Ós­car Con­tar­do a RD: “Usa­ron los mé­to­dos que sue­len cri­ti­car pa­ra lo­grar cuo­tas de po­der”

Us­ted vi­vió ese pro­ce­so.

Pulso - - Actualidad & Politica - TO­MÁS MAR­TÍ­NEZ Gior­gio Jack­son de­fen­dió lo ocu­rri­do, alu­dien­do a una de­ci­sión co­lec­ti­va. ¿Fal­tó trans­pa­ren­cia y sin­ce­ri­dad de par­te de RD?

—Ape­nas se en­te­ró de la re­nun­cia de dos mi­li­tan­tes de Re­vo­lu­ción De­mo­crá­ti­ca al Mi­ne­duc, el pe­rio­dis­ta y escritor Ós­car Con­tar­do pu­bli­có una ca­de­na de men­sa­jes en su cuen­ta de Twit­ter, cues­tio­nan­do la de­ci­sión.

Ca­li­fi­có el epi­so­dio co­mo “re­pug­nan­te”, y re­ci­bió de­ce­nas de co­men­ta­rios y crí­ti­cas co­mo res­pues­ta. Aquí pro­fun­di­za su vi­sión.

¿A qué atri­bu­ye la sa­li­da de Mi­guel Cris­pi y Gon­za­lo Mu­ñoz de Mi­ne­duc y de Ja­vie­ra Pa­ra­da a su car­go co­mo agre­ga­da cul­tu­ral?

—Lo que ellos han di­cho, so­bre Cris­pi y Mu­ñoz, es que fue un acuer­do que to­mó el mo­vi­mien­to ha­ce me­ses. So­bre Ja­vie­ra Pa­ra­da, no sé la ra­zón. Su­pon­go que por­que se vie­nen elec­cio­nes y pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te. Ade­más hay un bar­co que se hun­de.

Us­ted ca­li­fi­có de “re­pug­nan­te” la re­nun­cia de RD al Mi­ne­duc. ¿Por qué?

—Por la for­ma y el mo­men­to. Re­nun­cia­ron con una fan­fa­rria in­só­li­ta, con car­tas pú­bli­cas dan­do cuen­ta de una ges­ta bu­ro­crá­ti­ca que ellos mis­mos bus­ca­ron des­de 2013. Que­rían lle­gar al Go­bierno con an­sia. Lo ha­cen pa­re­cer el re­torno he­roi­co de un via­je sa­cri­fi­ca­do, cuan­do des­de 2013 un gru­po de RD pre­sio­na­ba con­ti­nua­men­te al mo­vi­mien­to por “ocu­par los es­pa­cios” que les de­ja­ría un even­tual se­gun­do Go­bierno de Ba­che­let.

—Fui tes­ti­go de eso. Du­ran­te ese año no hu­bo más de­ba­te que eso, nin­gu­nea­ron a mu­chí­si­ma gen­te den­tro del mo­vi­mien­to que pre­fe­ría to­mar dis­tan­cia del con­cer­ta­cio­nis­mo, los fre­na­ron de una for­ma muy po­co con­gruen­te con el dis­cur­so que tie­nen Los es­pa­cios de po­der que se ocu­pa­rían, por cier­to, no eran otra co­sa que los car­gos que se les estaba ofre­cien­do en vir­tud de su cer­ca­nía co­mo ex mi­li­tan­tes de par­ti­dos y co­mo par­te de fa­mi­lias con­cer­ta­cio­nis­tas. Lo lo­gra­ron, bien por ellos, pe­ro no pre­ten­dan ha­cer de eso una ges­ta. Los re­sul­ta­dos de su ges­tión ha­blan por sí so­los. Por lo pron­to, la gra­tui­dad en edu­ca­ción su­pe­rior es un es­bo­zo mal he­cho que de­pen­de de una glo­sa. ¿Y la edu­ca­ción pú­bli­ca? Pues ahí es­tá, es­pe­ran­do.

¿Hu­bo apro­ve­cha­mien­to de par­te de RD de po­si­cio­nes de po­der?

