EEUU: au­to­ri­dad asegura que Clin­ton in­cum­plió po­lí­ti­ca fe­de­ral de pri­va­ci­dad de emails

La pre­can­di­da­ta de­mó­cra­ta uti­li­zó su cuen­ta privada de co­rreo elec­tró­ni­co pa­ra en­viar o re­ci­bir unos 60.000 men­sa­jes en­tre 2009 y 2013.

Pulso - - Actualidad & Politica - F. GUE­RRE­RO

Hi­llary Clin­ton se ne­gó a pres­tar de­cla­ra­cio­nes en las au­di­to­rias del De­par­ta­men­to de Es­ta­do de EEUU. — Una de las ma­yo­res po­lé­mi­cas que ha en­fren­ta­do Hi­llary Clin­ton en su ca­rre­ra po­lí­ti­ca si­gue pe­san­do so­bre su cam­pa­ña pre­si­den­cial, en mo­men­tos en que aún no lo­gra se­llar la no­mi­na­ción de­mó­cra­ta y su con­trin­can­te re­pu­bli­cano, Do­nald Trump, avan­za en las en­cues­tas. Ayer una au­di­to­ría del De­par­ta­men­to de Es­ta­do, ela­bo­ra­da por la Ofi­ci­na del Ins­pec­tor Ge­ne­ral (OIG), des­apro­bó el uso de un ser­vi­dor de co­rreo elec­tró­ni­co pri­va­do por par­te de la pre­can­di­da­ta cuan­do era se­cre­ta­ria de Es­ta­do, in­di­can­do que vio­ló las re­glas gu­ber­na­men­ta­les.

La uti­li­za­ción de un ser­vi­dor pri­va­do de email en su ca­sa de Chap­pa­qua, Nue­va York, pa­ra asun­tos de go­bierno pu­so en mar­cha va­rias in­ves­ti­ga­cio­nes, in­clui­da una por par­te de la Ofi­ci­na Fe­de­ral de In­ves­ti­ga­cio­nes (FBI). La au­di­to­ría con­clu­yó que el De­par­ta­men­to de Es­ta­do pre­sen­ta de­bi­li­da­des en el re­gis­tro elec­tró­ni­co y las co­mu­ni­ca­cio­nes des­de an­tes de Clin­ton.

El re­por­te de la OIG apun­tó a “de­bi­li­da­des sis­té­mi­cas re­la­cio­na­das con los re­gis­tros elec­tró­ni­cos y las co­mu­ni­ca­cio­nes” en los his­to­ria­les del De­par­ta­men­to de Es­ta­do, las que se ha­brían pre­sen­ta­do in­clu­so an­tes de que Clin­ton es­tu­vie­ra en el car­go.

Ade­más, ha­lla­ron pro­ble­mas con el pro­to­co­lo so­bre co­rreos elec­tró­ni­cos de al­gu­nos de los pre­de­ce­so­res de la candidata. Aun­que tam­bién apun­ta­ron par­ti­cu­lar­men­te a Clin­ton por su de­ci­sión de usar un ser­vi­dor pri­va­do de co­rreo pa­ra la­bo­res gu­ber­na­men­ta­les.

“La OIG no ha­lló prue­bas de que la se­cre­ta­ria pi­die­ra u ob­tu­vie­ra con­se­jo o apro­ba­ción pa­ra tra­tar asun­tos ofi­cia­les a tra­vés de una cuen­ta per­so­nal”, in­di­có el re­por­te.

Ade­más, se pre­ci­só que Clin­ton de­be­ría ha­ber abor­da­do la si­tua­ción con los fun­cio­na­rios de se­gu­ri­dad de la ins­ti­tu­ción, quie­nes ase­gu­ra­ron que “no apro­ba­ron ni apro­ba­rían la de­pen­den­cia ex­clu­si­va en una cuen­ta per­so­nal de co­rreo elec­tró­ni­co pa­ra lle­var a ca­bo asun­tos del De­par­ta­men­to” por­que vio­la las re­glas y pre­sen­ta “ries­gos de se­gu­ri­dad”.

La OIG en­tre­vis­tó al ac­tual se­cre­ta­rio de Es­ta­do, John Kerry, y a sus pre­de­ce­so­res Co­lin Po­well, Con­do­leez­za Ri­ce y Ma­de­lei­ne Al­bright pa­ra el re­por­te, que fue en­tre­ga­do ayer a los me­dios por le­gis­la­do­res.

Pe­ro Clin­ton se ne­gó a ha­blar con los in­ves­ti­ga­do­res, al igual que al me­nos tres de sus ayu­dan­tes cla­ves: Cheryl Mills, ex je­fe de per­so­nal; Ja­ke Su­lli­van, ex Di­rec­tor de Pla­ni­fi­ca­ción de Po­lí­ti­cas; Hu­ma Abe­din, ex sub­je­fa de per­so­nal. Los úl­ti­mos dos aho­ra ocu­pan al­tas po­si­cio­nes en la cam­pa­ña de la ex pri­me­ra da­ma.

En tan­to, el vo­ce­ro de la pre­can­di­da­ta pre­si­den­cial, Brian Fa­llon, in­di­có que las con­clu­sio­nes del in­for­me de­jan cla­ro que “Hi­llary Clin­ton no era la úni­ca que hi­zo uso de su co­rreo elec­tró­ni­co per­so­nal”, al tiem­po que ase­gu­ró que “ella to­mó me­di­das que van mu­cho más allá de las adop­ta­das por otros pa­ra pre­ser­var y li­be­rar sus re­gis­tros de for­ma ade­cua­da”.

Clin­ton uti­li­zó su cuen­ta privada de co­rreo elec­tró­ni­co pa­ra en­viar o re­ci­bir unos 60.000 men­sa­jes en­tre 2009 y 2013, pe­rio­do en el que os­ten­tó el car­go de se­cre­ta­ria de Es­ta­do. Ella y sus ayu­dan­tes se­ña­la­ron que apro­xi­ma­da­men­te la mi­tad eran re­la­cio­na­dos con el tra­ba­jo y pues­tos a dis­po­si­ción del De­par­ta­men­to de Es­ta­do. El res­to lo con­si­de­ra­ron de ca­rác­ter per­so­nal y fue­ron des­trui­dos. Clin­ton aña­dió que uti­li­za el sis­te­ma co­mo una cues­tión de con­ve­nien­cia, pe­ro di­jo, en re­tros­pec­ti­va, que de­be­ría ha­ber uti­li­za­do un sis­te­ma de go­bierno. Pa­ra la in­ves­ti­ga­ción de­cla­ró John Karry, ac­tual se­cre­ta­rio de Es­ta­do, y otros que ocu­pa­ron el car­go, co­mo Co­lin Po­well, Con­do­leez­za Ri­ce y Ma­de­lei­ne Al­bright.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.