De­ba­te cons­ti­tu­cio­nal

Pulso - - Opinion -

El dia­rio se re­ser­va el de­re­cho de se­lec­cio­nar, ex­trac­tar y ti­tu­lar los co­rreos pu­bli­ca­dos. Co­mo universidad he­mos es­ta­do abo­ca­dos a rea­li­zar una dis­cu­sión aca­dé­mi­ca, plu­ral e in­clu­si­va, con un cla­ro sen­ti­do de tras­cen­den­cia en torno a la dis­cu­sión cons­ti­tu­cio­nal que se es­tá lle­van­do a ca­bo, pe­ro tras va­rios diá­lo­gos cons­ti­tu­cio­na­les en ca­da una de las se­des de nues­tra universidad, y lue­go de es­cu­char de­te­ni­da­men­te el dis­cur­so pre­si­den­cial de es­te 21 de Ma­yo, no pue­do de­jar de lla­mar la aten­ción so­bre la omi­sión que se ha he­cho res­pec­to del hi­lo con­duc­tor que es­te de­ba­te de­bie­se te­ner. Des­de 1980 a la fe­cha, la car­ta fun­da­men­tal ha si­do mo­di­fi­ca­da en más de 30 oca­sio­nes. Las re­for­mas más im­por­tan­tes fue­ron las de fi­na­les de 1980 y las de 2005, am­bas se preo­cu­pa­ron de mo­di­fi­car de­ta­lla­da­men­te lo que se de­no­mi­nó el es­ta­tu­to del po­der. Sin em­bar­go, el es­ta­tu­to de los de­re­chos ha te­ni­do es­ca­sas mo­di­fi­ca­cio­nes. Los ca­pí­tu­los I y III de nues­tra Car­ta Fun­da­men­tal son los que “que­da­rían pen­dien­tes”. Pe­ro, ¿qué sig­ni­fi­ca de ver­dad es­ta dis­cu­sión? Dis­cu­tir de­re­cha­men­te so­bre los prin­ci­pios que ins­pi­ran nues­tra car­ta fun­da­men­tal, y no so­bre fra­ses que son me­ras de­cla­ra­cio­nes e ins­pi­ra­cio­nes, por lo de­más muy li­ci­tas, de nues­tros ciu­da­da­nos. ¿Que­re­mos de ver­dad man­te­ner la pri­ma­cía de la per­so­na, con­ser­var un Es­ta­do sub­si­dia­rio, el res­pe­to al de­re­cho de propiedad, y man­te­ner los prin­ci­pios de ju­ri­di­ci­dad­le­ga­li­dad, li­ber­tad eco­nó­mi­ca e igual­dad an­te la ley? Esa es la ver­da­de­ra dis­cu­sión cons­ti­tu­cio­nal y no otra. Respetar, mo­di­fi­car, re­ti­rar o in­cluir prin­ci­pios de nues­tra car­ta fun­da­men­tal de­be ser el eje del de­ba­te. Ese de­be ser el hi­lo con­duc­tor de los diá­lo­gos so­bre la Cons­ti­tu­ción y el Go­bierno de­bie­se, con ma­yor fuer­za, ma­ni­fes­tar po­si­ción so­bre los prin­ci­pios que ins­pi­ra­rán el de­ba­te, pa­ra no des­viar­nos en asun­tos que so­lo ge­ne­ran con­fu­sión en la ciu­da­da­nía. Aní­bal Ro­drí­guez Le­te­lier De­cano Fa­cul­tad de De­re­cho Universidad San­to To­más

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.