EEUU: Jus­ti­cia eco­nó­mi­ca y elec­ción pre­si­den­cial,

Quien sea que ga­ne los co­mi­cios de no­viem­bre, de­be­rá ha­cer­se car­go del re­sen­ti­mien­to de los vo­tan­tes so­bre el sis­te­ma im­po­si­ti­vo.

Pulso - - Por­ta­da - por K. Sche­ve/D. Sta­sa­va­ge

Los tres can­di­da­tos an­ti-es­ta­blish­ment más no­to­rios pro­pu­sie­ron so­lu­cio­nes mar­ca­da­men­te di­fe­ren­tes. Ber­nie San­ders, un in­de­pen­dien­te que se pre­sen­ta por los de­mó­cra­tas, pro­po­ne au­men­tar los im­pues­tos pa­ra re­cau­dar US$15,3 bi­llo­nes más a lo lar­go de la pró­xi­ma dé­ca­da. Se­gún su plan, las subidas más al­tas se­rían pa­ra los ri­cos, con un ti­po im­po­si­ti­vo mar­gi­nal que lle­ga­ría al 54,2% pa­ra los es­ta­dou­ni­den­ses más adi­ne­ra­dos. El vir­tual can­di­da­to re­pu­bli­cano, Do­nald Trump, tam­bién pre­sen­tó una pro­pues­ta ra­di­cal de re­for­ma tri­bu­ta­ria (co­mo tam­bién hi­zo el úl­ti­mo con­trin­can­te que le que­da­ba, Ted Cruz). Pe­ro el cam­bio que pro­po­ne Trump es exac­ta­men­te el con­tra­rio: bus­ca re­du­cir la re­cau­da­ción to­tal en US$9,5 bi­llo­nes en la pró­xi­ma dé­ca­da (el plan de Cruz apun­ta­ba a una re­duc­ción de US$8,6 bi­llo­nes y la in­tro­duc­ción de un im­pues­to uni­ver­sal del 10% pa­ra to­dos los ni­ve­les de in­gre­sos).

Sur­ge en­ton­ces una pregunta ob­via. ¿Por qué vo­tan­tes con­ven­ci­dos de que el sis­te­ma tri­bu­ta­rio es in­jus­to apo­yan a can­di­da­tos que ofre­cen so­lu­cio­nes tan ra­di­cal­men­te di­fe­ren­tes? Al­gu­nos di­rán que los vo­tan­tes po­bres y de cla­se me­dia que apo­yan los pla­nes de los re­pu­bli­ca­nos han si­do en­ga­ña­dos, pe­ro la reali­dad es mu­cho más com­ple­ja (y mu­cho más in­tere­san­te).

Una in­ves­ti­ga­ción en la que exa­mi­na­mos la dis­cu­sión so­bre la cues­tión im­po­si­ti­va en EEUU a lo lar­go de los úl­ti­mos 200 años su­gie­re otra ra­zón: aun­que la gen­te coin­ci­da en la ne­ce­si­dad de que la tri­bu­ta­ción sea jus­ta, tie­nen di­fe­ren­cias fun­da­men­ta­les res­pec­to de lo que eso sig­ni­fi­ca. Pa­ra al­gu­nos vo­tan­tes es­ta­dou­ni­den­ses, lo que de­fi­ne la jus­ti­cia del sis­te­ma tri­bu­ta­rio es el prin­ci­pio de “ca­pa­ci­dad de pa­go”: los ri­cos de­ben pa­gar por­cen­ta­jes más al­tos por­que pa­ra ellos es más fá­cil ha­cer­lo. Pe­ro otros vo­tan­tes, pa­ra quie­nes la jus­ti­cia es igual de im­por­tan­te, la de­fi­nen en tér­mi­nos de “tra­to igua­li­ta­rio”. mis­mos un por­cen­ta­je me­nor que el que se apli­ca a otros ti­pos de in­gre­sos.

Ade­más, San­ders y su ri­val de­mó­cra­ta, Hi­llary Clin­ton, son efec­ti­va­men­te par­ti­da­rios de eli­mi­nar el tra­to di­fe­ren­cial re­ser­va­do a las plus­va­lías (una de las prin­ci­pa­les ra­zo­nes por las que los es­ta­dou­ni­den­ses más ri­cos sue­len dis­fru­tar ti­pos im­po­si­ti­vos me­no­res). Clin­ton (la más “es­ta­blish­ment” de los con­ten­dien­tes) pro­pu­so in­tro­du­cir lo que se co­no­ce co­mo “re­gla de Buf­fett” (en re­fe­ren­cia al mul­ti­mi­llo­na­rio Wa­rren Buf­fett, au­tor de la idea), que es­ta­ble­ce­ría una ta­sa efec­ti­va mí­ni­ma pa­ra las per­so­nas de al­tos in­gre­sos.

A pe­sar de las enor­mes di­fe­ren­cias fi­lo­só­fi­cas en­tre am­bos par­ti­dos res­pec­to del ta­ma­ño ade­cua­do del Es­ta­do, quien­quie­ra que ga­ne la elec­ción ten­drá a su dis­po­si­ción un mo­do in­dis­cu­ti­ble de res­pon­der al re­sen­ti­mien­to de los vo­tan­tes: ase­gu­rar que los ri­cos no si­gan pa­gan­do me­nos en im­pues­tos que el res­to de la gen­te. Se­ría un gran pri­mer pa­so ha­cia el res­ta­ble­ci­mien­to de una jus­ti­cia eco­nó­mi­ca bá­si­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.