Cen­tro­de­re­cha y la elec­ción 2017: “Ne­ce­si­ta­mos un pe­que­ño ‘La­dri­llo’ que di­ga, ha­cia allá va­mos”

El ac­tual mal desem­pe­ño eco­nó­mi­co, ¿es un fac­tor que le pue­de ayu­dar a la cen­tro­de­re­cha a re­cu­pe­rar el Go­bierno en la pró­xi­ma elec­ción?

Pulso - - Economia & Dinero -

han te­ni­do la ca­pa­ci­dad de pro­vo­car am­ne­sia en el de­ba­te pú­bli­co y es­to no es­tá pre­sen­te.

El mi­nis­tro Val­dés, en tan­to, plan­teó que si la me­di­da que quie­ren ver al­gu­nos es que el Go­bierno aban­do­ne sus con­vic­cio­nes, es irreal.

— La coa­li­ción es muy he­te­ro­gé­nea pa­ra ge­ne­ra­li­zar. Pe­ro pon­gá­mos­lo en los si­guien­tes tér­mi­nos: si el ob­je­ti­vo nú­me­ro uno de es­te Go­bierno era me­jo­rar la edu­ca­ción pa­ra au­men­tar los ni­ve­les de igual­dad de la so­cie­dad, yo creo que es­ta­mos (to­dos) de acuer­do, no hay que re­nun­ciar a na­da. Pe­ro no hay que po­ner co­mo ob­je­ti­vo au­men­tar la edu­ca­ción pú­bli­ca, el ob­je­ti­vo de­be ser au­men­tar la edu­ca­ción de ca­li­dad. Na­die les es­tá pi­dien­do que re­nun­cien a las con­vic­cio­nes, sino que de­je­mos la ideo­lo­gía y ha­ga­mos las co­sas bien. Otro ejem­plo con­cre­to en sa­lud: la gen­te quie­re que le re­suel­van sus pro­ble­mas, le da lo mis­mo si el es­ta­ble­ci­mien­to es pú­bli­co o pri­va­do, pe­ro la dis­cu­sión hoy es­tá en dis­mi­nuir el im­pac­to de las isa­pres y au­men­tar el sec­tor pú­bli­co. La ra­zón, ideo­ló­gi­ca. En­ton­ces, ¡de qué con­vic­cio­nes es­ta­mos ha­blan­do! Es­ta­mos ha­blan­do de ideo­lo­gía o no ideo­lo­gía. No nos en­ga­ñe­mos en la re­tó­ri­ca.

Pe­ro su mi­ra­da y la de su sec­tor tam­bién tie­nen una ideo­lo­gía…

— Lo que hay que bus­car son so­lu­cio­nes que em­pí­ri­ca­men­te fun­cio­nen. Yo no es­toy di­cien­do que el mer­ca­do de­ba re­sol­ver to­dos los pro­ble­mas y que no exis­te es­pa­cio pa­ra el sec­tor pú­bli­co, pa­ra na­da. Sim­ple­men­te lo que di­go es: si va­mos a te­ner una edu­ca­ción de ca­li­dad, en ella pue­den en­trar co­le­gios pú­bli­cos y pri­va­dos, pon­ga­mos el fo­co en los es­tán­da­res de ca­li­dad. No hay nin­gu­na ideo­lo­gía, mi­re­mos las me­jo­res ex­pe­rien­cias en cuan­to a re­sul­ta­dos. Pe­ro aquí lo que se hi­zo fue una re­for­ma que tie­ne un fin cla­ro: ato­mi­zar la edu­ca­ción pri­va­da, eso es ideo­lo­gía.

En el te­ma nue­va Cons­ti­tu­ción pa­sa al­go si­mi­lar. Tan­to Ba­che­let co­mo va­rios mi­nis­tros han sa­li­do a re­for­zar la im­por­tan­cia del res­pe­to a la pro­pie­dad pri­va- da y que di­cho pre­cep­to no es­tá en jue­go. ¿Por qué no bas­ta con eso pa­ra dar cer­te­za al mun­do pri­va­do?

—Es que es real­men­te in­ve­ro­sí­mil que es­te­mos ha­blan­do de es­to, por­que cuan­do es­ta­mos dan­do ga­ran­tías de que el de­re­cho de pro­pie­dad no va a ser vul­ne­ra­do, es por­que he­mos lle­ga­do a un ni­vel de in­cer­ti­dum­bre tan gran­de que te­ne­mos que res­pal­dar por la vía de de­cla­ra­cio­nes de las au­to­ri­da­des al­go que uno con­si­de­ra­ba que ya era par­te del pai­sa­je. Por lo tan­to, creo que es un ele­men­to, más que pa­ra es­tar tran­qui­lo, pa­ra es­tar preo­cu­pa­do. Quie­re de­cir que exis­te el te­mor, en sec­to­res re­le­van­tes de la po­bla­ción, de que es un te­ma en dis­cu­sión.

¿Pe­ro ese te­mor no pue­de ser un fan­tas­ma del sec­tor pri­va­do y no un pro­ble­ma de las au­to­ri­da­des?

