Te­so­re­ría pi­de de­cla­rar en re­bel­día a Chang

Es­to, lue­go que su de­fen­sa no res­pon­die­ra a la pe­ti­ción del tri­bu­nal por deu­das tri­bu­ta­rias.

Pulso - - Empresas & Mercados -

Al­ber­to Chang, fun­da­dor de Gru­po Ar­cano. —La Te­so­re­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca so­li­ci­tó al 15 Juz­ga­do Ci­vil de San­tia­go “de­cla­rar en re­bel­día” al em­pre­sa­rio y fun­da­dor del Gru­po Ar­cano, Al­ber­to Chang.

La ac­ción ocu­rren lue­go que el em­pren­de­dor no res­pon­die­ra a una so­li­ci­tud de con­tes­ta­ción en un pro­ce­so ju­di­cial que lle­va ade­lan­te la au­to­ri­dad por deu­das tri­bu­ta­rias que su­pe­ran los $90 mi­llo­nes.

La en­ti­dad in­ter­pu­so un jui­cio eje­cu­ti­vo de co­bro en con­tra del fun­da­dor del Gru­po Ar­cano pa­ra evi­tar la pres­crip­ción de obli­ga­cio­nes tri­bu­ta­rias. La dispu­ta en­tre el em­pre­sa­rio y la en­ti­dad res­pon­sa­ble de cua­drar las ar­cas fis­ca­les es de lar­ga da­ta y se ini­ció el 9 de agos­to de 2010, vin­cu­la­da a cua­tro au­tos per­te­ne­cien­tes a Al­ber­to Chang. En no­viem­bre de ese año, la Jus­ti­cia or­de­nó el re­ti­ro y re­ma­te de un BMW 335CIA gris pla­tea­do del 2008; un Ja­guar X Ty­pe del 2008; una To­yo­ta RAV4 Ad­van­ta­ge del 2002; y un Peu­geot 307 del 2007.

Sin em­bar­go, los au­to­mó­vi­les no fue­ron in­cau­ta­dos por­que no se ha­lla­ron en el do­mi­ci­lio.

Co­no­ce­do­res de es­te ti­po de pro­ce­sos sos­tie­nen que si Ex­tra­di­ción Ac­tual­men­te, Al­ber­to Chang se en­cuen­tra en Mal­ta a la es­pe­ra del jui­cio de ex­tra­di­ción en su con­tra. bien la pe­ti­ción de Te­so­re­ría vie­ne ser una for­ma­li­dad, tam­bién agre­gan que for­ma par­te del ca­rác­ter del deu­dor. A pe­sar de que no res­pon­die­ra a la pe­ti­ción de acla­rar di­chos co­bros im­pa­gos, la cau­sa po­dría se­guir tra­mi­tan­do­se en el tri­bu­nal a pe­sar de que se de­cla­re e re­bel­día al deu­dor.

Por aho­ra el tra­ba­jo de la Te­so­re­ría es ubi­car di­chos bie­nes que se han de­cre­ta­do ba­jo em­bar­go. Una vez lo­ca­li­za­dos, la la­bor que se­gui­rá se­rá el re­ma­te de los bie­nes.

Sin em­bar­go el ca­so tam­bién re­ve­la las di­fi­cul­ta­des que en­fren­ta Te­so­re­ría a la ho­ra de efec­tuar su ac­cio­nar an­te per­so­nas na­tu­ra­les mo­ro­sas con el fis­co. De he­cho la so­bre­car­ga la­bo­ral es una si­tua­ción que los abo­ga­dos de­ben li­diar. Se­gún tras­cen­dió, ca­da abo­ga­do de la uni­dad de Gran­des Con­tri­bu­yen­tes de Te­so­re­ría de­be ha­cer­se car­go de al me­nos 1.200 ca­sos. LC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.