—Hu­bo un apro­ve­cha­mien­to de un gru­po de per­so­nas del mo­vi­mien­to, con es­pe­sos víncu­los fa­mi­lia­res y po­lí­ti­cos con la Nue­va Ma­yo­ría que usa­ron los mé­to­dos ha­bi­tua­les que ellos sue­len cri­ti­car en pú­bli­co pa­ra lo­grar cuo­tas de po­der. Es la ló­gi­ca de los he­re­de­ros, al­go que yo juz­go ne­fas­to en una so­cie­dad es­ta­men­ta­ria y cla­sis­ta co­mo la chi­le­na. Mu­cho pa­rien­te, mu­cho hi­jo de al­guien.

Tras sus di­chos en Twit­ter re­ci­bió nu­me­ro­sas crí­ti­cas, en­tre ellas el pro­pio

— Gior­gio Jack­son me­re­ce to­do mi res­pe­to y en­tien­do su po­si­ción. Pe­ro él tie­ne muy cla­ro lo que yo pien­so so­bre lo que su­ce­dió en RD.

¿Es fac­ti­ble la de­no­mi­na­da “co­la­bo­ra­ción crí­ti­ca” du­ran­te dos años de Go­bierno?

—Esa fra­se era una ex­cu­sa hi­pó­cri­ta pa­ra sa­car pro­ve­cho sin asu­mir res­pon­sa­bi­li­da­des.

Us­ted fue par­te de RD y re­nun­ció a tra­vés de una car­ta pú­bli­ca. ¿Qué lo lle­vó a to­mar esa de­ci­sión?

—Par­ti­ci­pé ca­si un año has­ta que en sep­tiem­bre de 2013 me en­te­ré de ca­sua­li­dad que el mo­vi­mien­to no ha­bía re­suel­to su apo­yo al ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio. Plan­teé la mo­ción en un con­se­jo. Me di­je­ron que era al­go que de­bían de­ba­tir y me cri­ti­ca­ron por inopor­tuno. Re­sul­tó que to­do lo que de­cían apo­yar pú­bli­ca­men­te, en reali­dad no lo te­nían es­ti­pu­la­do en nin­gún do­cu­men­to. “Gior­gio es­tá a fa­vor, pe­ro es una de­ci­sión per­so­nal de él”, me di­je­ron. Plan­tea­ron que te­nían que vo­tar su apo­yo al ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio, lo que me pa­re­ció una fal­ta de res­pe­to ¿Iban a so­me­ter a vo­ta­ción un de­re­cho? En esa reunión Mi­guel Cris­pi era el coor­di­na­dor na­cio­nal y no abrió la bo­ca. Así de va­lien­te y consecuente. Es­cri­bí una car­ta de re­nun­cia, que es­ta se­ma­na bus­qué y col­gué en mi Fa­ce­book. Yo no iba a par­ti­ci­par de un mo­vi­mien­to en don­de se da­ba una ima­gen de pro­gre­sis­mo pú­bli­ca­men­te y se ac­tua­ba de un modo pa­ca­to y re­tró­gra­do en la in­ter­na. No me edu­ca­ron pa­ra asis­tir a reunio­nes de ca­te­cis­mo. Creo que se de­mo­ra­ron un mes en, fi­nal­men­te, de­ci­dir el apo­yo ofi­cial al ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio lue­go de mi re­cla­mo. Por eso usé la pa­la­bra “re­pug­nan­te”, por­que la hi­po­cre­sía me re­pug­na.

RE­NUN­CIAS DE RD “Que­rían lle­gar al Go­bierno con an­sia. Lo ha­cen pa­re­cer el re­torno he­roi­co de un via­je sa­cri­fi­ca­do”.

“CO­LA­BO­RA­CIÓN CRÍ­TI­CA” “Esa fra­se era una ex­cu­sa hi­pó­cri­ta pa­ra sa­car pro­ve­cho sin asu­mir res­pon­sa­bi­li­da­des”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.