— Pa­ra na­da. Con es­te ar­gu­men­to de los de­re­chos so­cia­les los lí­mi­tes a la pro­pie­dad pri­va­da pa­san a ser bas­tan­te más te­nues. Un gru­po muy ideo­lo­gi­za­do ha le­van­ta­do el te­ma de la Cons­ti­tu­ción, sin que ha­ya un diag­nós­ti­co cla­ro de dón­de es­tán los pro­ble­mas, ni una pro­pues­ta cla­ra de qué se quie­re ha­cer. Por lo tan­to, lo que ha­ce­mos es ge­ne­rar una du­da en las re­glas bá­si­cas del jue­go, sin que exis­ta un con­tex­to pa­ra ello.

En­ton­ces, las de­cla­ra­cio­nes de au­to­ri­da­des no lo­gran cal­mar esos te­mo­res.

— No. En sí mis­mas no tie­nen nin­gún va­lor. Y yo no sé có­mo se de­tie­ne es­to, por­que de par­ti­da los pro­ce­di­mien­tos con los cua­les se es­tá tra­tan­do de ar­mar la Cons­ti­tu­ción, si no fue­ran las cir­cuns­tan­cias en las que es­ta­mos, di­ría que son ca­si di­ver­ti­dos. Con reunio­nes de 10 per­so­nas, don­de ca­da uno lle­ga con una idea por­que no sa­be­mos lo que es­ta­mos re­sol­vien­do. En­ton­ces, ¿qué pue­de sa­lir de aquí?: cual­quier co­sa.

Da­do lo an­te­rior, ¿la re­cu­pe­ra­ción de las ex­pec­ta­ti­vas que­da­rá ya pa­ra el pró­xi­mo Go­bierno? ¿Me­di­das co­mo la agen­da de pro­duc­ti­vi­dad no ayu­dan?

— Yo creo que es muy di­fí­cil du­ran­te es­te pe­río­do. Las me­di­das de pro- duc­ti­vi­dad es bueno que es­tén, pe­ro fren­te a tsu­na­mis co­mo la Re­for­ma Tri­bu­ta­ria o la La­bo­ral, son co­sas pe­que­ñas. Los paí­ses cre­cen so­bre la ba­se de la in­ver­sión y de ge­ne­rar em­pleo. La in­ver­sión se es­tá vien­do da­ña­da por una muy ma­la Re­for­ma Tri­bu­ta­ria y el em­pleo se va a ver da­ña­do por la Re­for­ma La­bo­ral. Es de­cir, ata­ca­mos dos pi­la­res cla­ve. Pen­sar que hay mu­chas co­sas dis­tin­tas que pue­de im­pul­sar el Go­bierno pa­ra re­ani­mar la ca­pa­ci­dad de cre­ci­mien­to es ilu­so­rio. O sea, los cos­tos de es­ta fies­ta de ideo­lo­gis­mo son al­tos y el pa­go va a ser lar­go.

Ro­dri­go Val­dés se­ña­ló que el le­ga­do eco­nó­mi­co del Go­bierno se­rá ha­ber cre­ci­do más que A. La­ti­na en el pe­río­do y po­ner la pro­duc­ti­vi­dad al cen­tro de la po­lí­ti­ca pú­bli­ca. ¿Có­mo lo eva­lúa?

—El gran le­ga­do del mi­nis­tro Val­dés, res­pec­to del cual ten­go la me­jor opi­nión pro­fe­sio­nal y per­so­nal, va a ser una de­fen­sa efi­caz y fer­vo­ro­sa del equi­li­brio de las fi­nan­zas pú­bli­cas. Pe­ro el gran le­ga­do del Go­bierno va a ser un pa­so im­por­tan­te ha­cia una so­cie­dad más de­sigual y ha­cia una economía me­nos di­ná­mi­ca por un pe­río­do lar­go.

¿Cuál es el prin­ci­pal ries­go que ve pa­ra Chi­le de aquí a los pró­xi­mos 2 a 6 años?

—Los paí­ses en desa­rro­llo, co­mo el nues­tro, fun­cio­nan mu­cho de acuer­do con lo que lla­mo la teo­ría de la bi­ci­cle­ta: si no tie­nen cier­ta ve­lo­ci­dad de avan­ce, se des­es­ta­bi­li­zan. La gen­te se frus­tra, se re­be­la con­tra el sis­te­ma y la au­to­ri­dad, y en­tra­mos en una di­ná­mi­ca so­cial bas­tan­te ne­ga­ti­va. Yo creo que eso es un ries­go gran­de. El se­gun­do, es que el si­guien­te Go­bierno no ten­ga la cla­ri­dad con­cep­tual en tér­mi­nos de co­rre­gir erro­res. Pue­de que no los co­rri­ja to­dos, es lo más pro­ba­ble, pe­ro si no tie­ne un dis­cur­so cla­ra­men­te en­fo­ca­do en vol­ver a cons­truir una so­cie­dad es­ta­ble, amis­to­sa con los acuer­dos, amis­to­sa con la gen­te que es­tá dis­pues­ta a ha­cer pro­yec­tos de in­ver­sio­nes y to­mar ries­go en ello, es­ta­re­mos en un pro­ble­ma. Otro Go­bierno con es­te len­gua­je se­ría muy com­pli­ca­do pa­ra las perspectivas de lar­go alien­to. —No ne­ce­sa­ria­men­te. Pa­ra ello tie­ne que te­ner pro­pues­tas cla­ras so­bre có­mo re­sol­ver es­tos te­mas. Lo que el país es­pe­ra es que al­guien di­ga có­mo va a ha­cer­se car­go de es­ta pa­rá­li­sis de la economía, có­mo va­mos a vol­ver a cre­cer, có­mo va­mos a re­cu­pe­rar nues­tras ex­pec­ta­ti­vas de gran país. Y cla­ro, la ca­rre­ra no ha em­pe­za­do, pe­ro hay que es­tar pen­san­do las ideas.

