Te­mer lo­gra primer triun­fo tras vis­to bueno del Con­gre­so a nue­va me­ta fis­cal

La apro­ba­ción a la pro­pues­ta del man­da­ta­rio lle­ga a cal­mar las aguas en una agi­ta­da se­ma­na, lue­go de la re­nun­cia del re­cién nom­bra­do mi­nis­tro de pla­ni­fi­ca­ción.

Pulso - - Economia & Dinero - F. GUE­RRE­RO

—Una de las gran­des du­das que des­per­ta­ba el go­bierno de Mi­chel Te­mer en Bra­sil era su ca­pa­ci­dad pa­ra ne­go­ciar con un con­gre­so di­vi­di­do. Sin em­bar­go, ayer en la ma­dru­ga­da el pre­si­den­te in­te­ri­no de­mos­tró su for­ta­le­za en el par­la­men­to con la apro­ba­ción de un nue­vo ob­je­ti­vo fis­cal pa­ra 2016.

En una des­or­de­na­da se­sión que se pro­lon­gó pa­sa­da la me­dia­no­che, se apro­bó una me­ta pa­ra el dé­fi­cit pri­ma­rio de 70.500 mi­llo­nes de reales (unos US$47.400 mi­llo­nes), lo que equi­va­le al 2,75% del PIB, evi­tan­do una pa­ra­li­za­ción del Go­bierno en ju­nio.

Es­te avan­ce en la agen­da le­gis­la­ti­va lle­ga un día des­pués de que el go­bierno anun­cia­ra una se­rie de me­di­das, in­clu­yen­do una en­mien­da cons­ti­tu­cio­nal que im­po­ne un to­pe al gas­to pú­bli­co.

El nue­vo ob­je­ti­vo de dé­fi­cit es ca­si el do­ble de lo que el Go­bierno de la sus­pen­di­da pre­si­den­ta Dil­ma Rous­seff ha­bía pro­yec­ta­do. Ese al­to mon­to fa­ci­li­ta­ría un ma­yor gas­to an­tes de las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les de oc­tu­bre.

“El Go­bierno es­tá te­nien­do un en­fo­que muy prag­má­ti­co an­tes de las elec­cio­nes de oc- tu­bre (...) ha­brá mu­chas ne­go­cia­cio­nes po­lí­ti­cas pa­ra la apro­ba­ción de otras me­di­das”, se­ña­ló a Reu­ters Sa­cha Tihan­yi, es­tra­te­ga se­nior de mer­ca­dos emer­gen­tes de TD Se­cu­ri­ties.

El dé­fi­cit pre­su­pues­ta­rio pri­ma­rio, que no con­si­de­ra el pa­go de in­tere­ses de deu­da, es un in­di­ca­dor de la sol­ven­cia de un país y es muy se­gui­do por la agen­cias ca­li­fi­ca­do­ras de cré­di­to.

Jus­ta­men­te ayer, Moody’s emi­tió un in­for­me en el que ase­gu­ra­ba que “las me­di­das de re­for­ma pro­pues­tas (por Te­mer) son ne­ce­sa­rias pa­ra re­ver­tir las ten­den­cias ma­cro­eco­nó­mi­cas ne­ga­ti­vas y con­te­ner el ele­va­do dé­fi­cit fis­cal”. No obs­tan­te, des­ta­ca­ron “las li­mi­ta­das op­cio­nes dis­po­ni­bles pa­ra el go­bierno” y pre­ci­sa­ron que la im­ple­men­ta­ción de los cambios “si­guen es­tan­do su­je­tos a la in­cer­ti­dum­bre po­lí­ti­ca, lo que se in­ser­ta en la pers­pec­ti­va ne­ga­ti­va de la ca­li­fi­ca­ción Ba2 de Bra­sil”.

Par­te de la in­cer­ti­dum­bre a ni­vel po­lí­ti­co que­dó plas­ma­do es­ta se­ma­na con la sa­li­da del re­cién nom­bra­do mi­nis­tro de pla­ni­fi­ca­ción Ro­me­ro Ju­cá, fi­gu­ra cla­ve pa­ra las ne­go­cia­cio­nes con el con­gre­so en el es­que­ma de Te­mer, que re­nun­ció lue­go de que se fil­tra­ra en la pren­sa lo­cal una lla­ma­da te­le­fó­ni­ca en la que in­si­nua­ba que la sus­pen­sión de Dil­ma Rous­seff ayu­da­ría a fre­nar las in­ves­ti­ga­cio­nes an­ti­co­rrup­ción.

Sin em­bar­go, pa­ra Joao Pe­dro Ri­bei­ro, ana­lis­ta de No­mu­ra, la re­nun­cia de Ju­cá “mues­tra que es­te Go­bierno es­tá ex­pues­to a la pes­qui­sa por co­rrup­ción, que po­dría afec­tar su go­ber­na­bi­li­dad y ca­pa­ci­dad de apro­bar me­di­das”.

De to­das ma­ne­ras, pa­ra Neil Shea­ring, eco­no­mis­ta de mer­ca­dos emer­gen­tes en Ca­pi­tal Eco­no­mics, “los ries­gos po­lí­ti­cos si­guen sien­do al­tos y el he­cho de que tan­to el mer­ca­do de ac­cio­nes y la mo­ne­da se ha­yan sua­vi­za­do des­de que el Sr. Te­mer ha to­ma­do po­se­sión del car­go su­gie­re que la ma­yor par­te de las bue­nas no­ti­cias en el fren­te de la po­lí­ti­ca ya han si­do des­con­ta­das por los in­ver­sio­nis­tas”.

Tras el anun­cio de la nue­va me­ta de dé­fi­cit el Bo­ves­pa subió 0,28%. Un mo­vi­mien­to más con­tun­den­te se ob­ser­vó en los CDS a 5 años, que ca­ye­ron des­de los 355,8 pun­tos has­ta los 351,579.

El gi­gan­te sud­ame­ri­cano tam­bién en­fren­ta ries­gos a ni­vel so­cial y ayer el Mo­vi­mien­to de los Tra­ba­ja­do­res Sin Tie­rra ase­gu­ró que in­ten­si­fi­ca­rá las ocu­pa­cio­nes de tie­rras no usa­das. “Hay mu­chos mi­nis­tros que son due­ños de tie­rras que no se ex­plo­tan y que se de­be­rían dis­tri­buir a la gen­te”, in­di­có a Reu­ters su lí­der, Ma­ri­na do San­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.