La ad­ver­ten­cia de Fran­cis­co Ro­sen­de: “Los cos­tos de es­ta fies­ta de ideo­lo­gis­mo son al­tos y el pa­go va a ser lar­go”

—Ad­vier­te que el país hoy “es­tá prác­ti­ca­men­te pa­ra­li­za­do en su economía” y que los cos­tos del rum­bo ac­tual “son al­tos y el pa­go va a ser lar­go”. —Afir­ma que el “gran le­ga­do” del Go­bierno se­rá de­jar una so­cie­dad más de­sigual que la que re­ci­bió y un me­nor d

Pulso - - Portada - OL­GA BUS­TA­MAN­TE FUENTES P26-27

“Hoy día lo que hay es un país prác­ti­ca­men­te pa­ra­li­za­do en su economía”

FRAN­CIS­CO Ro­sen­de en­fren­ta una du­ra en­fer­me­dad, pe­ro eso no lo ha ale­ja­do de su ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal, de los te­mas eco­nó­mi­cos que lo apa­sio­nan y de la con­tin­gen­cia na­cio­nal, que di­ce, si­gue de cer­ca. Y hoy se de­cla­ra muy preo­cu­pa­do por la si­tua­ción del país, ya que no ve vuel­ta atrás en la sen­da del Go­bierno, con una economía ca­si paralizada -ex­pan­sión en­tre 1,5% y 2% es­te año, y no muy dis­tin­to el pró­xi­mo- y un da­ño que, a su jui­cio, se­rá de lar­go alien­to. Por lo mis­mo, cree que es prio­ri­ta­rio que la cen­tro­de­re­cha tra­ba­je en una ho­ja de ru­ta que de­no­mi­na “un pe­que­ño La­dri­llo”, ha­cien­do re­fe­ren­cia al texto que sen­tó las ba­ses del mo­de­lo de li­bre mer­ca­do que adop­tó en Chi­le el ré­gi­men mi­li­tar.

Si bien ha de­bi­do mo­di­fi­car al­gu­nas de sus ac­ti­vi­da­des co­mo aca­dé­mi­co de la Fa­cul­tad de Cien­cias Eco­nó­mi­cas y Ad­mi­nis­tra­ti­vas de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca - por de pron­to no es­tá ha­cien­do cla­ses-, si­gue yen­do al cam­pus San Joa­quín y par­ti­ci­pan­do en ac­ti­vi­da­des. De he­cho, ha­ce un par de se­ma­nas asis­tió a dos con­fe­ren­cias en con­me­mo­ra­ción de los 60 años del con­ve­nio UC-U. de Chica­go, és­ta úl­ti­ma don­de él es­tu­dió. Ade­más, es­te 3 de ju­nio se­rá re­co­no­ci­do por la UC con el pre­mio Mon­se­ñor Car­los Ca­sa­nue­va.

¿Có­mo con­si­de­ra que va la mar­cha del país?

— La si­go aten­ta­men­te y es­toy ca­da día más preo­cu­pa­do.

¿Por qué?

— Por­que lo que se cons­ta­ta es la man­ten­ción de una agen­da ex­tra­or­di­na­ria­men­te ideo­ló­gi­ca, no obs­tan­te los es­fuer­zos va­lo­ra­bles, sin du­da, de los mi­nis­tros de Ha­cien­da y de In­te­rior por dar­le al­gún or­den, de dar­le rea­lis­mo a las co­sas. Pe­ro la agen­da ideo­ló­gi­ca sub­sis­te y es­tá pro­vo­can­do un da­ño muy per­ma­nen­te a la ca­pa­ci­dad de cre­ci­mien­to de la economía, que pa­ra po­ner­lo en sen­ci­llo es la ca­pa­ci­dad de pro­gre­so de to­da la po­bla­ción.

¿Y en la cuen­ta del 21 de ma­yo no vio atis­bos de al­gún pun­to de in­fle­xión o to­do si­gue igual?