¿Y có­mo ve al sec­tor en esa ló­gi­ca: aún a tiem­po y en vías de, o re­tra­sa­do y en­tram­pa­do?

—Es una ta­rea prio­ri­ta­ria a la cual hay que em­pe­zar a de­di­car­le tiem­po aho­ra. Pro­ba­ble­men­te lo que me con­tes­ta­rían los par­la­men­ta­rios es que es­tán con­su­mi­dos por la dis­cu­sión de la Re­for­ma La­bo­ral y de la ley cor­ta de Edu­ca­ción, pe­ro creo que lle­gó el mo­men­to de ir­se a los fun­da­men­tos de lo que hi­zo gran­de a es­te país. No tan­to en un pro­gra­ma de Go­bierno, sino cuá­les son los pi­la­res de la so­cie­dad li­bre que fun­cio­na­ron tan bien. Da­do que se re­cuer­dan los 60 años del con­ve­nio Chica­go-UC, ne­ce­si­ta­mos un pe­que­ño ‘La­dri­llo’ que di­ga: ha­cia allá va­mos.

¿De­ben abo­car­se a esa ta­rea?

—Y con op­ti­mis­mo. Las bue­nas ideas a la lar­ga se im­po­nen y hay que creér­se­la. Hoy fren­te a es­ta ola de ideo­lo­gis­mo no­to a ve­ces ca­si cier­to te­mor. Hay gen­te que di­ce: no tan­to Es­ta­do, un po­qui­to. No, el pun­to es el si­guien­te: cuá­les son nues­tras al­ter­na­ti­vas, no ha­ga­mos ma­ti­ces. Bus­que­mos en se­rio nues­tras me­jo­res al­ter- na­ti­vas, las me­jo­res po­lí­ti­cas, y creo que mu­cha gen­te que es­tá hoy en la Nue­va Ma­yo­ría no pen­sa­ría tan dis­tin­to a lo que po­dría plan­tear gen­te de cen­tro­de­re­cha. No creo que se re­quie­ra un big bang en el sen­ti­do de de­cir: sa­be qué, va­mos a par­tir en el pró­xi­mo Go­bierno cam­bian­do ra­di­cal­men­te to­do lo que es el ni­vel de la car­ga tri­bu­ta­ria. No, par­ta­mos cam­bian­do el sis­te­ma tri­bu­ta­rio en for­ma que sea efi­cien­te, por ejem­plo. Tra­te­mos de arre­glar la re­for­ma edu­ca­cio­nal, de for­ma tal que la gen­te de más ba­jos in­gre­sos de ver­dad re­ci­ba los re­cur­sos don­de de­be, don­de tie­nen ma­yor im­pac­to so­cial, que ob­via­men­te es en la edu­ca­ción prees­co­lar. Tra­te­mos de ayu­dar a los uni­ver­si­ta­rios, de for­ma tal de que lle­gue de la ma­ne­ra más efec­ti­va. To­do eso ten­dría un gran im­pac­to. La gen­te quie­re ese es­tu­dio bien he­cho, se­rio, bien fun­da­men­ta­do.

¿Quié­nes se­rán los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les en 2017?

—Me ima­gino que Se­bas­tián Pi­ñe­ra y en la Nue­va Ma­yo­ría es más com­pli­ca­do, no me atre­ve­ría a dar un nom­bre.

¿No ve a Ri­car­do La­gos?

—Se­ría una ex­ce­len­te op­ción, pe­ro da la idea que los gru­pos más ra­di­ca­les no es­tán dis­pues­tos a apo­yar­lo.

-¿Eso ha­ce que no sea ob­vio que un even­tual nue­vo Go­bierno de la Nue­va Ma­yo­ría re­sul­te más mo­de­ra­do que el ac­tual?

—No es ob­vio y eso me preo­cu­pa. In­sis­to, el nue­vo Go­bierno tie­ne que dar un men­sa­je cla­ro en tér­mi­nos de una agen­da de po­lí­ti­cas pa­re­ci­da a la que tu­vo el país has­ta an­tes de es­ta ad­mi­nis­tra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.