Pri­me­ra Mi­ra­da Dar­win, mer­ca­do la­bo­ral y mi­llen­nials

Pulso - - Intro - JO­SÉ TO­MÁS VA­LEN­TE— Investigador Cla­pes UC

L—por

OS PRI­ME­ROS años de mu­chos mi­llen­nials en el mun­do del tra­ba­jo es­tu­vie­ron mar­ca­dos por un gran cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Gran par­te de es­tos jó­ve­nes en­tra­ron a es­te des­pués de la cri­sis del 2009, en años de un mer­ca­do la­bo­ral bu­llen­te, don­de la ne­ce­si­dad de buen ca­pi­tal hu­mano ha­cía que las em­pre­sas se pe­lea­ran a es­tos re­cién graduados y les pro­me­tie­ran tra­ba­jos in­creí­bles, con gran­des pro­yec­cio­nes. Fue­ron tantos los ha­la­gos a es­ta ge­ne­ra­ción, que mu­chos de ellos en­tra­ron a tra­ba­jar con gran­des ex­pec­ta­ti­vas y cre­yén­do­se es­tre­llas. Re­cien­te­men­te los áni­mos han cam­bia­do y se per­ci­be có­mo mu­chos mi­llen­nials se han en­fren­ta­do a una reali­dad más di­fí­cil de la que les plan­tea­ron sus em­plea­do­res. Mu­chos tra­ba­jos no son tan asom­bro­sos co­mo se los pro­me­tie­ron en un co­mien­zo y las em­pre­sas más que preo­cu­pa­das de cre­cer y ha­cer nue­vos pro­yec­tos in­creí­bles, se en­cuen­tran re­cor­tan­do gas­tos y tra­tan­do de ca­pear el es­ce­na­rio na­cio­nal de­pri­mi­do. Es­ta ge­ne­ra­ción, com­pues­ta por chi­le­nos con mu­cho po­ten­cial, es­tá te­nien­do que afron­tar la gran bre­cha en­tre sus ex­pec­ta­ti­vas y la reali­dad; bre­cha que no es en­te­ra­men­te cul­pa de ellos y que de no sa­ber­se con­tro­lar pue­de ter­mi­nar en des­gano, frus­tra­ción y mu­cha ro­ta­ción la­bo­ral. Un pe­si­mis­ta di­ría que es­tá ge­ne­ra­ción no su­frió lo que su­frie­ron sus pa­dres, no vi­vie­ron las dé­ca­das del 70 ni 80, son hi­jos del éxi­to y pien­san que eso los va a per­ju­di­car en su tra­yec­to­ria. Por un la­do tie­nen ra­zón, ten­drán que ajus­tar sus ex­pec­ta­ti­vas y apren­der a ser hu­mil­des. Se­rán tiem­pos de tra­ba­jo du­ro e in­clu­so a al­gu­nos los echa­rán. Pe­ro no se­rán ellos las víc­ti­mas de es­te ci­clo eco­nó­mi­co. Co­no­ce­rán la vi­da fue­ra del es­tre­lla­to, pe­ro son jó­ve­nes, mol­dea­bles, ma­ne­jan la tec­no­lo­gía y so­bre to­do: son to­da­vía más ba­ra­tos que las ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res. Es­to les per­mi­te va­riar de ru­bro, apren­der otras apli­ca­cio­nes a sus co­no­ci­mien­tos, cam­biar y adap­tar­se. El mer­ca­do la­bo­ral co­bra­rá víc­ti­mas, pe­ro co­mo de­cía Dar­win: “Las es­pe­cies que so­bre­vi­ven no son las más fuer­tes, ni las más in­te­li­gen­tes; sino aque­llas que se adap­tan me­jor al cam­bio”. Y en eso los mi­llen­nials lle­van la de­lan­te­ra.

@jt­va­len­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.