ble, so­bre to­do si ese sue­ño no exis­tía o te lo ro­ba­ron.

Ha­ce al­gu­nos años el sue­ño co­lec­ti­vo era sa­lir del sub­de­sa­rro­llo, crear ri­que­za, me­jo­rar la ma­la dis­tri­bu­ción del in­gre­so, avan­zar en la so­cie­dad del co­no­ci­mien­to, au­men­tar la co­ber­tu­ra y la ca­li­dad en edu­ca­ción y sa­lud, con­ver­tir­nos en un país de opor­tu­ni­da­des, ge­ne­rar pleno em­pleo, y tra­ba­jar du­ro pa­ra ofre­cer a nues­tros hi­jos un país don­de desa­rro­llar to­das sus po­ten­cia­li­da­des y ejer­cer a ple­ni­tud sus li­ber­ta­des.

Hay mu­chas ma­ne­ras de ma­tar. ¡Una de ellas es ma­tar nues­tros sue­ños! pe­ca­dos que le en­ros­tra al res­to, mien­tras tan­to la opi­nión pú­bli­ca que vo­ci­fe­ra en re­des so­cia­les tam­bién tie­ne el mis­mo te­ja­do de vi­drio. Así na­die con­fía en na­da ni en na­die.

Pa­ra vol­ver a soñar ne­ce­si­ta­mos pro­po­ner­nos me­tas más no­bles y más gran­des que sim­ple­men­te as­pi­rar a ser “igua­les”. Su­pon­go que po­de­mos con­ve­nir que lo que nos une de ver­dad es que to­dos que­re­mos ser fe­li­ces. En­ton­ces, ¿por qué no vol­ver a bus­car esa fe­li­ci­dad en nues­tras ca­sas, en nues­tras fa­mi­lias, con nues­tros ve­ci­nos y en nues­tros tra­ba­jos?

Pa­re­cie­ra ser mu­cho más es­ti­mu­lan­te vol­ver a soñar que se­guir cre­yen­do que nos me­re­ce­mos ser igua­les. Te­ne­mos que fi­jar­nos me­tas al­tas y tras­cen­den­tes. Pon­gá­mo­nos nue­va­men­te de pie y ol­vi­dé­mo­nos de los ata­jos que nos ofre­ce la fa­laz pro­me­sa de la “igual­dad”.

Tra­ba­je­mos jun­tos pa­ra rea­li­zar ta­reas que hoy pa­re­cen im­po­si­bles. Vol­va­mos a con­fiar en nues­tros ni­ños, en el mé­ri­to, en el es­fuer­zo dia­rio, en la crea­ti­vi­dad de nues­tros em­pre­sa­rios, en el tra­ba­jo, en las ins­ti­tu­cio­nes, en la di­ver­si­dad y en el cre­ci­mien­to co­mo fuente de pros­pe­ri­dad.

Al igual que en el ca­so de Fe­li­pe Cu­bi­llos, los chi­le­nos no sa­be­mos si don En­zo Fan­ti­na­ti o don Eduar­do La­ra eran de iz­quier­da o de de­re­cha. Y no im­por­ta. Lo úni­co que sa­be­mos es que ellos te­nían sue­ños, los trans­mi­tían con pa­sión y lu­cha­ban a dia­rio por lo­grar­los. ¿Por qué no les pre­gun­ta­mos a nues­tros hi­jos, ami­gos, ve­ci­nos y co­le­gas con qué sue­ñan y po­ne­mos nues­tro me­jor em­pe­ño en ayu­dar­los a cum­plir­los?

Así to­dos los chi­le­nos po­dre­mos vol­ver a soñar y a lu­char pa­ra vi­vir una vi­da ple­na que nos per­mi­ta a nues­tra me­di­da ad­he­rir a la fi­lo­so­fía que nos le­gó don En­zo: “Bi­ke all day, party all night”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.