—No veo un pun­to de in­fle­xión, veo una pau­sa, por­que la reali­dad a ve­ces es du­ra y hay que ha­cer­se car­go de ella. Hoy día lo que hay es un país que es­tá prác­ti­ca­men­te pa­ra­li­za­do en su economía, con un des­em­pleo que sube, con las ex­pec­ta­ti­vas em­pre­sa­ria­les en mí­ni­mos his­tó­ri­cos y creo que has­ta los más fer­vien­tes de­vo­tos de la re­tro­ex­ca­va­do­ra se da­rán cuen­ta que no es­tán las con­di­cio­nes pa­ra se­guir co­mo se es­ta­ba. Aho­ra, el dis­cur­so fue se­reno y no re­fun­da­cio­nal, lo que es po­si­ti­vo, pe­ro de ahí a de­cir que es un cam­bio, nin­guno. Yo em­pe­za­ría a creer que hay un pun­to de in­fle­xión el día que sa­que­mos la dis­cu­sión de la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal o le pon­ga­mos cier­tas coor­de­na­das…

¿No es eso lo que apre­cia?

— En ab­so­lu­to. Veo que los mo­vi- mien­tos más ra­di­ca­les e ideo­ló­gi­cos si­guen muy fuer­tes den­tro del Go­bierno. Si bien se vie­ron ame­na­za­dos con el cam­bio de ga­bi­ne­te que in­tro­du­jo a los mi­nis­tros Bur­gos y Val­dés, es de­fi­ni­ti­va eso no ter­mi­nó pro­vo­can­do una ma­yor ero­sión en sus fuer­zas y es­ta­mos dis­cu­tien­do una Re­for­ma La­bo­ral que es más bien a la pin­ta de la CUT que a la pin­ta de los in­tere­ses de los tra­ba­ja­do­res y del país. Ello es un ejem­plo de que su pe­so po­lí­ti­co es­tá in­tac­to.

Pe­ro la Pre­si­den­ta tra­to de im­pri­mir­le un tono muy pro cre­ci­mien­to a su men­sa­je. ¿Por qué no es su­fi­cien­te?

— Por más que ha­ble­mos de cre­ci­mien­to, no va­mos a cam­biar na­da si no ha­ce­mos co­sas que ver­da­de­ra­men­te pro­vo­quen un nue­vo im­pul­so en la economía y eso im­pli­ca des­ha­cer ma­las re­for­mas y cam­biar el en­fo­que y el len­gua­je res­pec­to del cual se es­tán ha­cien­do po­lí­ti­cas pú­bli­cas. Eso no lo vi en nin­gu­na par­te.

El mi­nis­tro Bur­gos di­jo que las se­ña­les ya es­tán y que si no se quie­ren leer no es pro­ble­ma de la Pre­si­den­ta.

— Yo com­pren­do la com­ple­ja po­si­ción en que es­tá el mi­nis­tro Bur­gos y pro­ba­ble­men­te él sien­te que el dis­cur­so del 21 de ma­yo ya hi­zo pre­sen­te un tono más amis­to­so, me­nos com­ba­ti­vo y eso es una se­ñal de que las co­sas han cam­bia­do. Pe­ro des­pués de lo que he­mos vi­vi­do en ma­te­ria de re­for­mas, se re­quie­re muuu­cho más que eso. De ver­dad, si que­re­mos que el país vuel­va a cre­cer en se­rio, hay que ha­cer de nue­vo las re­for­mas Tri­bu­ta­ria y La­bo­ral, y si no, pa­gue­mos los cos­tos de ello y en un tiem­po más es­te­mos igual que Fran­cia cam­bian­do por de­cre­to las le­yes la­bo­ra­les por­que im­pi­den la ca­pa­ci­dad de cre­ci­mien­to. Si lo in­tere­san­te es que es­to lo po­de­mos ver en el mun­do y, sin em­bar­go, nues­tros re­tro­ex­ca­va­do­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.