“Son cla­ves el res­pe­to a la propiedad privada y el re­co­no­ci­mien­to a fun­ción so­cial”

Pulso - - Opinion -

La Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let en­tre­gó su ter­ce­ra cuen­ta pú­bli­ca so­bre el es­ta­do de la na­ción del 21 de Ma­yo, una de las más breves des­de 1990. Lo hi­zo en un cli­ma de vio­len­cia an­ti-sis­té­mi­ca ca­lle­je­ra que, en al­gu­na me­di­da, in­flu­yó en el efec­to pú­bli­co de su men­sa­je. El ba­lan­ce de la man­da­ta­ria se di­lu­yó en el de­ba­te por los in­ci­den­tes en Val­pa­raí­so, pe­ro ade­más por­que la sen­sa­ción ex­ten­di­da en la opi­nión pú­bli­ca y en­tre los me­dios es que Ba­che­let hi­zo po­cos anun­cios, que en bue­na me­di­da con­fir­mó la te­sis del fin de la “obra grue­sa” de su Go­bierno -una de­fi­ni­ción que mu­chos dis­cu­ten o con­tras­tan, aun­que des­de pers­pec­ti­vas en­fren­ta­das-, pe­ro que omi­tió re­fe­rir­se a ma­te­rias cla­ve: la Arau­ca­nía, la vin­cu­la­ción en­tre cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y lu­cha con­tra la po­bre­za, y su eva­lua­ción del es­ta­tu­to de la Re­for­ma La­bo­ral. El dis­cur­so de la Pre­si­den­ta, en ri­gor, se ajus­tó a es­ta par­ti­cu­lar eta­pa de su ges­tión, mar­ca­da por re­for­mas que no ter­mi­nan de cua­jar, otras que se ha­cen in­cier­tas en su desa­rro­llo, pe­ro en un cua­dro ade­más de ra­len­ti­za­ción de la eco­no­mía, y dis­tan­cia­da ella de la ciu­da­da­nía, que por más de un año la tie­ne ba­jo el 30% de apro­ba­ción. Acer­ca del mar­co del de­ba­te cons­ti­tu­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.