El pa­pel post co­lu­sión de CMPC

Las em­pre­sas pri­va­das en­fren­tan exi­gen­cias ma­yo­res. Mu­chas de ellas de­ben re­por­tar a su­per­in­ten­den­cias o son fis­ca­li­za­das ba­jo di­ver­sos es­tán­da­res de me­di­ción de ac­cio­nes.

Pulso - - Opinion - —por JA­VIER VE­GA—

CA­SI SIE­TE me­ses han pa­sa­do des­de que se desató el ca­so de co­lu­sión en el mer­ca­do de los pro­duc­tos tis­sue en­tre CMPC y SCA. El ca­so en­cen­dió las re­des so­cia­les, ge­ne­ró una con­de­na pú­bli­ca a las em­pre­sas co­lu­di­das, la ac­ción de la Pa­pe­le­ra ca­yó más de 10% en cua­tro días y las sos­pe­chas so­bre el sec­tor pri­va­do cre­cie­ron co­mo la es­pu­ma.

El tiem­po fue en­tre­gan­do más ele­men­tos de aná­li­sis. Fue CMPC quien se ha­bía au­to­de­nun­cia­do an­te la FNE al po­co tiem­po de de­tec­tar in­ter­na­men­te el ca­so, ha­bía re­mo­vi­do a los eje­cu­ti­vos in­vo­lu­cra­dos en la co­lu­sión y se ha­bía pues­to a tra­ba­jar co­do a co­do con el or­ga­nis­mo fis­ca­li­za­dor pa­ra des­tra­bar el com­ple­jo me­ca­nis­mo que en­ga­ña­ba al mer­ca­do. Ade­más, a días de es­ta­llar pú­bli­ca­men­te el ca­so, el pre­si­den­te de la com­pa­ñía dio la ca­ra y pi­dió per­dón.

Re­cien­te­men­te, se for­ta­le­ció la lí­nea eje­cu­ti­va, se re­for­mó el go­bierno cor­po­ra­ti­vo de la com­pa­ñía, lo que in­clu­yó la re­nun­cia de su pre­si­den­te, la re­no­va­ción y am­plia­ción del di­rec­to­rio, la in­cor­po­ra­ción de un re­pre­sen­tan­te de las AFP y el re­cam­bio ge­ne­ra­cio­nal de la fa­mi­lia con­tro­la­do­ra.

Pa­ra­le­la­men­te, la em­pre­sa ha es­ta­do tra­ba­jan­do con el Ser­nac y las aso­cia­cio­nes de con­su­mi­do­res pa­ra es­ti­mar los mon­tos in­dem­ni­za­to­rios y bus­car el me­ca­nis­mo ade­cua­do de re­pa­ra­ción del da­ño.

¿Qué más po­dría exi­gír­se­le a una em­pre­sa que de­tec­ta un de­li­to de al­tos eje­cu­ti­vos? La co­lu­sión es un ver­da­de­ro cáncer pa­ra el mer­ca­do, cu­yo tra­ta­mien­to de­be

¿Qué ha pa­sa­do? A ca­si sie­te me­ses del es­ta­lli­do del ca­so de co­lu­sión en el pa­pel tis­sue, la CMPC ha desa­rro­lla­do una se­rie de cambios de su es­truc­tu­ra cor­po­ra­ti­va.

¿Có­mo es el es­ce­na­rio? Em­pre­sas pri­va­das tie­nen un ele­va­do ni­vel de con­trol de sus ope­ra­cio­nes, apar­te de la eva­lua­ción del pro­pio mer­ca­do.

¿Cuál ha si­do el efec­to? La res­pues­ta de CMPC ser­vi­rá co­mo ejem­plo pa­ra la for­ma en que de­ben reac­cio­nar los go­bier­nos cor­po­ra­ti­vos. re­cu­pe­ran­do el ni­vel al­can­za­do en ju­nio de 2015.

Por su par­te, la con­fian­za en el sec­tor “pa­pe­le­ras” al­can­zó al 32%, un al­za no es­ta­dís­ti­ca­men­te sig­ni­fi­ca­ti­va aun res­pec­to de la me­di­ción pre­via, pe­ro si­mi­lar al ni­vel que lo­gran las gran­des em­pre­sas pri­va­das (33%), por so­bre el Go­bierno y los tri­bu­na­les (25%) y más del do­ble de la con­fian­za que des­pier­ta el Con­gre­so (14%).

Di­ver­sas ins­ti­tu­cio­nes es­tán ca­yen­do en el des­cré­di­to pú­bli­co por de­li­tos co­me­ti­dos por sus in­te­gran­tes. En mu­chos ca­sos, la pri­me­ra reac­ción de los re­pre­sen­tan­tes de las ins­ti­tu­cio­nes cues­tio­na­das ha si­do la ne­ga­ción, lue­go la acep­ta­ción a re­ga­ña­dien­tes y cuan­do la pre­sión pú­bli­ca ya no da pa­ra más, al­gu­na que otra san­ción.

Las em­pre­sas pri­va­das tie­nen una exi­gen­cia ma­yor. Mu­chas de­ben re­por­tar a una su­pe­rin­ten­den­cia o son fis­ca­li­za­das ba­jo pa­rá­me­tros de li­bre com­pe­ten­cia, me­dioam­bien­ta­les, la­bo­ra­les, tri­bu­ta­rios, ade­más de ju­gar­se -co­mo lo ha­cen las em­pre­sas que tran­san en bol­sa- su va­lor en el mer­ca­do día a día.

El ca­so de CMPC ser­vi­rá de ejem­plo pa­ra que los go­bier­nos cor­po­ra­ti­vos de las em­pre­sas sean más efi­ca­ces a la ho­ra de de­tec­tar con­duc­tas re­ñi­das con la li­bre com­pe­ten­cia. Pe­ro con el tiem­po, en­tre­ga­rá nue­vos es­tán­da­res de có­mo de­ben erra­di­car­se con éxi­to y de­ter­mi­na­ción las prác­ti­cas de co­lu­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.